Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2020

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

¿Qué quieren cuando piden libertad? El Estado democrático y los límites de la libertad

«¿El niño sin ley, cómo podría construirse? ¿Cómo podría ser libre?»
André Comte-Sponville: El placer de vivir.«Libertad es que no haya dominio de unos sobre otros.» Daniel Innerarity en una entrevista de La Vanguardia de 25 de mayo. Por José María Agúera Lorente

Perplejo veo en las calles las manifestaciones de protesta contra el Gobierno de nuestro país por el estado de alarma. Parece que en los últimos días han ganado en relevancia. Me llama la atención que en ellas una palabra que se repite a modo de reivindicación es «libertad». Y que sea la misma que proferían los que se manifestaban asiduamente in illo tempore en tierras de Cataluña me da más que pensar. Qué sea la libertad o el libre albedrío es asunto de los grandes en la historia del pensamiento. Uno de esos misterios insondables del repertorio de los que guarda la filosofía en el deslucido tesoro de sus problemas sin resolver. Seguramente se halla al mismo nivel de dificultad que el de la autoconciencia y sin duda en íntima con…

Ruleta rusa y coronavirus: ¿hay una solución científica para la crisis sanitaria y económica?

Imagen del mago Manolo Talman y su efecto Ruleta Rusa.
14/05/2020
La pandemia de coronavirus ha hecho que distintos países reaccionen de forma diferente, sobre todo variando la intensidad de los mecanismos para frenar los contagios, proteger a los grupos de riesgo, evitar los colapsos del sistema sanitario y no destruir la economía. Entre los extremos de simplemente no hacer nada y dejar pasar, hasta los confinamientos más largos y duros, hay un abanico de opciones intermedias más o menos cercanas a cada lado. Suecia sería un ejemplo de medidas más suaves y España de las más duras. A esto hay que añadir que unas medidas son más liberales (apelan a la libertad y responsabilidad individual), y otras más autoritarias (colectivas y sancionadoras), unas son más específicas (confinamiento a ciertos grupos) y otras más generales (confinamiento a todo el mundo). Pero ¿hay alguna forma de saber cuál es mejor?

¿Vuelta a la normalidad? ¿Qué normalidad?

Yo lo que quiero es la normalidad que he conocido y la que supongo que queremos todos... Yo no quiero ser ni mejor ni peor, ni más alto, ni más hermoso, quiero vivir como antes, que lo que me sobra no son mis costumbres, ni los hábitos ni los mecanismos del mundo. A mí lo que me sobra es el coronavirus. (Fernando Savater: declaración en una entrevista radiofónica de 1 de mayo de 2020)
Por José María Agüera Lorente
Confieso que siempre he tenido un problema con la idea de normalidad, tanto en su expresión en forma de sustantivo como en su versión como calificativo. Se me entenderárápida e intuitivamente mediante una anécdota. Fue hace casi dos décadas que mi novia y yo fuimos invitados a una fiesta en un chalé de un pueblo de la maltrecha vega granadina. Las anfitrionas del evento eran una pareja de lesbianas amigas nuestras y la mayoría de los congregados eran jóvenes homosexuales de ambos géneros. Nada más llegar nos sentamos en una amplia mesa dispuesta en el jardín de la casa, d…