Ir al contenido principal

Mi vecino no me dejó dormir.


Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

Sábado para amanecer domingo. Noche en casa con un plan de dormir desde temprano hasta lo más tarde que me permita mi cuerpo del día siguiente. ¿Suena hermoso?, ¿no?

Ahora, agregémosle que todo se viene abajo porque uno de mis vecinos decide estrenar su bocina llegada desde China que compró porque según leyó que contaba -¡vaya que si no!- con un sonido potente. Y para colmo la prueba desde las veintidos horas hasta las diez de la mañana... resumen: una noche completamente en vela por culpa de terceros.

Mi primera reacción fue, a eso de las tres de la mañana, salir a mentarle la madre... pero me detuve. Respiro profundamente para dar una oportunidad a su prudencia pero no, la fiesta sigue y sigue... hasta que apaga la bocina a las diez a.m. del domingo. 

Ya medio zombie por el desvelo mi mente comienza a imaginar posibles escenarios; uno de ellos fue pegar la bocina a la pared contigua [que da a su casa] a todo volumen para cuando presumiblemente él intentara dormir no dejarlo pero luego de un rato de pensarlo decido no hacerlo. 

¿Por qué? 

Reza un dicho que "quien a hierro mata, a hierro muere". ¿Qué quiere decir ésto? Que la venganza nunca es buena, que la violencia no hace otra cosa más que engendrar más violencia cayendo en un círculo vicioso de nunca acabar.

Y, por ende, si yo caía en la tentación de contraatacar a mi ruidoso compañero de colonia generaria, como mínimo, que él lo volviera a hacer una y otra vez con su contraparte mía. 

Por eso opté, no por miedo sino por prudencia y sobretodo inteligencia, no agredir de la misma manera. La siguiente opción fue -es, al día de hoy ya que todavía no lo consigo- hablar con él, educadamente, para buscar y mediar un volumen decente y prudente para sus largas noches.

La enseñanza de todo es la diplomacia y, más relevante aún, la no violencia. En un mundo donde las agresiones y los conflictos están a la orden del día tenemos que apostar por contener nuestro ímpetu de "el que me la hace la paga" versus el ser civilizados. 

Para tener paz debe de empezar uno de los bandos involucrados.



La imagen del artículo la obtuve en Que

Comentarios

  1. Pues es una historia bastante excepcional, porque cualquiera diría que una persona ajena a las necesidades de sus vecinos durante las horas nocturnas también sería ajena a la empatía necesaria para la diplomacia.

    Pero tampoco me ha quedado claro, ¿se ha conseguido o no la diplomacia deseada? Esa nota en cursiva es difícil de leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero poder "actualizar" dichas cursivas con una nota positiva cuando hable con él.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo en que mejor la diplomacia que la violencia pero no por las razones del texto. No porque funcione mejor y/u obtenga mejores resultados porque mejores resultados se obtienen abriéndole la cabeza con la bocina. La violencia soluciona problemas (de hecho los hay q solo con violencia) algunos muy bien y muy rápido, sólo hay que ser lo suficientemente despiadado para aplicar la necesaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué razones estás tú a favor de la diplomacia?

      Saludos!

      Eliminar
    2. Eso sería un tema distinto. A mi me basta con vivir en una sociedad que no crea que el que algo sirva o no es el único y máximo criterio para todo. Por ejemplo, si lo único que podemos oponer a la pena de muerte es que no reduce el número de delitos violentos pronto alguien intentará castigos más crueles y públicos a ver si son disuasorios o la propondrá para delincuentes difícilmente reinsertables como pedófilos o violadores.

      Eliminar
  3. No lo entiendo. ¿Por qué no fuiste a hablar con él a las once o a la una, antes de pasar sin dormir una noche? Seguramente donde vivas haya ordenanza contra el ruido. Primero se intenta de manera amable y luego, si no lo respeta, se llama a la policía municipal, que es la encargada de velar porque se cumplan las normas. Tanta elucubración sobre diplomacia cuando se trata de cumplir las normas de buena vecindad, se me escapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque alcohol más una persona en ese momento imprudente es una mala combinación. Prefería optar porque la prudencia fuera mía y dejar que en sus "cinco" pudiera hablar conmigo. Lamentablemente no existe como tal una ordenanza estipulada contra el ruido.. se apuesta más, desafortunadamente, a la conciencia común. Saludos.

      Eliminar
    2. ¿En serio la policía no hace nada cuando el ruido pasa de ciertos decibelios? Deberías proponerlo en tu pueblo/ciudad urgentemente, es algo que en España, por ejemplo, se ha hecho de toda la vida. Por supuesto, en la Europa civilizada (de los Pirineos para arriba) es aún más restrictiva (como no poner lavadoras los domingos en Suiza).

      Eliminar
    3. Sin duda tomo nota y esperaré la oportunidad para hacerlo. Lo que yo sé que dicho veto está legislado en fraccionamientos/colonias/barrios privados.

      Se oye genial eso de las lavadoras... aunque algo excesivo porque la mayoría solo tenemos los fines de semana para realizar dicho tipo de labores.

      Un saludo ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…