20 de mayo de 2016

Por qué no creo que exista la filosofía oriental (y por qué pienso que Roberto Augusto se equivoca)

El cartel del Epic Rap Battles History en el que
los filósofos occidentales rapean contra
los filósofos orientales, disponible
en YouTube.
Esta será solo otra gran parrafada que espero se convierta en un estimulante diálogo-debate con mi facebook-friend, el filósofo Roberto Augusto (y con quien quiera aportar cualquier cosa valiosa sobre el tema).
De acuerdo a este breve artículo de Augusto en la revista Filosofía Hoy, la historia de la filosofía es un fraude porque (principalmente) no se suele incluir a la filosofía oriental dentro de la misma. Además, como acertadamente nos dice el buen Roberto, en la historia de la filosofía se ha seguido al idealismo para dividir las distintas etapas, doctrinas y autores. No discutiré ese último punto. Lo que sí voy a sostener es que la razón por la que (usualmente, más no siempre) no se incluye la filosofía oriental en la historia de la filosofía es porque, definido claramente, no existe la filosofía oriental. Me explico.
No tengo duda alguna de que existen filósofos orientales en la actualidad (chinos, rusos, japoneses, indios, vietnamitas, árabes...) con temas y propuestas interesantes qué ofrecer, que además sí llegan a ser estudiadas y debatidas en muchas (si no es que en todas) facultades de filosofía. Oriente siempre ha llamado la atención a los que estamos "del otro lado". Tampoco dudo que existieron figuras notables que podemos identificar como grandes pensadores. Confucio, Lao Tzu o Mozi, me parecen ejemplos paradigmáticos. Esto es algo parecido cuando sostengo que no existe la filosofía latinoamericana. Hay filósofos en Latinoamerica, importantes, interesantes e irrelevantes también. Hubo en otros tiempos pensadores también.
Sin embargo, la filosofía es una disciplina que sabemos bien nació en occidente, más en específico en Grecia. La razón por la que la historia de la filosofía que se muestra en los cursos no suele incluir a pensadores orientales, es porque estos:
1) Están desconectados por completo del desarrollo cultural e histórico de occidente. Las ideas de Confucio o de Lao Tzu son de enorme importancia para entender la historia de China, pero irrelevantes para comprender cómo se llegaron a formar los grandes sistemas filosóficos de la historia, como los de Platón, Aristóteles, Tomás de Aquino, Kant, Marx, etc. La historia de estos sistemas filosóficos, en cambio, sí se encuentran íntimamente ligadas. No podríamos comprender de qué habla Kant sin antes saber qué dicen Hume, Leibniz, Descartes y Spinoza. A su vez, no entenderíamos bien a estos sin ver quiénes están detrás.
2) Podemos otorgarles la categoría de "grandes pensadores" a personajes como Confucio, Lao Tzu, Mozi, Charvaka, Buda, etc. También podemos reconocer que estos se plantean problemas importantes con una innegable conexión entre sus preguntas y las problemáticas de la realidad (social y natural). Sin embargo, no es posible hablar de sistemas filosóficos elaborados por estos pensadores. Su obra se encuentra mezclada con la de pupilos y partidarios de ellos, al igual que buena parte de ésta es indistinguible del misticismo y la religión. La historia de la filosofía es en realidad la historia de los sistemas filosóficos (aunque parte de la historia de la filosofía tiene mucho de cuestionable como lo señala Roberto en su escrito), o lo que Jesús Mosterín llama "Gran filosofía".
3) La filosofía en su historia se caracterizó por ser una disciplina que, si bien apela a la reflexión y la contemplación, también hace uso de la razón. Antes de la "independización" de las ciencias, la filosofía buscaba brindar tanto respuestas a cuestiones éticas, metafísicas y gnoseológicas, como cosmológicas, biológicas y naturalistas. Luego de su división en el camino de la madurez científica, la filosofía se ocupó (y se ocupa hasta nuestros días) del estudio de los fundamentos y problemas generales de las distintas partes que componen los sistemas sociales y culturales. Los problemas ontológicos, éticos, gnoseológicos, epistemológicos, axiológicos, semánticos y lógicos, se examinan hoy día a la luz de sistemas filosóficos acorde con el conocimiento científico actual. Nada de eso se observa en cualquier propuesta moderna basada en las ideas de cualquier místico oriental (que es lo que son justamento los que suelen ser llamados "filósofos orientales": en realidad fueron místicos, que como todo místico de épocas antiguas, cuestionaba sobre problemas importantes, pero sus propuestas eran insuficientes o desconectadas de dichos problemas).
Para mi, estas son las principales razones por las que no existe la filosofía oriental como tal. Existe el misticismo y las religiones de oriente; también existen filósofos en la actualidad en oriente (titulados en filosofía, con papel en mano), lo mismo que en cualquier parte del mundo; existieron pensadores notables y (hasta cierto punto) admirables en la historia de oriente, los cuales dieron forma en gran medida a las culturas de aquella parte del globo. Si definimos la filosofía de forma trivial como sinónimo de pensamiento como "amor a la filosofía", entonces sí podríamos afirmar que existe las filosofías orientales.
Pero si somos más precisos y definimos la historia de la filosofía como la disciplina que se ocupa del estudio de los sistemas filosóficos que se sucedieron en la historia hasta la formación de las disciplinas filosóficas modernas, y a la filosofía la definimos como la disciplina académica que se ocupa del estudio de los fundamentos y problemas generales de las manifestaciones culturales (ciencia, arte, política, religión...), podemos asegurar entonces que la historia del pensamiento de oriente antiguo (rama de la historia por demás fascinante) es una parte de la historia de la humanidad separada de la historia de la filosofía y de la filosofía moderna.

