13 de agosto de 2016

Niños, veganos y ciencia (Andrés Carmona)




13/08/2016

            Varias noticias han suscitado la polémica relacionada con los menores y el veganismo. La última, la propuesta de una diputada italiana para penar con años de cárcel a los padres veganos que dañen a sus hijos por imponerles su misma dieta.


            Dicha polémica es un caso particular de una cuestión más amplia: cómo debe educarse a los menores. Ya nos hemos ocupado en otro momento de este tema desde los parámetros de la contraposición comunitarismo vs. Ilustración. La clave está en si entendemos a los menores como miembros natos de una comunidad (religiosa, moral, cultural…) o si como individuos con ciertos derechos fundamentales como tales individuos, independientes (y aún oponibles) frente a cualquier comunidad, el propio Estado e incluso sus padres. Aquí apostamos, como en el otro artículo mencionado, por la segunda opción: la ilustrada.
           
El objetivo paternal no es duplicarse a sí mismos en sus hijos ni continuar a través de ellos una tradición, cultura, comunidad o religión. El máximo gozo de unos padres ilustrados es ver que sus hijos son personas autónomas, capaces de vivir independientes, pensar por sí mismas (incluso contra las ideas de sus padres) y hacer sus propias vidas como ellos quieran (y aunque no sea el tipo de vidas que a sus padres les guste más). Si logran eso, habrán sido buenos padres. De la otra forma, habrán sido buenos domesticadores, manipuladores o adoctrinadores, pero no padres en el sentido moderno o ilustrado.

Si ese es o debe ser el objetivo de la paternidad, criar individuos plenos, libres, autónomos, independientes, ¿qué papel cabe al Estado? El de garantizar y colaborar con ese derecho de los menores y esa obligación de sus padres. Principalmente, mediante la educación pública, secundariamente con medidas más coercitivas llegado el caso.

¿Significa lo anterior que los padres no pueden transmitir sus propias ideas a sus hijos ni educarlos en las creencias y valores que estimen más convenientes? ¿Deberían educarlos asépticamente, de modo que sus hijos no puedan responder a si sus padres son creyentes o ateos si les preguntan, por ejemplo? No. Algo así sería excesivo e imposible de cumplir, y una norma ética, moral o jurídica, para serlo, debe ser, antes que otra cosa, posible.

Por el principio de presunción de inocencia, entendemos que todas las familias procuran lo mejor para sus hijos, de buena fe, y como mejor saben hacerlo. En este sentido, los padres entienden que lo que ellos creen o piensan en lo más correcto y por eso mismo se lo transmiten a sus hijos. El padre ateo le dice a su hijo que Dios no existe igual que le dice que no beba lejía o que no toque el enchufe (lo mismo el padre religioso cuando le dice que sí existe). Si eso se completa con la escolarización obligatoria para que el niño reciba otras informaciones y conviva con otros niños de familias distintas, y así pueda contrastar diferentes puntos de vista, y formar el suyo propio, no hay problema.

Además, las investigaciones apuntan a que en el pensamiento del niño influirán mucho más las ideas que le lleguen horizontalmente (de sus iguales, de otros niños) que verticalmente (de los padres) con lo que tampoco es excesivamente preocupante lo que, normalmente (¡ojo!, normalmente) vean u oigan en sus casas. (A este respecto, véase El mito de la educación de Judith Harris). El problema estará en los casos en los que los padres quieran evitar, precisamente, esa influencia horizontal, y se nieguen a escolarizar al menor (homeschooling) o lo hagan en escuelas sin diversidad (con idearios fuertes), de forma que ese menor no tenga contacto (o muy limitado o sesgado) con el mundo exterior a su propia familia. Ahí el Estado sí debería intervenir a favor de los derechos de esos menores.

Una clave para dirimir asuntos controvertidos puede ser la del “daño objetivo”. El Estado deberá intervenir a favor del menor siempre que haya un daño objetivo o sea altamente probable. Por daño objetivo entendemos una lesión de sus derechos como individuo (tanto físicos como morales) y que sea constatable de forma más o menos clara.

