Ir al contenido principal

¿Por qué seguimos insertando roles?

Publicado originalmente el veintiséis de noviembre en el bLog de miguE..

Por +Miguel Ángel García Calderón (miguelangelgc) (@miguelangelgc)

La ONU celebra cada veinticinco de noviembre el día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujer. Regularmente cada año los diferentes medios nos informan cifras alarmantes del número de niñas y mujeres que son violadas, maltratadas o lastimadas cada hora, día o anualmente… un dato que aunque impresiona al cabo de un rato queda, lamentablemente, como algo anecdótico.

Y es que aunque siempre vemos a las mujeres como un grupo vulnerable -y lo son, porque se abusa de su condición en muchos entornos sociales y culturales aún en el siglo veintiuno- también el hombre, como género, sufre o es víctima de violencia tanto por mujeres como por su propio género, su familia o círculo cercano de convivencia.


Nacer hombre o mujer automáticamente nos adjunta el hecho de tener que tener -perdone el pleonasmo, amable lector- un cierto gusto y tendencia hacia algunas cosas.


En el caso de los hombres: a los carros, mujeres semidesnudas, ser dominante y proveedor en casa, contar con destreza en oficios como plomería, electricista, etc. y ser fuerte para el trabajo rudo.


Con las mujeres la delicadeza es lo que premia: las muñecas deben de ser su juguete, los hombres ser a quiénes admirar y respetar, tienen que aspirar a ser madres abnegadas de familia, estudiar alguna carrera -si bien les va- aunque no ejercer por dedicarse a su casa, ser diestra en la cocina y en los quehaceres del hogar así como saber tejer lindos chalecos para regalar en navidad.


Pese a vivir en medio de una era que se dice moderna la cultura de la mayoría sigue marcando roles preestablecidos a cada género. Es decir, si eres niño no te pueden gustar las princesas; si eres mujer y quieres aspirar a un puesto mejor, debes enseñarle al jefe -y no precisamente cómo trabajas- o dejarte manosear.


Vivir entre roles es cruel ya que no te permiten -o se te cuestiona, se te hostiga- ser natural, como uno es. Ser hombre no es condicionante para saber de mecánica o ser mujer no es sinónimo de cocinera.


Aunque es verdad que quizá ciertas actividades las puede desempeñar mejor un hombre o mujer (por sus características física, por ejemplo, en trabajos “rudos”) esto no debe de ser una norma ni una condicionalmente y, mucho menos, un rol o estigma que no deba ni pueda ser violado.


En cuanto a roles comentaba al inicio la violencia que sufre el hombre (varón) ya que sobretodo en este siglo los hombres -hablando de género- hemos optado por decir, mostrar o expresar que no entramos en el molde que se dice debemos entrar y eso tiene consecuencias vivas en un país tercermundista o en uno de la élite.


Desde segmentarse hasta burlarse de ti u ofenderte, e incluso catalogarte como homosexual -lo seas o no- a manera de comentario lacivo y discirminativo.


Ser varón o mujer no lo determina qué haces, qué te gusta o que no sabes o quieres hacer -ni mucho menos quiénes te gustan-; la biología nos da el sexo pero de eso a limitarte a ciertas actividades contrarias a tu género simplemente no va.


Eso que llamamos roles es una forma más de violencia, sea a hombres o mujeres.



Sigamos la conversación en Twitter: @miguelangelgc



Imagen | FMDOS

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…