Ir al contenido principal

Halcones y palomas


José Luis Ferreira

Dos animales de la misma especie compiten por un recurso (una pareja, comida, un refugio,...). Ninguno es más grande ni más fuerte que el otro, ¿qué hacer? ¿Luchar? ¿Amagar, pero ceder si hay lucha?

Si evolutivamente están programados para luchar, uno se llevará el recurso, pero si el coste de luchar es muy alto (tanto que no se ve compensado por la ganancia del recurso) será una mala estrategia. En un mundo de luchadores, un individuo que no luche evitará esta pérdida y tendrá un éxito mayor.

Pero el mundo de esa especie tampoco podrá haber seleccionado la estrategia de no luchar. En un mundo de mansos, un individuo que desarrolle una estrategia luchadora tendrá una ganancia, puesto que en cada encuentro en que se compita por un recurso saldrá vencedor sin tener que llegar a luchar.

Hay varias maneras de encontrar una estrategia evolutivamente estable. Una implica que cada individuo luche solo con cierta probabilidad. Otra requiere que los animales puedan identificarse como Jugador 1 y Jugador 2 en cada encuentro. Si ambos reconocen cuál es cuál, pueden usar la estrategia que consiste en "luchar si eres el Jugador 1 y retirarse si eres el Jugador 2". Una manera de decidirlo puede ser el tamaño: el más grande y más fuerte es el 1. Pero hemos comenzado la entrada diciendo que eran parecidos.

También puede decidirse que el Jugador 1 sea quien llegó primero. Y esto lleva a una situación de mucho interés: se trata de un equilibrio muy estable y, de hecho, se observa muy a menudo en la naturaleza. Sin embargo, uno no encuentra razones claras por las que esto tenga que ser así si solo mira a ambos animales y a sus posibilidades de luchar por el recurso. Al fin y al cabo, estar identificado como Jugador 1 o Jugador 2 de esa manera no altera las fuerzas de cada uno. En cambio, la Teoría de Juegos explica perfectamente bien la situación, como sabemos desde Maynard Smith.

¿Qué fuerza es esa que conduce al equilibrio? ¿Está determinada por las leyes de la Física?

Claro que lo está, pero hay que buscar la relación, que es muy sutil y que se aclara en cuanto entendemos eso de la selección del mejor adaptado y que una estrategia es una adaptación.

Comentarios

  1. Intentando entender su post he llegado aquí http://www.matematicalia.net/index.php%3Foption%3Dcom_content%26task%3Dview%26id%3D252%26Itemid%3D169 que entiendo aún menos. Seguimos en ello. Lo que me da vueltas en la cabeza es la analogía con el liberalismo: no agresión y la propiedad es del primero que llega y cómo encajamos el oportunismo: mientras dos se pelean un tercero se hace con el recurso. Creo recordar que hay una especie de peces de arrecife en la que hay machos grandes y fuertes que vigilan y se pelean por la puesta de las hembras y otros machos más pequeños y escurridizos que aprovechan, bien las peleas entre grandes machos, bien un descuido, para fecundar,al menos, unos cuantos huevos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Persevera.

      El ejemplo de los peces está muy bien. No creo que sea muy difícil modelar ese comportamiento, pero ahí queda el reto.

      Eliminar
  2. ¿La ley física a la que se refiere puede tener que ver con esto? http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-12-10/por-que-existe-la-vida-una-nueva-teoria-sobre-el-origen-del-universo-asusta-a-los-fisicos_582562/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…