Pensemos en el bautismo católico. Evidentemente, el bebé no elige bautizarse, ni que a partir de entonces figure como católico a efectos de la iglesia católica, y si de mayor decide apostatar lo tendrá bastante difícil burocráticamente. Ahora bien, a pesar de eso, es difícil concluir que hay un daño objetivo para el menor. A efectos físicos, solamente se le moja un poco la cabeza y nada más, y a efectos morales la inmensa mayoría vive vidas plenas y felices aunque luego sean ateos (y quienes digan tener un trauma por su bautizo infantil, tal vez deberían hacérselo mirar en la consulta de un experto). Distinto es el tema de la apostasía y todo eso, pero daño objetivo al menor no hay.

Otra cosa muy distinta es el caso de los rituales o las prácticas (religiosos o no) que impliquen marcas o mutilaciones permanentes en el menor. En el caso de la ablación genital es evidente, pero también en el caso de la circuncisión (típica del judaísmo) o de tatuajes en menores (por lo menos antes de cierta edad, no necesariamente los 18 años, en los que es evidente la falta de juicio informado del menor).

El asunto de la dieta vegana habría que verlo desde esta perspectiva. Que un adulto opte por un tipo de dieta particular, acorde a su propia ética o religión, es un derecho suyo y que le acarreará por su cuenta los costes que deba acarrearle. Es decir, quien quiera comer halal, kosher o vegano está en su derecho, pero la obligación inherente a los demás (todo derecho de alguien es una obligación de otro también) es meramente negativa (no impedírselo), pero no positiva (facilitárselo) salvo excepciones. Por ejemplo, un restaurante no tendrá obligación de ofrecer este tipo de menús si no quiere. Podrá hacerlo para ganar a esos clientes, o por generosidad hacia ellos, pero no por obligación moral o legal. El musulmán, el judío y el vegano pueden acudir a otros restaurantes que sí ofrezcan esos menús o hacerse la comida ellos mismos: han tomado esa decisión y ellos corren con los costes si su decisión es más difícil de satisfacerse que la de los demás. Distinto sería en una cárcel, por ejemplo, donde si a esas personas no se les ofrecen esos menús, ellos no pueden cumplir con su conciencia de ninguna forma (hablamos de conciencia, no de mera preferencia). Ahí sí se puede aceptar la obligación de ofrecerles esos menús (y podría ser un caso de acomodo razonable justificado).

Por lo mismo que decíamos más arriba, en principio, aceptamos que todos los padres van a procurar alimentar a sus hijos y educarles en la mejor forma de alimentación que ellos consideren, de buena fe. Ahora bien, si alguno de ellos intentara hacerlo de alguna forma que implicase un daño objetivo para el menor, el Estado debe intervenir a favor del menor. En este caso, la dieta vegana estaría en entredicho para menores. Y lo está, precisamente, por el hecho de ser menores y no estar físicamente formados de modo pleno sino formándose. Una dieta deficitaria o desequilibrada en la infancia sí implica daños objetivos permanentes o graves para la persona. Un adulto ya formado, que decide ser vegano después de una infancia sin serlo, no tiene por qué tener problemas de salud derivados de eso, siempre que sepa suplir todo aquello en lo que una dieta vegana es deficitaria. El problema es que el menor con dieta vegana puede tener daños durante la infancia o permanentes precisamente por ese tipo de dieta a esa edad de formación física. ¿Cómo decidir entre las opiniones que afirman lo anterior y las que lo niegan? Atendiendo a la menor opinión disponible, que no es otra sino el conocimiento científico, esto es, lo que mayoritariamente goce de mayor consenso en la comunidad científica (o sea, en función de las pruebas y experimentos más replicados y contrastados hasta el momento). Y hasta ahora la conclusión más fiable es que la dieta vegana no es apropiada para menores. ¡Ojo!, porque por otros motivos distintos, pero igualmente científicos, dietas con excesivas grasas o azúcares, que pudieran provocar obesidad infantil, serian también inapropiadas (por mucha carne que llevaran, o precisamente por eso mismo).

