24 de diciembre de 2017

¿Existe un feminismo extremista?


Según el diccionario de la RAE, feminismo se define así:
Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.
Esta definición dio pie al Gran Wyoming a defender que no existen feminismo malo y feminismo bueno. Todo feminismo es bueno porque lo que defiende es bueno. Comparto que lo que defiende el feminismo según la definición de la RAE es bueno (aquí) y que hay mucho por hacer en ese terreno. No comparto que no haya feminismo malo. Lo que quiere decir que sostengo que la RAE ha dado una definición incompleta o que una buena idea se puede defender de malas maneras. Todas las ideologías sociales tienen sus extremistas y fanáticos. La derecha tiene a los fascistas, la izquierda a los comunistas, los liberales a los anarcocapitalistas, los madridistas a los ultras sur, los nacionalistas vascos a los etarras, los cristianos a los que atacan clínicas que practican abortos, los ecologistas a los antitransgénicos, los defensores de los animales a los antiespecistas, los ateos a los que quieren prohibir las religiones, y así sucesivamente (aquí he hablado de ello). Los extremistas y fanáticos pueden ser violentos o no, pero tienen en común el poner una idea por encima de todo sin reparar en conflictos con otras ideas que también merecen respeto (aquí hablé sobre esto). Sería increíble que no hubiera un feminismo extremista y que todo fuera bueno.

Veamos algunos ejemplos.
  • Hay quien opina que solo por sugerir que exista el feminismo extremista se es ultraconservador (aquí).
  • Hay quien opina que por usar las compresas como ejemplo de producto que contiene transgénicos se es machista (aquí).
  • Hay quien ve en todo lo que pasa un ejemplo de construcción social hecha por el patriarcado neoliberal heterocissexual (aquí).
  • Hay feministas vistas como extremistas por las propias feministas (aquí).
Algunas citas de feminismo extremista (las autoras se dicen radicales):
“Siento que odiar a los hombres es un acto político viable y honorable, que los oprimidos tienen derecho a un odio de clase en contra de la clase que les está oprimiendo.” Robin Morgan, editora de Ms. Magazine (aquí).
“Llamar animal a un hombre es adularlo; es una máquina, un dildo que anda.” Valerie Solanas, autora del SCUM Manifesto que intentó asesinar a Andy Warhol (aquí).
“La violación es un proceso consciente de intimidación por el cual todos los hombres mantienen a todas las mujeres en un estado de miedo”. Susan Brownmiller, autora de Against our will: men, women and rape (aquí).
Finalmente, habrá quien use la existencia del feminismo extremista para desacreditar todo el feminismo, truco argumental que debe ser denunciado. Eso no puede ser argumento para sospechar sin más de cualquier intento de criticar el feminismo extremista. Como he sostenido en otras ocasiones en relación a otras ideologías (por ejemplo, aquí y aquí), cada ideología que se precie debe ser la primera en denunciar sus extremistas y sus abusos. También el feminismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario