Ir al contenido principal

Barón Rojo, Sherpa y los hijos de Caín: Filosofía y heavy metal (Andrés Carmona)



06/06/2020

Publicado originalmente en el blog del libro Filosofía y heavy metal por el mismo autor. 

José Luis Campuzano “Sherpa” tiene el honor de haber compuesto una de las canciones himno del heavy metal patrio: “Hijos de Caín”, que cierra uno de los discos más emblemáticos del grupo Barón Rojo (En un lugar de la marcha, 1985, Chapa Discos).


En ella, el mito de Abel y Caín se invierte, pasando Abel a ser “mezquino y cobarde, el siervo de su Señor” y Caín el “que no entró en el juego y que se rebeló”. La canción, como buen clásico que ya es, queda abierta a la interpretación. Eso es un clásico: una obra de arte que transciende el momento concreto de su creación, y aun la intención del autor, para tomar vida propia, hacerse intemporal y poder dar respuestas o generar nuevas preguntas mucho tiempo después (como pasa cuando leemos La República de Platón, por ejemplo, ¡2500 años después!).

Treinta y cinco años después de la canción, su autor ha vuelto a ponerse en la picota a raíz de su actividad en Twitter y la polémica que ha generado. Pero ¿qué ha pasado exactamente y por qué le puede interesar a alguien como yo que me dedico a la filosofía (aparte de ser apasionado del heavy metal y de Barón Rojo en particular).

El contexto general es la pandemia de COVID-19 que estamos padeciendo y que ha paralizado al mundo entero durante unos meses, y el clima de crispación política en el que estamos inmersos. Tenemos el primer gobierno de coalición de socialistas con comunistas desde la IIª República (para ser justos, hay que matizar que en Unidas Podemos hay comunistas –del PCE, como el ministro Alberto Garzón-, pero no todos lo son, ni siquiera la mayoría, aunque sí estén todos a la izquierda de la socialdemocracia del PSOE). Dicho gobierno ha llegado después de otro momento muy tenso también como ha sido el del llamado procés en Catalunya, con varias elecciones fallidas y con una oposición muy contundente por parte de las tres derechas: Ciudadanos, PP y Vox. Aquí hay que destacar a Vox por cuanto es la primera vez que un partido de extrema derecha tiene relevancia política en España desde la transición. Desde esta derecha se ha impulsado, o por lo menos apoyado, a varias muestras de rechazo al gobierno de izquierdas a través de caceroladas, escraches y manifestaciones. El caso es que el clima político es convulso y complicado.

Pues bien, en medio de todo esto, Sherpa (@Sherpabaron) empezó a tuitear en contra del gobierno y a favor de esas caceroladas. La web satírica Metal por Detrás aprovechó la ocasión y realizó un montaje de Sherpa con el logo de Vox, con esta intención, según su autor: «El subtexto del único chiste era algo así como "Sherpa es tan de derechas que acaba en el partido que está más a la derecha"». El caso es que lo que comenzó como una parodia acabó como un bulo (en en este otro enlace hemos hablado de bulos como este, hacia el final), con advertencias de querellas, la retirada de la parodia y algunos medios de comunicación que rara vez se fijan en el heavy metal interesándose en el asunto. El diario ABC, contrario al gobierno, dio voz a Sherpa en una entrevista en la que este se explayó a gusto y aumentó el alcance de la polémica. Tanto es así que el grupo Barón Rojo (@GrupoBaronRojo) ha emitido un comunicado desvinculándose de dichas declaraciones y de toda esta polémica (el comunicado en Twitter). No obstante, los encontronazos entre los hermanos De Castro y Sherpa ya venían de antes. Pero es que incluso los compañeros del propio Sherpa en su grupo actual, Los Barones (@LosBaronesRock), se han desvinculado de sus declaraciones.

La reacción ha tenido dos vertientes: una de rechazo absoluto a las declaraciones de Sherpa y otra de ánimo y apoyo al compositor, bastante vinculadas a las filias y fobias políticas de unos y otros. El caso es que todo esto ha llamado la atención a más de uno: ¿un heavy “facha”? Pero ¿los heavies no eran de izquierdas? ¿Qué relación hay entre el heavy metal y la política? ¿Quiénes son aquí los hijos de Caín? ¿Y por qué me interesa este asunto desde la filosofía? Empiezo por lo último.

Mientras escribo esto tengo un libro en pleno proceso de maquetación para pasar a imprenta y publicarse lo antes posible (la COVID-19 lo ha retrasado todo). El libro se llama Filosofía y Heavy Metal y lo saca la editorial especializada en pensamiento crítico Laetoli (@ed_laetoli). Lo mejor del libro es el Prólogo, a cargo de Óscar Lujuria (del grupo Lujuria). Se trata de un libro de divulgación de la filosofía cuya originalidad es que hace un repaso de toda la historia de la filosofía a través de letras de canciones de grupos heavies españoles, principalmente (también de otros no específicamente heavies: rock duro, punk...). De entre ellos, Barón Rojo es de los más utilizados, junto a Obús, Tierra Santa, WarCry, Avalanch, Barricada, La Polla Récords y muchos más (en este enlace dejo la “discografía” del libro, es decir, discos de los que he mencionado por lo menos una canción).

En el libro trato varias veces la relación del heavy metal con la política desde la perspectiva de la filosofía política: al tratar la filosofía epicúrea, la de Marx, la de Nietzsche, la Teoría Crítica o los Nuevos Movimientos Sociales del siglo XX. Por ahí aparecen el marxismo, el anarquismo, el fascismo, la ecología, el feminismo, el pacifismo, etc., y las relaciones, afinidades o rechazos que me parece que el heavy metal tiene hacia cada uno. Si toda la polémica mencionada hubiera ocurrido un poco antes, o el libro no estuviera en la fase que está, no habría tenido más remedio que introducirla en él porque me vendría de perlas. Tómese este artículo como un adelanto suyo (y de paso como promoción del mismo, para qué negarlo).

Sería imposible desarrollar aquí todo lo anterior (para eso está el libro). Voy a intentar resumir lo más importante. No obstante, en todo momento hay que recordar que solo es mi opinión, y que puede estar equivocada y está abierta a crítica.

En el libro afirmo la tesis de que el heavy metal es epicúreo, romántico y libertario, con todo lo que eso implica para la política. En general, el heavy metal es apolítico, pero esto hay que explicarlo. El heavy metal es algo muy complejo, pero cuya esencia es la música heavy. En términos filosóficos: la música heavy es un fin en sí misma y no un medio para otro fin. Otros estilos como el punk o el RAC (Rock Against Communism) sí son medios para otro fin. En ellos la música es una herramienta para un objetivo extramusical: la propaganda política (principalmente anarquista en el punk y fascista en el RAC). Eso hace, por ejemplo, que la música heavy sea más lograda técnicamente hablando y que pueda ser puramente instrumental (sin letra) mientras que los otros dos estilos son más pobres musicalmente y las canciones instrumentales muy escasas. Esto es así porque en el punk y el RAC lo importante es el mensaje político que transmiten, mientras que en el heavy metal es la pura música. En el heavy metal, la letra de las canciones puede ser una pura excusa (por eso puede ser incluso prescindible), en el punk o el RAC no es así: que yo sepa, no hay canciones punkies que hablen de Cimmeria, de Tolkien o de la guerra de Troya.

El heavy metal es romántico (anacrónicamente considerado) en el sentido que tiene este término como movimiento cultural contrapuesto a la Ilustración en el siglo XIX. En este sentido encarna los valores románticos y su tendencia hacia el lado oscuro del ser humano. Si la Ilustración reivindicaba las luces, la razón, el progreso, etc., el romanticismo lo contrapesa con lo lúgubre, lo siniestro, lo irracional, los sentimientos, etc. De ahí la tendencia heavy a los mundos de fantasía, las leyendas, los horrores, la muerte, lo satánico, etc., y que sirve de inspiración para canciones que, como decíamos, son fines musicales en sí mismas.

La idea de libertad ilustrada era racionalista: el sapere aude de Kant o pensar de acuerdo a la razón pura por uno mismo. La libertad romántica es otra cosa. Es el dejarse llevar por los propios sentimientos y emociones en vez (o además) de por la pura razón, asumir las propias contradicciones, ir contracorriente y ser uno mismo diga lo que diga la sociedad, la ley o la religión. De ahí que las figuras románticas de la libertad sean los marginados, los delincuentes o el mismísimo diablo. Figuras como la del pirata de Espronceda (interpretada por Tierra Santa) o ese joven que vive como “El que más” (1984) de Obús o “Fuera de la ley” (1985) de Ángeles del Infierno. Es en ese sentido que “Los rockeros van al infierno” (Barón Rojo, 1982) y es la figura que encarnan los hijos de Caín.