De todas formas, los casos de hijos desnutridos de veganos son muy puntuales, y posiblemente se deban a una dieta vegana muy estricta o muy mal hecha. Los veganos que simplemente abandonan los productos cárnicos sin más (sin suplir adecuadamente las carencias de ciertos minerales y vitaminas difícilmente asequibles si no se consume carne) enferman no tanto por su dieta vegana, sino por no hacerla correctamente. Serían el equivalente a dietas exclusivamente carnívoras: sería un error decir que son malas dietas por llevar carne. El problema con los niños está en si esos suplementos son suficientes o adecuados a esas edades de formación del menor en comparación con obtenerlos directamente a través de productos animales. Y parece ser que no, a diferencia de los adultos[1].

Siendo así, los padres veganos que quieran educar a sus hijos como individuos plenos y libres deberían abstenerse de obligarles a seguir su misma dieta (aunque solo fuera por si acaso dado el estado científico de la cuestión), y confiar en que de adultos seguirán su mismo ejemplo y la adoptarán voluntariamente. Supongamos que no fuera así, y que pese a los riesgos se empeñaran en mal alimentar a sus hijos (con la misma fe ciega en sus dogmas veganos anticientíficos que la que tiene quien pretende curar a sus hijos mediante la oración, en vez de ir al hospital o hacer ambas cosas). En ese caso, el Estado debería intervenir para garantizar el derecho de ese niño a una alimentación sana (igual que debería intervenir para salvar al niño que pretenden curar mediante oraciones sin más).

Que eso deba implicar penas de cárcel u otras es algo jurídico y demasiado concreto en lo que no entro, pero sí hago una advertencia: la misma pena que pensemos que le corresponde al padre vegano irresponsable, que pone en riesgo a su hijo, debe establecerse para el padre carnívoro que provoque obesidad en su hijo si le alimenta a base de pizza, hamburguesa, refrescos de cola y comida-basura. Ambos cometen el mismo delito de mal nutrir a sus hijos. Y lo segundo debería preocuparnos mucho más que los pocos casos detectados de niños desnutridos por una dieta vegana. La obesidad entre los adolescentes en España es del 15%, con alto grado de incidencia de diabetes de tipo 2 para ellos (y aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, por ejemplo). En el mundo hay ahora mismo 42 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso, 35 millones de ellos en el primer mundo. ¿Meteremos en la cárcel a todos sus padres y madres? Sí, a esos que se alarman ante los casos de niños veganos mientras hacen vida sedentaria con sus hijos viendo televisión y alimentándolos con hamburguesas y refrescos azucarados.

Volviendo a los veganos, decíamos que deberían abstenerse de alimentar a sus hijos sin carnes ni derivados de la carne hasta que estén formados (repito, por la misma razón que otros padres carnívoros deben alimentarlos con muchas más frutas, verduras y pescado que carnes y dulces). Por lo menos, hasta que la misma ciencia que no les da la razón en lo que a dietas veganas para niños refiere, sea capaz de proporcionarnos carnes sintéticas (u otras alternativas) sin sufrimiento animal que sí posibiliten dietas veganas equilibradas también para niños (y de paso para adultos). Eso sí, carnes sintéticas, in vitro, hechas en laboratorio, con células madre y biotecnología (posiblemente transgénica también), artificiales y lejos de lo “natural” a más no poder. Lo que debería hacer que muchos de ellos abandonaran los prejuicios “religiosos” neoluditas que suelen acompañar a su dieta vegana. Paradójicamente, la solución al sufrimiento animal y a los males de la producción cárnica industrial (éticos y medioambientales) no vendrá de los (mal llamados) huertos ecológicos sino de los “malvados” laboratorios científicos que inventan cosas tan antinaturales como las vacunas, el maíz transgénico o la carne sintética.

Andrés Carmona Campo. Licenciado en Filosofía y Antropología Social y Cultural. Profesor de Filosofía en un Instituto de Enseñanza Secundaria.






