6 de agosto de 2017

Materialismo y positivismo. Cuestión de orden

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog.
Esta es la número 4.


A menudo se dice que el materialismo o el positivismo son una postura metafísica, queriendo decir, según entiendo, que se trata de una concepción apriorística de cómo es la realidad y cómo se puede entender y que, como tal, está injustificada, puesto que de la realidad solo conocemos su apariencia ante nosotros.

No lo veo así. Ni mi materialismo ni mi positivismo (no sé si son las palabras adecuadas, tal vez otros materialistas o positivistas digan cosas distintas) se refieren a ninguna esencia de la realidad (ni yo ni nadie sabe qué es eso). Mi postura es la siguiente.

Cuando digo que soy materialista estoy solamente constatando que todas las teorías que tenemos acerca de cómo explicar la realidad son materialistas. De igual manera, cuando digo que soy positivista, solo constato que el método que tenemos para desarrollar esas teorías, el científico, se puede resumir en “método hipotético-deductivo-empírico”, donde lo empírico se equipara a positivo. Así que, lejos de ser un apriorismo, mi postura es una constatación empírica.

A partir de ahí podemos discutir si hay mejores teorías explicativas que no sean materialistas o si hay un método alternativo al científico que no use la empiria. Lo que constituye una teoría mejor es que con ella podamos hacer más cosas (cálculos, predicciones, inventos,…) que sin ella y lo que hace a un método mejor es que con él podamos desarrollar mejores teorías.

Esta es la manera de poner las discusiones en su sitio, sacarlas de lo no observable y no definible para enmarcarlas en lo observable y definible, en donde sabemos de qué estamos hablando.

¿Metafísica? No, gracias.

14 comentarios:

  1. Hola. Muy interesante el articulo. Me interesa bastante la relación entre ambos conceptos, sabes de algún articulo, texto o libro que trate sobre dicho tema
    Gracias de antemano ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Admiro lo concreto y lo elocuente en filosofía.

    ResponderEliminar
  3. Paralelas como el Idealismo de Platón y los modos de producción de los objetos reales de Marx.
    El primero va del pensamiento a lo real, el segundo de lo real a la construcción de concretos de pensamiento. En conclusión, se tocan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te entiendo muy bien, pero puede que tengas razón.

      Eliminar
  4. El positivismo es una doctrina filosófica identificable en la historia de la filosofía. El materialismo es un tipo de ontología defendida o supuesta por varias doctrinas filosóficas, entre ellas, el cientificismo (que creo es lo que defiendes, no tanto el positivismo, que lleva bastante en su tumba).

    El materialismo sí es un supuesto dentro de la ciencia. Es su fondo ontológico. Suponemos que el universo entero es material, que no existen fenómenos de tipo espiritual, y bajo este supuesto es que se investigan fenómenos naturales para ser explicados por hipótesis materiales, sin perder el tiempo en hipótesis inmateriales o espirituales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé en qué tumba está el Positivismo. Yo lo entiendo como considerar solamente los observables para aceptar o rechazar hipótesis y teorías. En eso está vivito y coleando en toda ciencia. Si lo está o no en alguna filosofía, pues será problema de esa filosofía.

      Por lo demás, me remito al siguiente comentario de Jesús Zamora, que se explica muy bien.

      Eliminar
  5. Muchas gracias por la referencia, José Luis.
    Sobre la cuestión, creo que lo importante es darse cuenta de que el positivismo (o empirismo) es primario (es decir, sólo admitiremos lo que pueda mostrarse itnersubjetivamente mediante constataciones empíricas rigurosas; lo demás, cada cual que se lo crea si quiere, pero como mera creencia subjetiva); el materialismo es más bien una consecuencia a la que hemos llegado empíricamente a partir de aceptar el empirismo: la ciencia no ha encontrado absolutamente ninguna razón para admitir la existencia de una "realidad espiritual", como algo capaz de generar efectos empíricamente detectables. Y no es una doctrina apriorística, pues de hecho han sido muchos los intentos, a lo largo de la historia, de determinar de manera intersubjetiva la realidad de lo espiritual; p.ej., muchos científicos del XIX se dedicaron a ello, pero el resultado, obviamente, fue que no había absolutamente ninguna prueba de que lo espiritual, si existía, podía interactuar causalmente con las realidades que podemos observar intersubjetivamente. Así que el materialismo no es un "presupuesto ontológico", sencillamente es la mejor teoría que hemos podido constatar empíricamente hasta la fecha.

    ResponderEliminar
  6. Para empezar está bien, pero me parece que filósofos como Mario Bunge se removerían un poco en su asiento después de leerlo. Por no hablar de Gustavo Bueno.

    ResponderEliminar
  7. Pues mejor todavía, Andrés. Sobre todo por don Gustavo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a Don Gustavo le mandas un texto escrito por él pero firmado como otro, y lo "tritura" para decir que es una estupidez idealista y formalista y escribe otro para enmendarlo por el "correcto" camino del Materialismo Filosófico.

      Eliminar