Ir al contenido principal

Matar una discusión (4). Mi postura es como los derechos humanos.


Hace una tiempo tuve una discusión sobre cómo abordar el tema de los copagos. No es un tema que me parezca urgente (el sistema de salud es de lo que mejor funciona en España), pero sí es un tema que me parece que ayuda a exponer de una manera didáctica algunos prejuicios. En su día hablé de esto con detalle, hoy querría hacer hincapié en un argumento muy peculiar que salió en la discusión. Fue así:
-Yo: El copago puede liberar recursos para atender a los más enfermos. Ya sabes a priori que no compensa? Yo, no.
-Interlocutor: eliminar las elecciones puede liberar recursos para atender a los más enfermos. Ya sabes a priori que no compensa? 
-Yo: Ya te he dicho que no lo sé. Por eso insisto en que discutir así carece de sentido. 
-Interlocutor: yo habría respondido "jamás me plantearía eliminar las elecciones para ahorrar" :( 
-Yo: Porque sabes que hay más consecuencias que el dinero que se ahorra con la organización de elecciones.
-Interlocutor: no lo sé, lo "intuyo" (según usted). 
-Yo: Creo que sabes lo suficiente sobre cómo son gobernados los países con y sin elecciones democráticas.
Este es un tipo de razonamientos que encuentro de vez en cuando. Para justificar una postura apriorística sobre un tema, se pone al nivel de los derechos humanos o de cualquier otra posición moral completamente aceptada y que, por tanto, ya no se debate. La discusión fácilmente muere con estas apelaciones a lo sagrado. Por una parte, quien la hace, a su entender se arropa de una alta moralidad, y será muy difícil que acepte que ese no es el caso. Por la otra parte se requerirá una laboriosa argumentación para (i) mostrar que el caso que nos ocupa no tiene el nivel de derecho humano ya discutido y decidido en un sentido y (ii) que incluso los derechos humanos son susceptibles de un análisis coste-beneficio en los que el derecho sale muy airoso.



Voy a detenerme en el punto (ii) anterior. Sospecho que la renuencia a hacer un análisis coste-beneficio de los derechos humanos se debe a que se piensa que no debería importar cómo sale ese análisis. Por costoso que sea, queremos el derecho. Quien así piensa no se da cuenta que si a pesar de todos los costes, lo preferimos es porque le vemos muchísimas más ventajas. Y si no tuviera esas ventajas, seguramente sería porque en ese caso no seríamos seres humanos. Por ejemplo, ocurre que estamos dispuestos a renunciar a muchas ventajas materiales a condición de ser libres. Una sociedad en la que los individuos renuncian a la libertad en pos de esa eficiencia material sería una sociedad de hormigas o una sociedad como los Borg de Star Trek, no una de seres humanos. No le tengo miedo al análisis coste-beneficio, me ayuda a aclarar por qué quiero las cosas y me ayuda a apreciarlas mejor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El Positivismo y sus críticas

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog. Esta es la número 1.

El Positivismo (o materialismo o naturalismo) dice que todas las teorías que construyamos acerca de la realidad deben ser validadas lógica y empíricamente. Proposiciones no susceptibles de ser validadas deben ser rechazadas.

Hay posturas positivistas que van más allá de lo anterior en el sentido de que afirman más cosas. Son ideas de algunos positivistas en particular o de alguna corriente basada en el positivismo, como el empirismo lógico. No hablo de ellas ni las defiendo o ataco (no ahora). Me restringiré a la definición del primer párrafo.

Esto implica un cambio de línea de investigación muy importante respecto al no-positivismo. Así, se rechazarán hipótesis del tipo "acción divina" o "milagro" mientras no se encuentre evidencia para ello.

También se rechazarán apriorismos derivados de cualquier prejuicio o ideología. En las ciencias médicas y sociales…