[1] Aunque anecdóticos y muy útiles para noticias sensacionalistas, los casos de niños mal nutridos por dietas veganas son muy escasos. La mayoría de hijos de veganos no tienen problemas alimentarios. En parte porque es difícil que ambos padres sean veganos y porque muchos, aunque lo sean, no obligan a su hijo a serlo. Y en parte también, porque las pocas parejas veganas se informan bastante bien sobre alimentación y salud antes de poner en riesgo la suya propia o la de sus hijos. Un problema puede estar en el aumento de veganos, debido a que parece estar poniéndose de moda. Estos “veganos de moda” ya no son tan cuidadosos ni están tan informados como los “veganos éticos”, y que son los que más riesgo tienen de padecer carencias vitamínicas y minerales en su dieta porque, simplemente, dejan de consumir carne sin más, sin preocuparse de suplementos dietéticos que son bastante difíciles de obtener sin la información adecuada. 

32 comentarios:

  1. Por favor, me podría mandar el enlace donde afirma que la evidencia científica actual dice que la dieta vegana no es la más adecuada en la infancia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Organización Mundial de la Salud (en virtud de los informes del comité científico) señala la conveniencia de que las dietas infantiles incluyan productos cárnicos, pescado y huevos. Concretamente: “Los niños pequeños deben recibir alimentos variados, incluidos productos cárnicos, pescado y huevos, con la mayor frecuencia posible”: http://www.who.int/features/qa/57/es/
      También en este enlace, en la pág. 24, se indica la conveniencia de los productos cárnicos o el pescado, y huevos: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/44310/1/9789275330944_spa.pdf?ua=1
      El problema de las dietas estrictamente veganas (sin ningún producto animal: carne, pescado, huevos, leche, miel…) es que son deficitarias en ciertas vitaminas y también minerales como el zinc o el yodo. En el caso del yodo, si no es mediante ciertas algas es muy difícil conseguirlas sin origen animal. Pero como el yodo en exceso también es peligroso, lograr una dieta vegana con el yodo adecuado es muy complicado (que no imposible, claro) y más en el caso de niños que están formándose.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. No creo que exista un tipo de alimentación mejor que otra,creo que existen dietas bien o mal planteadas, te dejo un enlace mas actualizado de la postura de la Academia de Nutrición y Dietética Americana sobre el veganismo en la infancia
      http://www.eatright.org/resource/food/nutrition/vegetarian-and-special-diets/feeding-vegetarian-and-vegan-infants-and-toddlers

      Eliminar
    4. "las dietas estrictamente veganas (sin ningún producto animal"

      Tal vez sea que si es vegana es porque incluye algún producto derivado de especies animales. Confundes veganismo como vegetariano. Fail.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sin datos, a pelo, apostaría a que no puede haber una dieta vegana peor llevada que la combinación habitual de harinas refinadas, azúcar, grasas saturadas y carne que llenan las estarías de los supermercados y los frigoŕifos o despensas de la mayoría de los hogares. Incluso una dieta vegana que se limitase a esa misma combinación, excluyendo la carne, sería mas sana. Además es muy difícil llegar a una deficiencia alimentaria con una dieta vegana cuando la combinación de vegetales que aportan todos los aminoácidos esenciales es muy sencilla (basta con tomar legumbres y sésamo un par de días a la semana) y la industria alimentaria ahora añade vitamina B12 a diestro y siniestro. En definitiva, sospecho que las familias veganas hacen, en general, una dieta más sana, simplemente porque suelen molestarse un mínimo en que así sea, mientras en la casa del vecino, tuercen la sonrisa y se enorgullecen por comer "de todo", cuando lo que comen es más bien "cualquier cosa" y los niños cada día más gordos.

    Poner el grito en el cielo por los niños veganos es un gesto similar a la preocupación por las "terapias alternativas" que aprovechan el efecto placebo. Suelen ser inocuas, salvo para el bolsillo, y quienes se dejan morir por rechazar la medicina oficial también son casos aislados. Para el movimiento "escéptico", la salud es una excusa. Lo que molesta, lo que motiva, es la disidencia ideológica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el texto hago una crítica bastante fuerte a los no-veganos que se escandalizan de los poquísimos casos de niños veganos malnutridos mientras ellos los convierten en obesos a base de comida-basura. Y me considero miembro del movimiento escéptico. Y te puedo asegurar que no nos molesta la disidencia ideológica, sino la disidencia que no aporte nada más que disidencia por disidencia en lugar de pruebas y argumentos. Hace relativamente poco se publicó un libro disidente contra el heliocentrismo de la astronomía oficial. No me parece peligroso para nada, pero libros así serán objeto de mi crítica escéptica, por muy disidentes que sean y por inocuos que sean. Lo cual no implica que, por hacer esa crítica a esos neogeocentristas o a las (pseudo)medicinas alternativas, no pueda también hacer otras cosas más “útiles” (tipo participar activamente en política, colaborar con una ONG y otras más que también hago).

