Ir al contenido principal

IVA a libros: ¿sí, no, por qué?



por David Osorio (@Daosorios)

Esta semana El Tiempo reportó que la Comisión de Expertos Tributarios contempla empezar a cobrarle impuesto del IVA a a los libros — la reacción instintiva es oponerse a la medida y hasta indignarse, pero analicemos las cosas por un momento.

La exención tributaria a la industria del libro parte de la base de que los libros son una puerta a la cultura y el conocimiento, pero los escépticos sabemos mejor que eso. Existen muchos tipos de libros, con diversos contenidos: así como los hay de divulgación y cultura, también los hay, de hecho abundan, sobre pseudociencias, de superación personal, de dietas que no sirven, politiqueros, de proselitismo religioso y —tal vez los más molestos— de 'ciencias' sociales cuyos autores parecen tener alguna alergia a la rigurosidad.

Así que los libros pueden ser ventanas al conocimiento y la cultura... pero también pueden ser portales para expandir la ignorancia y la incultura. Asumir que cualquier libro, por el hecho de serlo, incrementa automáticamente los niveles de cultura en la sociedad es cuando menos ingenuo.

Así que es válido preguntar: ¿se justifica la exención tributaria a los libros?

El tema es un poco más complejo, por supuesto. Sabemos que las personas hacemos recepción crítica y no tragamos entero, por lo que alguien podría argumentar —yo lo haría— que acceder a contenidos anticientíficos y que sólo aportan a la deforestación mundial podría conducir a alguien a un rechazo de esas afirmaciones y un renovado gusto por el conocimiento y la cultura.

Aunque en principio esto es posible, el escenario resulta altamente improbable: las personas que consumen ese tipo de contenidos siempre lo hacen de manera motivada. Están los escépticos, que dejan los libros de Deepak Chopra como un queso gruyère, y están quienes se creerán hasta las comas mal puestas a pies juntillas. Seguramente alguno de estos lectores, alguna vez, ha desarrollado un sano escepticismo frente a las afirmaciones irracionales de los charlatanes, pero viendo lo saludable que está ese sector de la industria, yo no contaría con que estos libros fueran una fuente particularmente apropiada ni exitosa para tener ciudadanos informados, que aprecien el conocimiento y la cultura, y que sean capaces de cuestionar sus propias creencias.

Otro argumento contra el IVA a los libros sugiere que estos ya son bastante caros y que el sobrecosto que supondría el impuesto haría prohibitivo el acceso a los libros y reduciría los niveles de lectura del país. Además de caer en el falso dogma de que un libro es bueno automáticamente, este argumento también ignora que la gente lee porque quiere. El que quiere y está interesado en leer y buscará los recursos para conseguir el libro. Puede que con precios más bajos, más personas compren libros, pero eso no garantiza que los vayan a leer, ni reemplaza el interés genuino por un libro.

Sin embargo, creo que el mejor argumento para empezar a cobrarle impuesto a los libros lo dio el exdirector de la Dian Juan Ricardo Ortega, en la misma nota de prensa:

Para el exdirector de la Dian Juan Ricardo Ortega, la situación es otra: “La mayoría de libros valiosos para la humanidad ya no están sujetos a derechos de autor. En Europa, el subsidio se ha focalizado en la publicación, tecnología e investigación para publicar en formatos digitales. Esto es lo que abre el mundo de los libros a todas las personas. El IVA se debe quitar, no en los libros, sino en los servicios de internet a hogares de ingresos bajos y a los celulares para datos”.

Realmente no sé cómo estén los derechos de autor para los libros "valiosos para la humanidad" (porque, por ejemplo, para mí la saga de Harry Potter es valiosa para la humanidad porque marcó a toda una generación y revivió el interés por la lectura), sin embargo, Ortega lleva razón al señalar que hoy en día se accede a muchos contenidos por Internet, y no tanto por los libros; y parece razonable sugerir que la forma de consumir contenidos marque la pauta en la política cultural y sus impuestos.

Probablemente los nostálgicos no estarán de acuerdo — y si creen que me he dejado cosas por fuera del análisis, los invito a consignarlas en la sección de comentarios; la idea es hacer un intercambio honesto de ideas y buscar las políticas culturales que más beneficien a los ciudadanos. Ya que esos cinco billones de pesos que actualmente se dejan de recibir por concepto de IVA a los libros ciertamente hacen mucha falta en inversión social.

(originalmente en De Avanzada)

Comentarios

  1. Tiene que haber un error en algún sitio porque el presupuesto general de Colombia 2015 fue de 216,4 billones de pesos y la facturación del sector editorial en 2010 fue de casi 700.000 millones de pesos. Creo que hay un lío entre millones y billones. http://m.portafolio.co/economia/finanzas/presupuesto-2015-sera-216-billones-pesos-58208
    http://www.bluradio.com/97294/el-negocio-de-libros-en-colombia-deja-cerca-de-700-millones-de-pesos-anuales

    ResponderEliminar
  2. Creo que la exención de IVA a libros se refiere sólo a los de carácter científico y cultural Art 478 del Estatuto Tributario de Colombia ARTICULO 478. LIBROS Y REVISTAS EXENTOS: «Están exentos del impuesto sobre las ventas los libros y revistas de carácter científico y cultural, según calificación que hará el Gobierno Nacional.» Modifica el Art. 23 de la Ley del Libro: «Los libros, revistas, folletos o coleccionables seriados de carácter científico o cultural, y los diarios o publicaciones periódicas, cualquiera que sea su procedencia, continuarán exentos del impuesto sobre las ventas. Modificado Ley 788 de 2002 (Artículo 478 del Estatuto Tributario).»
    En el art 5 de la citada Ley del libro se explicita el órgano competente para decidir qué libros quedan exentos.
    Artículo 5: «El Ministerio de Educación Nacional a través del Instituto Colombiano de Cultura, COLCULTURA, tendrá a su cargo la aplicación y vigilancia de esta Ley, con la asesoría del Consejo Nacional del Libro y la Cámara Colombiana del Libro. Para tal efecto el Gobierno Nacional reglamentará lo relativo a la integración y funciones del Consejo Nacional del Libro.

    Así mismo, para todos los efectos, el Ministerio de Educación Nacional a través del Instituto Colombiano de Cultura, COLCULTURA, determinará mediante normas de carácter general cuándo los libros, revistas, folletos, coleccionables seriados o publicaciones son de carácter científico o cultural.»
    Por lo que he leído es una clasificación con un criterio estricto y sin analogías.
    La Ley del Libro recoge muchas otras obligaciones gravosas para las arcas publicas: compra de libros para bibliotecas, subvenciones postales, exenciones para materias primas, etc. Tal vez de ahí salga la cifra de cinco billones aunque no he podido comprobarlo y sigo con dudas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…