Esa idea y sentimiento de libertad romántica es a lo que me refiero como carácter libertario del heavy metal, distinto del anarquismo punk. El heavy es libertario, el punk anarquista. La diferencia sutil entre ambos términos es que al libertario le falta el compromiso político militante del anarquista. Ambos reivindican la libertad más absoluta y se oponen (o por lo menos desconfían) del Estado, las leyes, el orden establecido, la religión organizada, etc., pero de formas distintas. El heavy simplemente quiere ir a su aire, que le dejen en paz, que no le molesten. Quiere retirarse a su propio mundo y dedicarse completamente a tres placeres: “Sexo, drogas y rock and roll”. Ese sería su “jardín epicúreo”, apartarse del mundo y retirarse a hacer lo que le gusta: escuchar música heavy con los demás heavies, bebiendo cerveza y, si puede, ligando. Lo demás, para el heavy, es lo de menos: en ese sentido es apolítico (como lo eran los epicúreos). No tiene un especial interés por la política (no milita) pero desconfía de ella (por eso la critica).

El punk es distinto. Filosóficamente, si el heavy es epicúreo, el punk es cínico: busca la provocación como forma de acción directa, de acción política. El punk tiene un claro compromiso político que el heavy metal no tiene. El heavy metal es música sobre todo, no pretende cambiar el mundo con ella, solo disfrutarla. It’s only rock and roll (but I like it): es solo rock and roll, pero me gusta (The Rolling Stones, 1974). O como decía Rosendo con Leño: “Es solo una canción, pero me siento mejor” (“Qué desilusión”, 1982).

De hecho, el comunicado de Los Barones lo expresa perfectamente:

Todas las declaraciones de Sherpa han sido por iniciativa propia de él mismo, sin ninguna intervención ni consenso con el resto del grupo. El resto del grupo no participa de ninguna de sus declaraciones. La música es lo que realmente nos une y no es nuestro deseo entrar en ningún debate político público, al margen de las ideas que cada uno podamos tener (negrita nuestra).

Sin embargo, desde fuera o superficialmente, es fácil confundirlo todo. Por eso puede parecer raro que un heavy sea “facha”. Tal o cual heavy puede ser “rojo” o “facha” en lo particular, incluso transmitirlo sin tapujos en las letras de sus canciones, pero en tanto que heavy eso no es lo más significativo. Lo raro sí sería un punk de derechas, por todo lo dicho. Tal vez desde esta perspectiva pueda ser más fácil entender las palabras de Sherpa:

Mis letras siempre han hablado de los abusos del poder, no del poder de la izquierda ni de la derecha, del poder. Si es de la izquierda, peor siempre... La derecha es más acomplejada y más timorata, respeta más las normas. Los de izquierdas van a saco en el momento en que tocan poder. Mucha gente está equivocada conmigo pensando que soy de izquierdas. ¿Qué coño voy a ser yo de izquierdas? Tengo una canción que se llama «Tierra de nadie», que dice que «es triste saber que gane el que gane, tú vas a perder». Los que no han entendido esos mensajes se pensaban que yo era de la onda de los borrokas, o de Izquierda Unida, y de eso nada (Sherpa en ABC).

Lo anterior no quita la decepción que ha habido en gran parte de los fans de Barón Rojo y Los Barones hacia alguien tan admirado como Sherpa. Decepción porque, en cierto modo, situar al heavy en la izquierda no es algo descabellado (aunque no sea exacto), por lo menos en el caso del heavy español.