      Eliminar
    2. Disculpa. No hablaba de tí. Hablaba de quienes ponen el grito en el cielo porque haya niños que no comen carne o adultos que se mediquen con cápsulas de agua azucarada.

      Eliminar
    3. ¿Qué son las "cápsulas de agua azucarada"? ¿Te refieres a la homeopatía? ¿A qué viene a cuento?

      Andres, si eres tan "escéptico" de las "psedomedicinas", ¿por qué aplicas un escepticismo selectivo?
      ¿Sabes cómo se le llama al engaño consciente?

      Fraude. Y tus lideres de culto no se salvan. ¿Es que esos son intocables? Ejemplo:


      http://hezeptikos.blogspot.com/2016/06/el-manual-goebbels-y-arturo-quirantes_18.html?m=1

      Eliminar
    4. Anónimo, no tengo comida para trolls.

      Eliminar
  4. Respecto a la pugna entre comunitaristas y liberales, diría que los primeros aciertan en el diagnóstico. Una persona es básicamente un ejemplar de su comunidad de hablantes, el resultado de una forma de vida. El ser humano no es lo pretende el liberalismo filosófico (su fundamento es una secularización del cristianismo). Pero sus pies de barro no impiden que el liberalismo resulte un programa político mucho más interesante y apetecible que las terapias de conservadurismo y tradicionalismo que nos suelen ofrecer los comunitaristas.

    Si el niño ha aprendido a leer y tiene acceso a internet, está salvado.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que esa diputada italiana, en particular, hace una comida sanísima, con sus 5 piezas de verdura o fruta al día y que sólo come carne una vez por semana. Que tomará fritos sólo una vez al mes y jamás probará la bollería industrial.
    Porque, ¿qué porcentaje de la población lleva realmente una dieta sana?
    Si se va a meter a la cárcel a todos los padres que no le den a sus hijos una dieta perfecta, se les va a ir el presupuesto nacional en presidios (para los padres) y servicios sociales (para que los niños tengan donde vivir mientras toda su parentela va a la cárcel por este tema).

    ResponderEliminar
  6. "Eso sí, carnes sintéticas, in vitro, hechas en laboratorio, con células madre y biotecnología (posiblemente transgénica también), artificiales y lejos de lo “natural” a más no poder."

    Yo iría mucho más lejos. Respecto a la carne in vitro, parece buena idea, pero probablemente aparezcan en el mercado sucedáneos de carne casi indistinguibles y tecnológicamente más sencillos. Pero es que no solo nos está sobrando la ganadería. Nos está sobrando la agricultura. Lo deseable sería devolver el suelo cultivable a los ecosistemas y conseguir toda nuestra comida mediante procesos equiparables a la industria pesada. La agricultura vertical en sustratos inertes y con luz artificial es una aproximación, pero lo óptimo sería conseguir todos nuestros nutrientes en tanques de crecimiento de cosecha contínua. Microalgas, mycoproteína, levaduras, larvas de insecto, etc... en grandes fábricas junto al mar en zonas muy ventiladas e insoladas. Y con tanta tecnología de transferencia de genes como haga falta. Ese debería ser el futuro de la alimentación humana.

    P.D. Disculpa mi incontinencia verbal. Si molesto, me lo dices y desaparezco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco bestia, pero el futuro no está escrito. Nuestro presente lleno de cuerpos desnudos debería parecerle depravado y demoníaco a nuestros tatarabuelos victorianos. Lo del mar no lo veo, pero la fabricación sintética a partir de energía solar, igual que lo hacen las plantas, esta por llegar.

