5 de agosto de 2018

Conspirar, el arte humano de transtocar los sueños



El hombre es un experto en el arte de conspirar, conspira contra si mismo, contra su familia y contra el mundo, las divisiones y la violencia tienen una raíz común, el origen de casi todos los males, una conspiración es un entendimiento secreto entre varias personas, con el objetivo de derribar el poder establecido, y/o con vista a atentar contra la vida de una o varias personalidades (autoridades), para así trastocar el funcionamiento de una estructura o un funcionamiento.  Este entendimiento se puede realizar a nivel individual (entre personas), o en representación de alguna entidad, sea una empresa, nación.

Uno a veces conspira contra uno mismo, anteponiendo cosas superfluas para obstaculizar cosas mas nobles, cuantas veces hemos escuchado esta frase "Si no es mio no es de nadie" Nuestro super ego trata de sobreponer cualquier razón y hacer parecer algo lógico, contra lo que es justo y ecuánime. 

Cuando comencemos a anteponer nuestros intereses colectivos por los intereses mezquinos ahí podrá ver una luz de cambio y transformación, de lo contrario seguiremos entorpeciendo nuestro propio crecimiento y el de nuestro entorno, familia, lugar de trabajo y en la sociedad. 

Conspirar se ha vuelto una moda tan arraigada interior que no nos hemos dado cuenta del daño que nos causa como individuos y como colectivo, es una especie de droga que corre por nuestro torrente sanguíneo, sin la mas mínima consciencia de nuestros actos, solo por el simple placer de satisfacer nuestro deseos banales nos arrastra a una consecución de actos que nos terminan llevando a una conspiración a veces de nuestras propias reglas y principios o simplemente atreves del deseo de ambición y poder.

La conspiración está en el arte, el deporte, la música, la política, la religión, la educación, esta en cualquier  ámbito de la sociedad, en cualquier ámbito de nuestra vida, si nos remontamos en el tiempo nos terminaremos recordando como los sumos sacerdotes y el Sanedrín conspiraron y manipularon para que Jesús de Nazareth fuera arrestado y posteriormente crucificado pues constituía un peligro para sus intereses y su organización "religiosa" Judas fue un sujeto clave en tal asunto que termino entregando a Jesús por unos cuantos denarios.

Esa realidad se mantiene vigente en las empresas, las organizaciones religiosas y políticas por ambiciones de poder y de control de personas e instituciones que parece esta muy lejos de perecer y que cada día se fortalece más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario