Ir al contenido principal

La hipocresía a veces se acompaña de Mariachi.


Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

El mariachi es una tradición musical (y/o género típico) del occidente de México que se remonta aproximadamente al siglo diecinueve (Wikipedia). El grupo musical es compuesto regularmente por ocho músicos quiénes, en su habitual manera de cantar, engalanan las fiestas mexicanas además de ser el género al que recurrimos los mexicanos cuando queremos pistear (tomar) en plan de despecho. 

Pero a su vez, por estar tan perneado en la cultura mexicana, las despedidas célebres, las fiestas patrias o eventos especiales suelen estar acompañados al son de Mariachi

Y es precisamente por eso último que toma nombre, y forma, mi artículo de esta semana.

Antes quisiera emitir una disculpa por publicar un día después pero cuestiones de trabajo, y llegar a casa full, hicieron imposible acudir puntual a mi cita. Espero no fallar próximamente. 

Como suelo ser una persona algo inquieta tengo la oportunidad de vivir y presenciar diferentes eventos, desde los más mundanos hasta verdaderos rituales espirituales (cosa que me fascina); y en los que al participar en ellos lo hago más como crítico que como alguien que se integra al cien por ciento a tales sucesos. 

La semana anterior viví una despedida de una persona de su centro de trabajo, una jubilación con todas la de la ley. 

El puesto que dejó vacante la persona en cuestión no es ninguno relevante (no fue jefe ni mucho menos) pero luego de más de tres décadas laborando para la misma empresa hizo, de una u otra manera, vínculos de todo tipo con sus compañeros de trabajo. 

Así como logró hacer excelentes colegas e incluso amigos se ganó el rencor y enemistad de otros. Nadie, dice el dicho, es monedita de oro... pero, pese a que colocar en una balanza amigos y enemigos sería injusto, su último día, sus últimas horas como empleado, se fueron a ritmo de mariachi (un grupo fue contratado por una hora para cantarle en una pequeña convivencia). 

Analizando a las personas que acudieron al evento pude rápidamente percatarme quiénes estaban realmente por decir adiós con sentimientos entrecortados (tristeza y alegría) y quiénes, por contraparte, estaban más bien por cumplir. 

Pero todo mundo lo despidió con abrazos, vítores y alguno que otro hasta dedicó palabras en discursos de despedida improvisados. Se respiraba hipocresía en todo el ambiente, pero dicha fragancia intentaba salir airosa con la música de fondo de mariachi. 

Y aquí viene la pregunta de hoy: ¿qué tan bien está ser diplomático/hipócrita en ciertas circunstancias y qué tan mal está ser sincero/auténtico

Pese a que a más de alguno -yo incluido- me encantaría ser auténtico todo el tiempo, el ambiente donde uno se desenvuelve, la sociedad misma no te premia ni te permite inclinarte por ello. Al contrario, pese a ser un planeta interconectado y en teoría open... no es tan open

Lo podemos atestiguar desde la intolerancia religiosa (de cualquier credo hacia cualquiera), las fobias a las minorías (sexuales, culturales, etc.) y hacia un sin fin de otros y otras personas. La represión a dichos grupos de personas les obligan, en la mayoría de los casos, a ocultar su verdadera cara, a vivir una doble vida en donde ante la sociedad se es de una manera y, en la intimidad, se sinceran. 

Nos gustan los hipócritas, las personas que conviven con uno de manera diplomática mientras por dentro anhelan tu muerte o que te vaya mal. Es triste porque en pleno siglo veintiuno deberíamos de ser capaces de dejar a cada quién ser lo que es -sino afecta a terceros-, y sobretodo, a expresar su amor u odio, sus rechazos o aprobaciones, públicamente sin miedo al rechazo o represalias. 

Pero mientras... ¡qué hermoso es ser hipócrita acompañados de mariachi!. 


Hasta la próxima semana ;-)



Puedes leerme en el bLog de miguE >>



La imagen del Mariachi la obtuve en Wikimedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…