Ir al contenido principal

Un poco de altruismo para el planeta.


Por miguelangelgc (@miguelangelgc


Primero que nada les debo una disculpa amable lectores por esta ausencia de dos semanas pero unos días complicados hicieron imposible mi producción literaria. Sin más, retornamos a la normalidad con un cambio de giro temporal aprovechando una experiencia reciente. Espero les guste. 

Hace algunos días llevé a vender, luego de varios meses de recolecta, botellas pet que junté -de casa- separándolas de la basura “tradicional”. 

El kilo del producto no lo compran por millones y eso es sin duda uno de los principales puntos de debate. Algunas personas me cuestionan al saber cuánto “gano” por ellas (nueve kilos se transformaron en poco más que un dólar) y si es o no realmente algo rentable. La respuesta, sencilla, es que no… pero es que no lo hago por vender sino por reciclar

Y he aquí el problema del asunto. 

La mayoría de nosotros, evidentemente, siempre buscamos que nuestro esfuerzo, de cualquier tipo, sea redituable -y qué mejor si es por una suma importante de efectivo- centrándonos así en nuestro “yo” y por ende negándonos al altruismo ó a dar mucho a cambio de poco. Pero es precisamente esta práctica, la de dar, la que ha hecho grandes cosas en el “mundo moderno”; ¿un ejemplo rápido?: la Wikipedia. 

No es que esté mal recibir dinero por nuestro trabajo, ¡mal haríamos... ! pero no todo se reduce a eso. Es decir, a veces, dar un poco/mucho a cambio de nada no hace mal

Retomando lo de las botellas pet, he aquí uno de los problemas principales del siglo veintiuno: la no solo falta de cultura de separar la basura sino la de que al ver que nueve o diez kilos de botellas nos “deja” tan poco de dinero optamos por tirarla al cesto tradicional o a la calle… nos quitamos el trabajo de juntarlas y llevarlas a “vender” en pro de nuestra casa común -alardeando a Jorge Mario Bergoglio- porque no nos “va a dejar” dinero. 

¿Pero qué más que ayudar un poco a nuestro planeta? 

Ése es nuestro problema como especie. 

Muchas veces tenemos literalmente en nuestras manos la manera de juntar/separar residuos y porque o creemos que unos pocos kilos no harán la diferencia o porque definitivamente es más el trabajo que lo que ganamos dejamos pasar la oportunidad de contribuir a esa cadena -necesaria- de reutilizar los recursos.

No estamos ya en una etapa para tirar y no volver a usar. El calor tan extremo, los fríos que calan los huesos y las lluvias que desbordan ríos o la falta de agua que seca la tierra son gritos desesperados del planeta pidiendo ayuda

Y es que tenemos el gran honor de que el planeta nos esté pidiendo -casi casi exigiendo- ayuda… lo más fácil para la naturaleza sería desbordar ríos, erupcionar volcanes y cimbrar la tierra para terminar la plaga que le carcome (los seres humanos) pero será por cariño, masoquismo ó -póngale aquí la/las deidad/es de su preferencia- la medición de “Algo”... pero seguimos con la oportunidad de seguir viviendo en un diminuto y pálido punto azul.  

¿Es realmente tanto trabajo separar nuestra propia basura o preferimos que el planeta nos conduzca en un futuro ya no tan lejano a la extinción? 


Hasta la próxima. Para cualquier comentario no dudes en escribirme a @miguelangelgc


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El Positivismo y sus críticas

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog. Esta es la número 1.

El Positivismo (o materialismo o naturalismo) dice que todas las teorías que construyamos acerca de la realidad deben ser validadas lógica y empíricamente. Proposiciones no susceptibles de ser validadas deben ser rechazadas.

Hay posturas positivistas que van más allá de lo anterior en el sentido de que afirman más cosas. Son ideas de algunos positivistas en particular o de alguna corriente basada en el positivismo, como el empirismo lógico. No hablo de ellas ni las defiendo o ataco (no ahora). Me restringiré a la definición del primer párrafo.

Esto implica un cambio de línea de investigación muy importante respecto al no-positivismo. Así, se rechazarán hipótesis del tipo "acción divina" o "milagro" mientras no se encuentre evidencia para ello.

También se rechazarán apriorismos derivados de cualquier prejuicio o ideología. En las ciencias médicas y sociales…