      Eliminar
  7. Antonio Pérez Fuentes14 de agosto de 2016, 11:34

    Ante todo mi respeto y admiración en esta reflexión por la claridad en la defensa del derecho del menor y la obligación de los padres y el Estado respecto a la educación y contribución al mejor desarrollo libre e integral, tanto físico como mental. Creo no obstante que los excesos en la nutrición infantil, tanto por defecto como por exceso, son producto en gran parte por la incultura y desmotivación, o motivación muy sesgada, de la población, que conlleva la no implicación del Estado a lo largo de los años, así como por las consecuencias inhumanas que se desprende de un sistema de mercado con interés exclusivamente económico. Con respecto al concepto “antinatural” de “todas” las vacunas, me parece un poco atrevido confundirlas con otros efectos del “malvado laboratorio científico”. Entre otras cosas han salvado muchas vidas, han prevenido muchas enfermedades, y es compromiso de permanente investigación como es la propia O.M.S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. Sobre lo último, no era una crítica a las vacunas sino todo lo contrario.

      Eliminar
  8. En el artículo no se cita ningún estudio y al final comete una falacia con el fin de defender su postura desacreditando a través de una falsa analogía. Une veganismo con una especie de cruzada anticiencia al hablar de carne sintética, por ejemplo. Y de este modo crear un estigma y un prejuicio. Ambas cuestiones no tienen porque ir de la mano, mas está bien para anotarse un punto. "Lo que debería hacer que muchos de ellos abandonaran los prejuicios “religiosos” neoluditas que suelen acompañar a su dieta vegana."

    Por cierto, hablando de ciencia, la postura de la Asociación Americana de Dietética afirma que las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas.

    La cuestión filosófica sobre educación, adoctrinamiento y estado es un tema que daría a mucha discusión. Pero como dice el mismo artículo la pieza importante es si existe un peligro o no sobre la salud del/a niñx.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve acostumbradote. Los seudoescépticos siempre han hecho ese tipo de asociaciones. Buscan empaquetar todo y Carmona al ser "antropólogo" sabe cómo usar esto en su beneficio. De hecho, una denuncia a la American Anthropological Association seria un buen comienzo para denunciarlos por criminalizar.

      Eliminar
    2. Alejandro: en mi primera respuesta a Unknown dejaba algunos enlaces de la OMS. La relación final entre algunos veganos y neoluditas es porque hay neoluditas que asumen el veganismo por eso mismo, aunque no a la inversa (el veganismo no implica el neoludismo necesariamente). Por eso mismo, sería muy conveniente que los veganos hiciérais por distanciaros de esa gente, porque ellos están consiguiendo que el gran público os confunda. Gracias por tu aportación.

      En cuanto a los ataques ad hominen del troll anónimo no tengo nada que darle de comer.

      Eliminar
    3. No es un ataque ad-hominem. A ustedes les gusta soltar "falacia de libro" o "ad-hominem" a la primera crítica que se le hace. Esto para dar apariencia de que el otro cometió algo falaz y entonces ya no hay que responderle nada o señalar dónde está la falacia. Es el comodín que usan y han venido usando.
      No entiendo como puedes ser licenciado en filosofía y ser miembro elite de ARP pero no sabes identificar cuando hay un ad-hominem. O es que en realidad lo sabes pero disimulas que no sabes cuando son temas que trastocan tu religión cínica (no escéptica).

      Eliminar
  9. Andrés, bien sabes que eres miembro de ARP y que esta página es para promocionar a Bunge. Es muy ilustrativo que entre tú y Angelo Fasce se estén dando encontronazos vs los "escépticos" pro veganos del Círculo "Escéptico" Argentino. Y no se diga de su división entre bungueanos y dawkinianos.

    Lo que siguen sin entender es que "el escepticismo" que promueven curiosamente se basa en tener conflictos de intereses con el Big Sugar.

