Ir al contenido principal

¿La caridad es exclusiva de los cristianos?



La semana pasada (del veinticuatro al veintisiete de octubre, dos mil dieciséis) acudí al IV Congreso de Teología -católico- organizado por la Arquidiócesis de mi localidad (Guadalajara, México) y aunque hay mucha tela de dónde cortar, iniciaré una de estas reflexiones con quizá lo más básico y fundamental.

Iglesia samaritana para un mundo herido. Ese fue el eslogan y tema sobre el que giraron todas las charlas: misericordia -que cristianamente se sobreentiende como “ser samaritano”, en relación a la parábola del buen samaritano [Lc 10, 25 - 37]-, la falta de, y el cómo hacer frente haciendo uso de ella en un mundo que necesita de mucha, mucha ayuda.

Partamos de la definición que de facto brinda la teología cristiana-católica sobre la misericordia: (la) cualidad de tener un corazón para el que sufre. Del latín cordis/cor (corazón), miser (miserable, desdichado) y el sufijo -ia (condición de).

Se puede entender también como compasión (de hecho se usa como sinónimo), es decir, sufrir con el otro; ver en mi semejante su dolor y reaccionar movido, eso sí, en el amor o por amor a dios, para contrarestar dicho dolor. 

Todo giró, en su mayoría, en el cómo está llamado el creyente a amar a su prójimo al ser imagen y semejanza del Creador. La temática es profunda y no quiero extenderme mucho en esta primera entrega pero en el Congreso se aterrizó tanto en nuestro evidente mundo herido (por guerras, desigualdad, pobreza…) y en cómo la mayoría de los creyentes -fue una actitud crítica que reconozco muy buena- hacen poco o nada para remediarlo.

Uno de los punto que puede y debe debatirse es, sin duda, cómo desde la perspectiva religiosa el ser creyente genera -en teoría- la empatía y el amor hacia los semejantes (recordemos que es el “mandamiento de oro” de Jesús) pero al mismo tiempo se reconoció que el cristiano del siglo veintiuno es un ente individualista que vela únicamente por su bienestar, o a lo mucho el de su familia, olvidando y obviando que todos los seres humanos son su semejantes, hermanos en Cristo, e imagen y semejanza de su dios.  

Aunque no todo es tan bello -o crítico como aparenta- ya que se tachó a la increencia. Si bien no en el plano de categorizarles como seres malignos y endemoniados… sí colocándoles como personas que no tienen un motivo -real, palpable- para hacer el bien ¿?; es decir, que pese a las instituciones benéficas areligiosas y demás movimientos de esa índole en el fondo están huecos, vacíos, porque la misericordia hacia los otros no viene del amor en o por amor de dios sino de una empatía que al final no termina de coajar. 

Es interesante todo esto ya que por un lado se ve que existe una gran mayoría de creyentes que no son benéficos/compasivos y al mismo tiempo se reconoce que muchas instituciones de asistencia son netamente laicas pero a su vez ambos lados de la moneda se cuestionan y critican. 

Independientemente de la creencia religiosa, la doctirna oficial de la Iglesia católica reconoce y acepta que los hombres justos -gente que no cree pero que hace el bien- pueden llegar al cielo y eso, al final, creo que es concluyente. Es decir, la conclusión a la que se llega -pese a la crítica a creyentes y no creyentes- es que lo importante es atender al que sufre, al necesitado de amor, de compasión, de misericordia

Es una pena que desde el lado creyente se utilice el hecho de serlo como un, o más bien, como el motivo para ser caritativos. ¿A caso no es más importante que el otro sea mi semejante antes que imagen del "dios vivo"?

Se debe, la institucionalidad religiosa sobretodo, de olvidar un poco-mucho del aspecto creencias y velar más por un mundo incluyente en donde realmente la simpatía hacia con el otro se genere como fruto de verlo igual a mí, como miembro de una misma especie, como alguien parecido a mí aunque piense y crea de maneras que puedo llegar a no entender; y por ente que puedo incluso repudiar o tachar de herejes. 

Y lo mismo aplica del otro lado. Muchas veces desde la increencia se juzga y critica fuertemente al creyente culpando incluso el hecho de creer en como causa de su miseria y por ende obviando que requiere de ayuda antes de un juicio porque pese a ser creyente es un ser humano como yo. 