18 comentarios:

  1. No hay más preguntas, señoría
    https://en.wikipedia.org/wiki/Ny%C4%81ya_S%C5%ABtras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay. Es como comparar la Torá o la Sharia con la Constitución y el corpus jurídico de una democracia liberal. ¿Es todo derecho?

      Eliminar
    2. Zamora, gracias por compartir esa escuela de pensamiento, francamente no la conocía, y aunque el leer sobre éste me hizo cuestionarme por un momento, creo que la analogía que hace Juanmari resume bien cualquier objeción que yo pudiera poner.

      Eliminar
  2. Pues que decir, muy malo. Por un lado mucho de la filosofía occidental está ligado al misticismo y a la religion y las irracionalidades abundan(asi a los filósofos no les guste reconocerlo), y por otro lado quien dijo que los filósofos orientales eran todos místicos? también hay escépticos, materialistas, lógicos, sofistas, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie niega la influencia del misticismo y la religión (y demás manifestaciones de la irracionalidad) en los orígenes de la filosofía. Lo que hay que resaltar es que la filosofía, aunque en sus inicios y en casi todo su desarrollo se vio claramente influenciada por esto (como casi cualquier otro sistema cultural, como la ciencia, la educación, la política, etc.), es claro que la filosofía se vuelve independiente de dichas doctrinas místicas.

      Sí, también hubo pensadores y escuelas de pensamiento escépticas, materialistas, lógicas y demás en oriente, nadie ha negado eso.

      Eliminar
  3. Existen filósofos occidentales cuya inspiración en pensadores orientales, ha sido fundamental, incidiendo así en el devenir de la historia de la filosofía. La voluntad de schopenhauer tiene una raigambre oriental enorme. Y esta concepción de la voluntad influirá poderosamente en nietzsche. A su vez conocemos el influjo de nietzsche en los filósofos del XX. Especialmente en los postmodernistas...

    Por otra parte, está muy documentada la influencia de los magos caldeos y en los pitagóricos. En sus conocimientos astrológicos y matemáticos (quizá aprendieron matemáticas a través de los egipcios. Parece ser que Pitágoras viajó a Egipto). también es fundamental el influjo del orfismo y las religiones mistéricas en los pitagóricos y en Platón. Sobre todo en lo concerniente a la inmortalidad del alma, etc. Esto tuvo una trascendencia enorme en Occidente, en el cristianismo, en el idealismo, etc.
    Algunas fuentes apuntan a un origen oriental (India concretamente) del orfismo (esto está peor documentado, ciertamente). Todos conocemos la influencia que los pitagóricos (y el orfismo) ejercieron sobre Platón. Y no digamos Platón en lo que siguió...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no es cierto que el pensamiento oriental carezca de relevancia para comprender cómo se formaron los grandes sistemas filosóficos.
      Por cierto: suelo estar muy de acuerdo con lo que dices y me gustan tus artículos. Pero en este punto discrepo, je.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Hola a todos.
    El artículo original de Roberto Augusto (a quien conozco) es interesante, su crítica a cargo de su cobloguero Daniel Galarza Santiago también lo es, las intervenciones en esta entrada también lo son... y soy especialista en filosofía oriental.
    Pero, antes de entrar eventualmente en debate, una pregunta muy lógica: ¿no hay modo de que aquí intervenga también el propio, o sea Roberto Augusto?
    Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo. es (trigrupo arroba yahoo punto es).