    Desde inventar testimonios a pagar por vender notas amarillistas en medios grandes y comprar noticias del estilo "X fue vegano y ahora dice que lo abandonó porque al leer un libro de ateísmo se dio cuenta de lo irracional que era", o peor aún, reducir el riesgo de uso d herbicidas a que sólo es una mera correlación comparada a tomar un café. Todo eso se les está acumuluando y ARP está perdiendo la credibilidad que tenían. Por si no te enteraste en menéame, inundado de trolls, banearon a un tal "experto militar" que repetía las mismas sandeces de que la islamofobia es un cuento. Eso indica que se les está viendo el plumero. Y para peor paraces estar implicado en el movimiento de criminalizar lo que no apoye los grandes negocios:

    http://hezeptikos.blogspot.com/2016/01/conspiranoias.html?m=1

    http://explicandoalexplicador.blogspot.com/2016/03/el-sacerdocio-de-la-ciencia-l-el.html?m=1

    http://m.taringa.net/posts/noticias/19398406/Circulo-Esceptico-Argentino-o-Circulo-Septico-de-Monsanto.html

    http://bwnargentina.blogspot.mx/2013/07/circulo-esceptico-argentino-la-web-de.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se te pidió comida, se te ha pedido que argumentes tu defensa de una organización fraudulenta como ARP para la que le haces el juego.

      Pero que te escudes en un "trol" cuando ves que el "escepticismo" que promueve es excesivamente parcial.

      ¿Cómo puedes ser un supuesto antropólogo (si es que realmente tienes esa titulación porque sólo sé que eres filosofo) e ir contra la ética del respeto a las personas? ¿te pagan en ARP o lo haces a conveniencia? ¿o no les gusta que les pongan temas incómodos? ¿

      Eliminar
  10. Dadas las respuestas, he intentado responderlas todas de un modo más completo en dos artículos:
    Uno: http://www.filosofiaenlared.com/2016/08/el-veganismo-examen-i-andres-carmona.html
    Dos: http://www.filosofiaenlared.com/2016/08/el-veganismo-examen-ii-andres-carmona.html
    Gracias a todos por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar
  11. Cada quien, come lo que puede. Ser vegano, sale de la obligaciòn o costumbre. Muchos siempre han vivido fuera de la carne, por su alto costo, en relaciòn a su salario o lo que escasamente ganan.

    Para alguien pobre, comer carne es propio solo por fiesta. Muchos comen una raciòn de pollo solo por navidad.

    Nadie sufre de desnutriciòn comiendo. La desnutriciòn o el efecto de morir por hambre, es el resultado de no comer.

    Las frutas son el alimento completo que provee la naturaleza, y quien tenga la posiblidad de aliementarse solo de frutas y verduras, obtendrà todos los beneficios que estas aportan.

    ResponderEliminar
  12. Buen artículo, pero quisiera hacer una puntualización, y es que las principales asociaciones dietéticas del mundo mantienen (en sus posturas oficiales al respecto) que (cito textualmente) "las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas."

    Es cierto que estas dietas exigen mucho más esfuerzo y dedicación, pero si un padre decide por sus razones morales o culturales, dar esta dieta a su descendencia, no estaría haciendo nada malo, aunque si exponiéndose a poder hacerlo de cometer algún fallo.

    El debate debería salir fuera de la cuestión de "hago que mi hijo siga la dieta X" y pasar a "alimento a mi hijo con los nutrientes que necesita". Darle solo vegetales a tu hijo y no suplementarle con B12 es algo que debería ser penado, pero también alimentar exclusivamente de comida basura y azúcar.

    http://www.dimequecomes.com/2016/07/el-peligro-de-la-dieta-vegetariana.html aqui se explica bastante bien la problemática.

    Lo importante es no caer en la falacia de "no elijas por tus hijos, ellos ya adoptarán la dieta de su elección cuando tengan uso de razón" porque cualquier padre influye en sus hijos en muchos aspectos, y la dieta es uno de ellos. Desde el nacimiento uno impone su "cultura" al respecto: dando pecho o leche artificial, luego ofreciendo los alimentos de su dieta, etc.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Me parece que no te has informado correctamente. La dieta vegana bien planificada es apta, saludable y fiable también para los niños, y en general para todas las edades y circunstancias de la vida humana.