La misericordia, empatía, compasión, caridad... no debe de ser monopolizada por nadie sino todo lo contrario, ser la llave maestra que nos lleve a convertirnos en una mejor raza humana en donde, quizá pecando de utópico, las barreras se borren para dar paso a las semejanzas dejando el creer o no creer al ámbito que pertenece. 

Algo curioso: el congreso aunque de teología estuvo destinado primariamente a fieles laicos (es decir, a creyentes en general) pero de siete charlas solo una fue impartida por una teóloga laica; las restantes se expusieron por gente del clero -eso sí, licenciados o doctores, pero sacerdotes al fin y al cabo- que, guste o no, son de los más alejados (por su condición de consagrados y de vivir estudiando a dios) a la vida diaria: falta de dinero para comer, no alcanzar para pagar la luz, compar ropa, vivir un despido o la carencia de asistencia médica, tener que alquilar una casa... 

En cuestiones tan mundanas la voz más fuerte debe y tendría que resonar desde la perspectiva más cercana a la gente doliente: el creyente de a pie. El religioso está dentro de un halo de comodidad donde es fácil analizar la doctrina desde el libro/teoría pero que no se vive en primera persona. En ese espacio donde antes que pensar en ser cristiano es saber qué voy o si voy a comer. 

Hasta la próxima... 



Imagen | Instagram

Comentarios

  1. Sólo el título parece de chiste. ¿Qué tienen que ver las creencias con ser buena o mala persona?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente de eso trata el artículo. Es una crítica a las religiones en donde la mayoría tristemente ve como única manera de "sentir" compasión o ser bueno/malo con el hecho de creer o no en "Algo" superior.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Miguel Angel, soy un laico, católico creyente de a pie con deudas económicas que tengo que trabajar e hijos que mantener que comparto la idea de que cualquier persona que no sea cristiano puede pasar a la vida eterna con un comportamiento ético, haciendo bien a otro, pues ubicándonos en la parábola del buen samaritano; prójimo es aquel que necesita de otro independiente de su creencia religiosa y en el ambiente que nos rodea hay muchas personas que necesitan de nosotros, desde una orientación hasta ayuda material. Sin embargo el quid del asunto en cuando a la práctica de la caridad está en la fe que sostiene a un cristiano.
      Nos dice Jesús:
      “«No anden preocupados por su vida con problemas de alimentos, ni por su cuerpo con problemas de ropa. ¿No es más importante la vida que el alimento y más valioso el cuerpo que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, no guardan alimentos en graneros, y sin embargo el Padre del Cielo, el Padre de ustedes, las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que las aves?
      ¿Quién de ustedes, por más que se preocupe, puede añadir algo a su estatura? Y ¿por qué se preocupan tanto por la ropa? Miren cómo crecen las flores del campo, y no trabajan ni tejen. Pero yo les digo que ni Salomón, con todo su lujo, se pudo vestir como una de ellas. Y si Dios viste así el pasto del campo, que hoy brota y mañana se echa al fuego, ¿no hará mucho más por ustedes? ¡Qué poca fe tienen! (MATEO 6, 25, 33)
      En este contexto resulta equivocado creer que a los creyentes se les va a desaparecer los problemas económicos cuando hace acto de caridad, eso es creer en superstición o magia.
      Tampoco es auténtica caridad cuando ésta se hace por obedecer una doctrina, tranquilizar la conciencia o para aparentar ser buena persona.
      Si una persona no es creyente ya hace un acto autentico de caridad, el valor de este acto se queda a nivel netamente humano, un mérito humano de ser buena persona, altruista, filantrópica, pero si este acto de caridad se hace unido a Cristo adquiere otro valor que no se puede medir con criterios humanos, pues se eleva al nivel espiritual incomprensible para los que no tienen fe. (Yo soy la vid, y ustedes son las ramas. El que permanece unido a mí, y yo unido a él, da mucho fruto; pues sin mí no pueden ustedes hacer nada. Juan 15, 5)
      WILLIAM DEL CARMEN
      wdelcarmen.s@hotmail.com

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…