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice este artículo originalmente como publicación en mi muro de facebook. Fue el mismo Roberto Augusto quien me pidió que lo posteara aquí. Yo también espero que me conteste.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Por poner otro ejemplo: la filosofía medieval árabe es sistemática, y sí que se ocupa de diferentes ramas del conocimiento.
    Pensemos en el filósofo iraní Avicena, cuyo impacto en la escolástica medieval occidental es notable. Pensemos en cómo influyó en el medioevo el diálogo que los arabes entablaron con Aristóteles...Oriente participa activamente en el desarrollo del pensamiento occidental.

    Por otra parte, afirmar que la filosofía nació en Grecia, siempre lo he visto muy aventurado. Habría que delimitar muy bien qué se entiende por filosofía y habría que dar por concluída una disciplina que considero que debe estar siempre viva: la historiografía y la búsqueda de fuentes.
    Michel onfray (yo también pienso que los argumentos de autoridad son malísimos, pero a veces uno se enrolla, je) afirma que con anterioridad al siglo VII antes de Cristo (cuando sucede el llamado aventuradamente en mi opinión "milagro griego" o el "logos caído del cielo"), ya se pensaba en sumeria, Asiria, Babilonia, Egipto, India o China desde el punto de vista de los griegos.

    Supongo que trazar la línea justa que divide el mito del logos es muy difícil...para mí, todavía hay mito no ya en Platón: también en los padres de la iglesia, en la escolástica, y si me apuras en el idealismo alemán..

    ResponderEliminar
  6. Por poner otro ejemplo: la filosofía medieval árabe es sistemática, y sí que se ocupa de diferentes ramas del conocimiento.
    Pensemos en el filósofo iraní Avicena, cuyo impacto en la escolástica medieval occidental es notable. Pensemos en cómo influyó en el medioevo el diálogo que los arabes entablaron con Aristóteles...Oriente participa activamente en el desarrollo del pensamiento occidental.

    Por otra parte, afirmar que la filosofía nació en Grecia, siempre lo he visto muy aventurado. Habría que delimitar muy bien qué se entiende por filosofía y habría que dar por concluída una disciplina que considero que debe estar siempre viva: la historiografía y la búsqueda de fuentes.
    Michel onfray (yo también pienso que los argumentos de autoridad son malísimos, pero a veces uno se enrolla, je) afirma que con anterioridad al siglo VII antes de Cristo (cuando sucede el llamado aventuradamente en mi opinión "milagro griego" o el "logos caído del cielo"), ya se pensaba en sumeria, Asiria, Babilonia, Egipto, India o China desde el punto de vista de los griegos.

    Supongo que trazar la línea justa que divide el mito del logos es muy difícil...para mí, todavía hay mito no ya en Platón: también en los padres de la iglesia, en la escolástica, y si me apuras en el idealismo alemán..

