Ir al contenido principal

¡Feliz día de la Bastilla!, pero con sentido crítico (Gabriel Andrade)

Ante el avance de la vorágine del relativismo cultural, la culpa del hombre blanco, y el continuo reproche a Occidente, no viene mal recordar la trascendencia de la revolución francesa. En el siglo XVIII, fuera de Occidente, nadie tenía ni la más remota intención de levantarse frente al despotismo, secularizar la sociedad, o enfrentarse a las monarquías absolutistas. Por ello, hoy 14 de julio, deseo a todos un feliz día de la toma de la Bastilla, y exhorto a sentir orgullo de nuestra civilización.
            Con todo, esta celebración siempre me ha parecido muy desdichada. En el mismo año de 1789, los revolucionarios proclamaron los derechos del hombre. Esa ocasión no se celebra como día de fiesta nacional. Lo que se celebra el 14 de julio, en cambio, es la mentalidad de hordas.

            La Bastilla era la prisión en la cual se encontraban los presos políticos, y era un símbolo de la tiranía del antiguo régimen. Visto en retrospectiva, podemos celebrar que el pueblo, asqueado del viejo orden feudal, destruyera aquella cárcel. Pero, estas cosas no suelen ocurrir limpiamente. El mismo 14 de julio de 1789, las hordas que destruyeron la Bastilla, arremetieron contra guardias y funcionarios, y colocaron sus cabezas en piquetes, en éxtasis de celebración. En total, entre enfrentamientos, aquel festín de violencia dejó más de noventa muertos.
            Aquello debió haber sido un presagio de lo que estaba por venir en los años siguientes, pero poca gente lo alcanzó a ver. Edmund Burke, el gran filósofo anglo-irlandés, sí lo vio con mucha claridad. Él también detestaba el viejo régimen de las monarquías absolutistas, y propuso reformas. Cuando los colonos norteamericanos se rebelaron contra el imperialismo británico en la revolución de 1776, él los apoyó.
Pero, Burke comprendió que no todas las revoluciones son harinas del mismo costal. La revolución francesa empezó con mal pie, y Burke advirtió que las cosas se pondrían aún peor. Se estaba yendo con demasiada prisa, y eso propiciaba que, con el afán de cambiar las cosas repentinamente, no hubiera control de ningún tipo. Al final, las masas serían encargadas de gobernar. Esto podría parecer un paraíso de democracia participativa, pero en realidad, cuando las masas tienen poder ilimitado, hay mucho peligro. En efecto, tal como profetizó Burke, aquello desembocó en el caos del reinado de terror de Robespierre, cuando las muchedumbres decidían si se mataba o no a alguien.
            Francia lleva ya más de doscientos años en estas celebraciones de un evento fundacional que trajo consigo momentos terribles. Pero, nunca es tarde para rectificar, y entender que los arrebatos irracionales de las masas, aun si es en contra de tiranías, no suelen llevar a cosas buenas.

Los propios franceses ahora se empiezan a lamentar de que su vecina, la Gran Bretaña, los haya abandonado en el proyecto de unión continental. Pero, el Brexit fue precisamente un ejemplo de democracia participativa demasiado cercana a la mentalidad de hordas; una ocasión en la que se permitió a las masas decidir irracionalmente. Francia podría celebrar muchas cosas positivas de su revolución, pero al enaltecer una ocasión en la que hubo cabezas en piquetes, se termina dando aval a aquellos que creen erróneamente que la voz del pueblo es la voz de Dios a toda costa.

Comentarios

  1. No estoy muy seguro de que el contenido de este post sea coherente con la defensa que hace del derecho de autodeterminación más allá de la positividad expresada en el derecho internacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en muchas cosas, yo trato de aplicar límites razonables. Sí, defiendo la autodeterminación. Pero, si ese concepto se emplea para formar turbas que guillotinan a gente, no lo puedo apoyar. En el caso del Brexit, respaldo el derecho de autodeterminación que se empleó ahí. Pero, eso no me impide advertir que la decisión del pueblo británico fue errónea, y que precisamente un caso como ése, debería colocarnos en alerta y entender que los pueblos pueden equivocarse.

      Eliminar
    2. Dejando aparte que los pueblos no votan, lo hacen los ciudadanos, que «pueblo británico» es una expresión doblemente sin sentido, que Platón ya decía que la democracia no tiene valor epistémico y que, siendo una decisión binaria entre opuestos, es lógico pensar que una de las dos opciones es (más) acertada que la otra y que la opción perdedora la votaron más de 15.000.000 de ciudadanos ¿Cómo sabe que es la decisión incorrecta? ¿No es un poco pronto para decirlo?

      Eliminar
    3. Quiero decir que el éxito o el fracaso depende, en gran medida, de la negociación de la salida.

      Eliminar
  2. La declaración de derechos del hombre. Y dejaron fuera a las mujeres, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un primer paso. Yo lo veo positivamente.

      Eliminar
    2. La palabra hombre incluye a las mujeres en todas las lenguas europeas. Aunque rápidamente los revolucionarios excluyeron a las mujeres y a los negros. En todo caso, Olympe de Gouges publicó su declaración de los derechos de las mujeres en 1791.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…