    Aquí dejo algunos artículos, con fuentes oficiales y académicas, que ayudan a aclarar la cuestión:

    «Nadie ingresa por tener una dieta vegana, ingresa por una deficiencia nutricional que no se da forzosamente entre los veganos ¿cuántos ingresos y enfermedades, muertes, ocurren por dietas omnívoras deficientes? Muchísimos más, pero cuando un niño ingresa por una diabetes producida por unos abusos alimenticios, no es noticia, y no lo es porque es demasiado frecuente y buscamos señalar siempre a los diferentes. Cuando hay niños con colesterol ¿alguien piensa que es por culpa de una dieta omnívora? No, no lo es, es por una irresponsabilidad de los padres (ya que hay mucho conocimiento al respecto como para hacerlo por falta de ellos) es consecuancia de llevar una dieta desequilibrada, que con carne o sin ella, es deficiente y nociva para la salud.»

    https://crianzaconapegonatural.wordpress.com/2016/07/03/nadie-ingresa-en-un-hospital-por-llevar-una-dieta-vegana-o-vegetariana/

    «La Academia Americana de Nutrición, que agrupa a más de 100.000 profesionales de la nutrición, y que es la asociación más importante de dietistas y nutricionistas del mundo, afirmó en el año 2003, en su documento de posición oficial, que “las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas”. Esta postura oficial fue ratificada en el año 2009. Otras asociaciones de dietistas y nutricionistas se han sumado a esta declaración, entre ellos el Sistema de Salud Británico y las asociaciones de dietética de Canadá, Australia, Reino Unido y países nórdicos, por citar unas cuantas.»

    https://mipediatravegetariano.wordpress.com/2016/07/08/pueden-los-ninos-seguir-una-dieta-vegana-sin-riesgos-contestando-al-articulo-de-la-vanguardia/

    «El profesor en nutrición de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) Àlex Vidal ha afirmado que todas las personas, incluidos los niños, pueden seguir una dieta vegana "siempre y cuando se haga de manera adecuada”»

    http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/Dieta_vegana-NInos-Universidad_Oberta_de_Cataluna-Alex_Vidal_0_2229675407.html

    "Vegan diets can be followed safely by infants and children without compromise of nutrition or growth"

    http://pedsinreview.aappublications.org/content/25/5/174

    "Let’s debunk the health claims first. Vegan diets can be suitable for anyone, of any age. That’s the position of the British Dietetic Association, the qualified experts. Vegan or otherwise, all parents should take care to ensure that their children get the right nutrition."

    http://www.independent.co.uk/voices/vegan-diets-for-children-aren-t-abusive-raising-a-child-to-eat-meat-is-actually-more-extreme-a7156266.html

    "A vegan diet supplemented with vitamin B12 provides excellent nutrition for all stages of childhood, from birth through adolescence. Children who consume nutritious vegan diets not only grow up to be strong and healthy, but they also lower the risk of developing obesity, high cholesterol, hypertension, heart disease, and type 2 diabetes."

    http://www.pcrm.org/nbBlog/four-ways-vegan-diets-can-benefit-kids

    Si quieres más, puedo seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, es contradictorio que reconozcas que sólo han habido casos excepcionales de niños con problemas de malnutrición mientras que la gran mayoría de niños alimentados de forma vegana están sanos. Es del todo contradictorio. Parece que tienes un empeño en desacreditar la dieta vegana. De lo contrario, no se podría explicar semejante contradicción.

      Por cierto, la dieta vegana está exclusivamente motivada por el principio del veganismo, es decir, por el principio moral de que no debemos tratar a los demás animales como objetos o recursos. Es una cuestión de ética básica. Y no tiene ninguna relación con cualquier otro tema; ni con la religión ni con el ludismo. Tus observaciones sobre la dieta vegana sí que evidencian un prejucio motivado por tu desconocimiento sobre el tema y tu confusión al respecto con otras cuestiones que no tienen que ver con el veganismo.

      Pienso yo que antes de hablar sobre veganismo uno debería informarse sobre lo que habla. Pero quizás sea una excentridad mía.

      Eliminar