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos.
    A grandes rasgos, la disputa entre Roberto Augusto y Daniel Galarza Santiago plantea en el fondo la disputa entre el uso y el abuso de lo académico en la filosofía.
    Sé, en carne propia, de qué hablo. Especialista en filosofía oriental, y con buena formación en filosofía general, estoy vetado desde hace muchos años en el mundo universitario por mis ideas. Concretamente, no encuentro director para mi tesis "Contra la democracia" porque soy, obviamente, antidemócrata. Hoy, si finalmente consigo presentar esa tesis, mejor la llamaría "Contra el democratismo". En su versión original, está disponible para descarga internética gratuita públicamente.
    Se trata del típico abuso academicista producido por la letal combinación de endogamia y cooptación que mata el debate intelectual vivo.
    Y, por otra parte, sin academia, sin estudios reglados sistemáticos de filosofía, caeremos en el adanismo y el penelopismo. Que no están ausentes ni mucho menos de la filosofía universitaria; pero, al menos, estos dos vicios intelectuales se encuentran, allí, con gente mejor formada que los contesta. Quien se rasca mucho la cabeza ante el término "penelopismo", demuestra que no ha leído "La Odisea", ni en griego clásico como me gusta hacer a mí, ni en castellano tampoco. Vamos, que ni se lee "La Odisea" ni se la piensa leer. También abundan mucho en la academia esos ignaros que, con desfachatez, confiesan que no se han leído la tesis doctoral que van a leer, y que, a la hora de leer un libro de filosofía entero, eso lo hacen tarde, mal y nunca. Aparte de trufar sus escritos con faltas de ortografía y gramática que traslucen su alergia a la lectura, en la lengua que sea.
    La solución no es tirar la toalla, y resignarse a que catedráticos imbéciles estén al mando de todo en el mundo académico o universitario de la filosofía. La solución es, como bien sabemos los revolucionarios de derechas (que no somos fascistas, ni nazis, ni nada de eso) introducir mecanismos ineludibles que fuercen, incluso contra la voluntad de los académicos e intelectuales ya presentes en esas instituciones, la presentación de espontáneos a los que habrá que escuchar. Eso implica, y lo reconozco sin disimulo, alzar la mano contra la sacrosanta autonomía académica, no para cerrar la boca a los cátedros, sino para impedir que esos cátedros nos cierren la boca a quienes discrepamos de ellos.
    Ahora seré más directo en cuanto a este debate, o sea si la filosofía oriental es o no es verdadera filosofía.
    Antes de los matices, y aunque mi respuesta corta os parezca un disparate o un choteo, pues procede de un especialista en filosofía oriental que, por algo, devora montañas de páginas en sánscrito, chino, tibetano o hindí, mi respuesta es un monosílabo fácil de pronunciar y entender: no.
    La filosofía oriental no es verdadera filosofía.
    (Sigue en el próximo mensaje).

    ResponderEliminar
  8. No lleva razón Roberto Augusto. Lleva razón Daniel Galarza Santiago.
    Vayamos ahora con los necesarios, imprescindibles matices.
    Hay todas las buenas razones cientificas probadas o por lo menos plausibles para sostener que el pensamiento filosófico, o sea la reflexión sobre las grandes cuestiones relativas al significado de la existencia, comenzó justamente cuando comenzó a existir el lenguaje oral humano. Todas las lenguas son intertraducibles en cuanto a ideación (no en cuanto a expresividad formal) y pueden ser consideradas como dialectos de una misma lengua, aunque sean dialectos mutuamente ininteligibles, a menudo.
    Y entonces, tomemos una frase clásica de la filosofía, sea verdadera o falsa esa frase.

    Hay cosas que siempre existieron y que nunca dejarán de existir, cosas independientes del tiempo.

    Esta frase, por lo que sabemos, no es expresable en lenguajes notablemente complejos, abstractos y generalizadores como el de las abejas, el de los delfines o el de los chimpancés. Sin embargo, puede decirse, sin forzar los recursos orales, en cualquier lengua humana del mundo si, en ella, conocemos el muy reducido repertorio de vocabulario y reglas morfosintácticas para formar esta frase.
    Hay más. Dado que todas las palabras de esta frase son, para cualquier lengua, palabras endémicas y autóctonas, o sea palabras que toda lengua tiene sin necesidad de incorporar neologismos ni extranjerismos, resalta la autosuficiencia de toda lengua para expresar este profundo y polémico aserto.
    Por antigua que sea una lengua, siempre vamos a poder expresar lo antes dicho. No hay ninguna lengua humana que carezca de vocabulario y de reglas autóctonas de combinación semántica para decir la frase anterior.
    Es decir: empíricamente, la expresividad de lo filosófico es autóctona para toda lengua humana conocida, hasta hoy.
    Por eso, todo hablante humano de cualquier lengua ha podido siempre expresar un aserto propiamente filosófico.
    Así que la filosofía en sentido amplio y general, pero no arbitrario ni confundido con la poesía, el mito o el dogma religioso (o político) ha existido desde que hay seres humanos con lenguas humanas. Hace por lo menos quince mil años, y probablemente más.
    Mas, seriamente, no va a ser esto lo que aleguemos si afirmamos, o negamos, la existencia de la filosofía oriental.
    La filosofía en sentido fuerte, en sentido académico (académico en sentido positivo y no peyorativo, ojo) es un concepto aproximativo conflictivo, sí, pero un concepto aproximativo conflictivo... manejable, como el concepto de Europa.
    No es difícil definir a la filosofía en sentido fuerte o académico: es la reflexión filosófica que se da con carácter duradero, sistemático, a lo largo de una tradición histórica, con expreso rechazo del criterio de autoridad (o de mayoría de votos y opiniones) como criterio de verdad, poniendo en su lugar a la razón objetiva como criterio de verdad, con examen crítico y objetador de algunas de las proposiciones filosóficas presentadas a lo largo de la tradición y, finalmente, con registros escritos fiables que recogen parte de la (siempre previa) etapa oral del debate filosófico.
    (Sigue en el próximo mensaje).