El heavy metal es más afín a la izquierda que a la derecha por afinidad entre sus valores. Los valores de la derecha: ley, orden, religión, familia, jerarquía…, chocan con los valores epicúreos, románticos y libertarios del heavy metal (y los anarquistas del punk, obviamente). Digamos que el heavy se siente más cómodo en la izquierda que en la derecha porque tiene más libertad para hacer lo que le gusta, aunque no se vincule a ella de forma activa o militante. Todo esto es matizable, por supuesto. En EEUU, la derecha política y religiosa fue activamente beligerante contra el heavy metal: todo el proceso de censura del Parents Music Resource Center (PMRC) y el parental advisory (hemos hablado aquí de este asunto a raíz de otra polémica). Sin embargo, algunos de los que hemos llamado “valores de la derecha”, en el contexto de los países comunistas, eran los valores oficiales (paradójicamente). De hecho, en esos países el rock estuvo prohibido y perseguido hasta que se acabó permitiendo pero vigilado y censurado (el Ostrock de la Alemania comunista, por ejemplo). Para el comunismo oficial de la época, el rock y el heavy metal eran ideología burguesa, alienaban a la juventud. De hecho, el rock y el heavy metal fue banda sonora del aperturismo y la caída del comunismo en Europa oriental: “Wind of Change” (Scorpions, 1990).

En España, la oposición al franquismo tuvo melodía de cantautor, y el heavy metal llegó después. De la ilusión inicial con los primeros gobiernos socialistas se pasó a una decepción posterior debido a la reconversión industrial y a que el paro y la miseria seguían en los barrios obreros y más deprimidos, especialmente entre la juventud. Fue esta juventud la que expresó esa frustración y esa rabia contenida a través del rock duro y el heavy metal que caló en ella en los años 80 (y por supuesto, también el punk). Y eso explica también cierto acercamiento mutuo de parte del heavy metal hacia la izquierda más allá del PSOE (por ejemplo, en la campaña anti-OTAN), así como que aquellos gobiernos socialistas apostaran más por la llamada “Movida” que por el heavy metal. Para más inri, para la derecha, los heavies no eran sino “melenudos” y “macarras” opuestos a los hombres de bien y con el pelo cortado “como Dios manda”. Sherpa cuenta en sus entrevistas cómo el PCE quería que Barón Rojo tocara en sus mítines y fiestas (como en la mítica Fiesta del PCE de 1984), pero no creo que recibieran muchas invitaciones similares de Alianza Popular o de Blas Piñar. Pero, aún así, los heavies se mantuvieron en su actitud libertaria y romántica, mientras que el punk incidió en su militancia anarquista o radical (en el sentido del rock radical vasco, por ejemplo).

No quiero terminar sin retomar la metáfora de los “hijos de Caín” y sin opinar sobre las declaraciones de Sherpa, desde el profundo respeto que me inspira alguien como él. Yo tampoco estoy de acuerdo con sus declaraciones, es más, estoy absolutamente en contra. No obstante, es un ciudadano libre en un país libre y defenderé su derecho a decirlas. Con toda humildad, solo me atrevo a decirle lo siguiente: El enemigo de mi enemigo no es mi amigo. Se puede estar en contra de este gobierno sin hacerse “amigo” (hacer propio) el discurso despectivo de quienes hablan de “menas” y “moritos”. En mi opinión, “Hijos de Caín” bien puede ser la banda sonora de los millones de personas (también del rock) que en el mundo entero están protestando por la igualdad y contra el racismo a raíz del asesinato de George Floyd, pero no sonaría igual de bien entre el ruido de las cacerolas del barrio de Salamanca.

Andrés Carmona Campo. Licenciado en Filosofía y Antropología Social y Cultural. Profesor de Filosofía en un Instituto de Enseñanza Secundaria. Coautor del libro Profesor de Secundaria, y colaborador en la obra colectiva Elogio del Cientificismo junto a Mario Bunge et alAutor del libro Filosofia y Heavy Metal (Ed. Laetoli, 2020: en el horno a punto de salir).

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El Positivismo y sus críticas

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog. Esta es la número 1.

El Positivismo (o materialismo o naturalismo) dice que todas las teorías que construyamos acerca de la realidad deben ser validadas lógica y empíricamente. Proposiciones no susceptibles de ser validadas deben ser rechazadas.

Hay posturas positivistas que van más allá de lo anterior en el sentido de que afirman más cosas. Son ideas de algunos positivistas en particular o de alguna corriente basada en el positivismo, como el empirismo lógico. No hablo de ellas ni las defiendo o ataco (no ahora). Me restringiré a la definición del primer párrafo.

Esto implica un cambio de línea de investigación muy importante respecto al no-positivismo. Así, se rechazarán hipótesis del tipo "acción divina" o "milagro" mientras no se encuentre evidencia para ello.

También se rechazarán apriorismos derivados de cualquier prejuicio o ideología. En las ciencias médicas y sociales…