18 de septiembre de 2016

Halcones y palomas


José Luis Ferreira

Dos animales de la misma especie compiten por un recurso (una pareja, comida, un refugio,...). Ninguno es más grande ni más fuerte que el otro, ¿qué hacer? ¿Luchar? ¿Amagar, pero ceder si hay lucha?

Si evolutivamente están programados para luchar, uno se llevará el recurso, pero si el coste de luchar es muy alto (tanto que no se ve compensado por la ganancia del recurso) será una mala estrategia. En un mundo de luchadores, un individuo que no luche evitará esta pérdida y tendrá un éxito mayor.

Pero el mundo de esa especie tampoco podrá haber seleccionado la estrategia de no luchar. En un mundo de mansos, un individuo que desarrolle una estrategia luchadora tendrá una ganancia, puesto que en cada encuentro en que se compita por un recurso saldrá vencedor sin tener que llegar a luchar.

Hay varias maneras de encontrar una estrategia evolutivamente estable. Una implica que cada individuo luche solo con cierta probabilidad. Otra requiere que los animales puedan identificarse como Jugador 1 y Jugador 2 en cada encuentro. Si ambos reconocen cuál es cuál, pueden usar la estrategia que consiste en "luchar si eres el Jugador 1 y retirarse si eres el Jugador 2". Una manera de decidirlo puede ser el tamaño: el más grande y más fuerte es el 1. Pero hemos comenzado la entrada diciendo que eran parecidos.

También puede decidirse que el Jugador 1 sea quien llegó primero. Y esto lleva a una situación de mucho interés: se trata de un equilibrio muy estable y, de hecho, se observa muy a menudo en la naturaleza. Sin embargo, uno no encuentra razones claras por las que esto tenga que ser así si solo mira a ambos animales y a sus posibilidades de luchar por el recurso. Al fin y al cabo, estar identificado como Jugador 1 o Jugador 2 de esa manera no altera las fuerzas de cada uno. En cambio, la Teoría de Juegos explica perfectamente bien la situación, como sabemos desde Maynard Smith.

¿Qué fuerza es esa que conduce al equilibrio? ¿Está determinada por las leyes de la Física?

Claro que lo está, pero hay que buscar la relación, que es muy sutil y que se aclara en cuanto entendemos eso de la selección del mejor adaptado y que una estrategia es una adaptación.

3 comentarios:

  1. Intentando entender su post he llegado aquí http://www.matematicalia.net/index.php%3Foption%3Dcom_content%26task%3Dview%26id%3D252%26Itemid%3D169 que entiendo aún menos. Seguimos en ello. Lo que me da vueltas en la cabeza es la analogía con el liberalismo: no agresión y la propiedad es del primero que llega y cómo encajamos el oportunismo: mientras dos se pelean un tercero se hace con el recurso. Creo recordar que hay una especie de peces de arrecife en la que hay machos grandes y fuertes que vigilan y se pelean por la puesta de las hembras y otros machos más pequeños y escurridizos que aprovechan, bien las peleas entre grandes machos, bien un descuido, para fecundar,al menos, unos cuantos huevos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Persevera.

      El ejemplo de los peces está muy bien. No creo que sea muy difícil modelar ese comportamiento, pero ahí queda el reto.

      Eliminar
  2. ¿La ley física a la que se refiere puede tener que ver con esto? http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-12-10/por-que-existe-la-vida-una-nueva-teoria-sobre-el-origen-del-universo-asusta-a-los-fisicos_582562/

    ResponderEliminar