    ResponderEliminar
  9. Los especialistas sabemos bien que, en los preludios de la era cristiana, la tradición filosófica india y la china, después de colonizar sus respectivos entornos, se encontraron e influyeron mutuamente, como sabemos que los lazos de ambas tradiciones con el tercer foco filosófico euroasiático, o sea la Grecia, existieron desde la misma época (sobre todo entre la India y la Grecia) y se intensificaron progresivamente hasta el siglo XIX, momento en que la expansión colonial occidental hace aparecer el modelo académico universitario de filosofía en todo el mundo.
    Naturalmente que, hace ya siglos, las facultades universitarias de filosofía en la India, la China y otros países vecinos incluyen a autores y escuelas de la presunta filosofía oriental, a diferencia de lo que suele pasar en las universidades europeas o americanas. Sin embargo, eso no aclara el problema de fondo, porque es un problema de estilo cultural, y no de temario académico.
    La respuesta está en los paises asiáticos que, como la India o la China, sí que desarrollaron sistemas auténticamente académicos e universitarios para transmisión y creación de ciencia y cultura, antes de la colonización euroamericana en el siglo XIX.
    Esos paises, claro, crearon cátedras, facultades y centros de investigación o enseñanza de la filosofía... y no eran centros académicos plenamente filosóficos.
    ¿Por qué? Porque en general (había excepciones, claro) en ellos no se llevaba la contraria racionalmente por sistema. Cierto que los debates filosóficos tenían tradición y prestigio en la tradición india, mas lo típico era que, en tales debates, cuando las cosas se ponían espinosas, uno de los contendientes (o los dos) apelaba a las sagradas escrituras, o a la tradición unánime de la propia escuela... y el diálogo se cortaba.
    No hay, por ejemplo, nada en general equivalente a la crítica atea materialista antimonoteísta en el mundo filosófico indio, chino o indochino antes de la colonización europea y estadounidense.
    Ni hay nada equivalente a la lúcida crítica materialista histórica y dialéctica (el marxismo) sobre los condicionantes políticos y económicos objetivos de los pensamientos que produce la conciencia. O a la determinación biológica irracional de los aparentemente puros y supramateriales valores éticos, espirituales y religiosos que, según el sicoanálisis, subyace a la ingenua percepción de la parte habitualmente consciente en la mente humana.
    Esbozos de todo esto sí que hay, por supuesto, en la filosofía oriental en el sentido débil del controvertido concepto, pero es bien sintomático que los revolucionarios chinos, por ejemplo, cuando quisieron dar bases teóricas sólidas y operativas a sus intentos de modernizar el país y sacudirse el imperialismo occidental... tuvieron que recurrir a una escuela filosófica creada por los invasores occidentales: el marxismo. Es que en su propia y riquísima tradición filosófica, carecían de algo semejante.
    Por eso no existe (no ha existido hasta el siglo XIX, hoy ya sí) la filosofía oriental propiamente dicha.
    Y ahora, en el mundo académico universitario occidental, ¿qué hacer con la filosofía oriental?
    Pues introducirla progresivamente, mas con las importantes salvedades expuestas.
    Cordialmente, de Alexandre Xavier Casanova Domingo, correo electrónico trigrupo @ yahoo. es (trigrupo arroba yahoo punto es).

    ResponderEliminar
  10. No terminé de leer tu post, es interesante. Solo leí hasta donde dices que la filosofía nace en Grecia, exactamente en MIleto no?...pues eso era y es hasta hoy Oriente. SI asumes que oriente es por ejemplo CHina, y no especifícamos que era oriente para los griegos cuando surge la filosofía, tus premisas van cortas...y por lo tanto la conclusión es irrelevante

    ResponderEliminar