Ir al contenido principal

Saber no siempre da poder.



Dicen que saber da poder pero no siempre es así. 

La frase suele acompañar los intentos de motivación para no dejar de prepararnos -académicamente- y con ello escalar a un mejor puesto de trabajo, conseguir un empleo -o mejorarlo-, o tener cierta autoridad moral sobre otros pero el poder puede y es mal ejercido y entendido.

Tener conocimiento es un arma de doble filo, parafraseando al tío Ben -de Spider-Man-: un gran poder conlleva una gran responsabilidad... y esto aplica en todo, no solo con super poderes.

Cuando se tiene un saber más privilegiado, ya sea de forma innata o por ser rata de biblioteca, que otros -los de tu contexto- eso te coloca en posiciones incómodas; tanto en el plano más mundano -envidia, coraje, celos- hasta de los más complejo -responsabilidad, disponibilidad, consultor sin comisión-. 

Y ante estos escenarios no quiero decir que el saber sea malo o de que no deba de ser el objetivo natural de todos pero precisamente por ello cuando esto se obtiene, ser sabio, se debe de actuar de manera diferente ya que perseguir solo el saber por poder no es un adecuado camino

Prudencia, paciencia, cautela, mente fría... éstas cualidades deben de premiar el actuar del que sabe más ya que aunque una formación más elevada que otros te coloca a priori arriba [en un empleo, moralmente, etc.] dejarse llevar por el sentimiento de grandeza es peligroso

El Talmud, una colección de discusiones rabínicas sobre leyes judías y sus tradiciones, recoge -en el Avot 5- siete virtudes de los sabios, ideal para todos aquellos que amantes de la filosofía buscan -mos- siempre la superación sapiencial, no por ser más que otros sino por el simple hecho de amar el saber: 

[El sabio] ... no habla ante su superior, en años o ciencia.
No interrumpe la palabra de otros. 
No se apresura a responder.
Pregunta al tema y responde al tema. 
Habla ordenadamente. 
Si se trata de algo que no sabe lo acepta: dice no sé. 
Acepta la verdad. 

Virtudes nada sencillas de adoptar. 

Saber no siempre da poder, es mucho más que eso. Si uno busca o pretende que solo por saber será más que los de su entorno está en un error. 

El conocimiento, y el hambre por ello, debe ser impulsado por apostar a que con cada nuevo conocimiento mejoremos nuestro actuar como seres humanos y no únicamente por la soberbia de llenar un currículum que al final de todo no deja de ser más que letras escritas sobre un papel.



Foto | Green Chameleon  

Comentarios

  1. Gracias por el artículo. Es muy bueno.

    Solo un deseo: me hubiera gustado que hubieras desarrollado un poco más el tema, se nota que hay todavía algo más profundo ante esta reflexión. Un saludo y gracias de nuevo. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Una pena que estés como "Anónimo" (y no podamos seguir la ilación del tema) pero la intención era precisamente tratar de que cada uno de ustedes, el lector, profundizara en sí mismo hasta encontrar su respuesta... pero igual, podemos continuar por acá. ¿Qué aportarías?

      Saludos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…