Ir al contenido principal

Todo el mundo al poder


José Luis Ferreira

Soy partidario de que todos los grupos políticos que tengan cierta presencia social más o menos permanente tengan también responsabilidades de gobierno.

No quiero decir que vaya a gobernar quien no tenga mayoría, sino que acaben participando de gobiernos de coalición o gobernando algunas instituciones, como algún ayuntamiento o diputación. Esto de gobernar le acaba dando a uno un baño de realismo y le obliga a entenderse con los demás, algo que no necesariamente pasa cuando se está eternamente en la oposición. Las políticas extremas se acabarán moderando y las utopías pasarán a segundo plano.

Así, me parece estupendo que los nuevos partidos tengan alcaldías o participen en algún gobierno autonómico o, incluso, en el central, de vez en cuando. Lo mismo digo para partidos minoritarios no nacionales y lo mismo digo para partidos o coaliciones más extremistas, como Bildu, Equo o, si llega el caso, Vox.

Personalmente me gustará más o me importará menos que alguno en particular tenga más poder, pero sobre todo me importará que la base social de estos partidos vea que sus posturas no son tan obvias y que a menudo lo que se dice cuando se patalea en la oposición tiene poco que ver con lo que se puede hacer cuando se gobierna. Como habré de convivir con ciudadanos que piensen distinto que yo, prefiero que se hayan pringado un poco. De hecho lo prefiero para mí mismo, que a menudo critico al gobierno de turno.

He hablado sobre representaciones políticas, pero esto vale también para cualquier otro tipo de instituciones, sea la Universidad, una empresa o la familia misma.

Comentarios

  1. En teoría todo eso se aprende haciendo carrera en los partidos políticos. Atraer voluntades, llegar a acuerdos, moderar posturas, etc. Lo que no puede aprenderse en los partidos es la contestación social y los procedimientos burocráticos. Cuestiones a las que un gobernante se enfrenta aun con mayoría suficiente para gobernar, siempre y cuando haya instituciones fuertes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El Positivismo y sus críticas

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog. Esta es la número 1.

El Positivismo (o materialismo o naturalismo) dice que todas las teorías que construyamos acerca de la realidad deben ser validadas lógica y empíricamente. Proposiciones no susceptibles de ser validadas deben ser rechazadas.

Hay posturas positivistas que van más allá de lo anterior en el sentido de que afirman más cosas. Son ideas de algunos positivistas en particular o de alguna corriente basada en el positivismo, como el empirismo lógico. No hablo de ellas ni las defiendo o ataco (no ahora). Me restringiré a la definición del primer párrafo.

Esto implica un cambio de línea de investigación muy importante respecto al no-positivismo. Así, se rechazarán hipótesis del tipo "acción divina" o "milagro" mientras no se encuentre evidencia para ello.

También se rechazarán apriorismos derivados de cualquier prejuicio o ideología. En las ciencias médicas y sociales…