Ir al contenido principal

Respuesta a Andrade sobre "300" (Andrés Carmona)




06/02/2016.

            Gabriel Andrade es una fuente inagotable para mí. Consigue escribir de forma que me hace reflexionar y, a veces, contestarle y aprender en el proceso de réplicas y contrarréplicas. Es por eso un honor compartir blog con él y haber entablado ya varios debates sobre diversos temas como la religión, las desigualdades naturales, el juicio de Jesús, y otros temas también en los comentarios que nos hacemos uno al otro en nuestros textos.


            La semana pasada publicaba Andrade acerca de la película 300. No es la primera vez que critica una película. Ya lo hizo con la película Sócrates y con la saga Star Wars. En sus textos, Andrade critica ciertos aspectos, valores o implicaciones que cree encontrar en ellas, así como su adecuación a los hechos históricos. A Star Wars, por ejemplo, le reprocha que fomenta el vitalismo, y a Sócrates y 300 que no son muy fieles a los hechos históricos en los que se basan. De la de 300, además, indica que tiene un “tufo fascista”.

            De entrada, en cuanto a su falta de objetividad histórica, no voy a negarlo. Pero aún asumiéndolo, no me parece objetable. Quiero decir, que no me parece mal que una película no sea históricamente objetiva o fiel a los hechos. Entiendo que el cine es arte y no ciencia, y que como tal no tiene por qué enseñar ni ser fiel a ninguna realidad. Como arte que es, puede tomar prestada una parte de la historia o la realidad, precisamente, para deformarla y crear una obra artística cuyo valor sea el puramente artístico de generar emociones estéticas, independientemente de que la ficción resultante sea más o menos fiel a la realidad. No creo que exista ninguna especie de “deber moral” de fidelidad a la historia o la realidad por parte del artista que recrea hechos históricos o crea obras de arte basadas en ellos. Dichos hechos pueden ser, perfectamente, una simple excusa para su creación artística. Y lo que digo para las películas vale igualmente para novelas u obras de teatro.

            En principio, debemos entender el arte como arte, y no como otra cosa. Y asumir que lo que presenciamos y experimentamos no tiene por qué coincidir con realidad alguna. Disfrutaremos de la obra de arte y del placer estético que pueda proporcionarnos en sí misma, sin importarnos si está siendo fiel a tal hecho histórico o principio científico, porque no tiene por qué serlo. Por tanto, sería injusta la crítica que le reprocha al arte lo que no tiene necesidad de hacer. No toda obra de arte debe ser realista por decreto. Un ejemplo sería la película Malditos bastardos (Inglourious Basterds, 2009) de Quentin Tarantino, que ni es fiel a la realidad histórica de los comandos judíos que intentaron atentar contra Hitler, ni lo pretende.


            Otra cosa es que la obra de arte sí quiera ser fiel a hechos históricos o principios científicos. En ese caso sí tendrían sentido las críticas que les reprocharan no haberlo conseguido si ese fuera el caso, por ejemplo, si incurriera en anacronismos históricos, hechos no ocurridos, personajes con superpoderes o escenas que incluyeran fenómenos paranormales o anticientíficos.

            En medio de los dos extremos -las películas de pura ficción que toman la realidad o la historia como excusa para su creación, y las películas que explícitamente quieren ser fieles a esa realidad o historia-, puede haber otras que, aún presentando historias ficticias que jamás han ocurrido, sí pretendan mostrarlas tal cual podrían haber sido si hubieran sucedido de hecho. Hablo de películas, novelas u obras de arte del género histórico que, partiendo de la documentación científica acerca de algún momento histórico, crean una obra de ficción pero coherente con los hechos reales. Hay muchas películas acerca de la IIª Guerra Mundial, el nazismo o el Holocausto de este tipo, donde a partir de un personaje ficticio se intentan recrear unos hechos históricos. Valdría lo mismo para muchas novelas inspiradas o ambientadas en el esclavismo en Estados Unidos o en otros episodios de la historia.

            Otro aspecto a tener en cuenta en el caso de las películas es la limitación puramente temporal que éstas tienen, al contrario que las novelas. No es lo mismo escribir una novela de 1.000 páginas que intentar resumir ese millar de hojas en dos horas de película. Además de otras limitaciones puramente técnicas o del propio medio artístico: la novela trabaja con palabras y la película con imágenes, y hay contenidos (sobre todo los abstractos) difícilmente expresables en imágenes. Aparte de que muchas películas necesitan, de alguna forma, generar ciertas emociones si no quieren ser excesivamente lentas o aburridas, sobre todo si son de acción. Eso me lleva a ser condescendiente con ciertas licencias que los autores pueden tomarse a la hora de crear sus películas, caracterizar a los personajes o simplificar en exceso las historias. Me parece estéticamente razonable, de acuerdo al arte narrativo, simplificar el esquema en una historia de buenos y malos, caracterizando al protagonista y su antagonista a uno como bello y al otro de forma monstruosa, como recursos puramente estéticos, aunque no sean fieles a la realidad de las cosas. En la película de 300, hay que recordar que no está basada directamente en Heródoto sino en unos cómics con el mismo nombre. Posiblemente sea por eso que los persas y Jerjes aparecen casi que caricaturizados como monstruos y perversos, y los espartanos elevados a la categoría de hombres hermosos y virtuosos. Querer ser más fiel a la enorme complejidad de la historia habría convertido a la película en un documental histórico, y no en lo que es: una película de acción inspirada en unos hechos históricos que no creo que pretenda recrear exactamente tal cuales al detalle.

            En cuanto a los valores que puedan trasmitir las películas u otras obras de arte, entiendo que el autor es totalmente libre de expresar los que quiera, los comparta o no yo mismo. Y es más, puedo valorar estéticamente una película o novela u otra obra de arte sin necesidad de compartir los valores que expresa (igual que puede pasar al revés: pueden gustarme mucho los valores que intente expresar una obra de arte, y reconocer que su calidad artística es nula).

            Por otra parte, habría que distinguir los valores que de hecho el autor haya querido transmitir, de los que todos los demás podamos interpretar o creer percibir en la obra de arte. A este respecto, opino que la obra de arte, una vez creada y difundida, adquiere entidad propia y es susceptible de ser valorada e interpretada de múltiples formas, y no necesariamente de la misma que el autor, donde el autor viene a ser un intérprete más y no uno privilegiado. Si la obra de arte es realmente buena, será capaz de generar muchísimas interpretaciones y reinterpretaciones, muchas de ellas ni siquiera imaginadas por su autor. Pensemos, por ejemplo, en todas las interpretaciones que se han hecho del mito de la caverna de Platón. No creo que pueda hablarse del “verdadero sentido” de una obra de arte, sino de los múltiples sentidos que es capaz de evocar y generar, incluso a través del tiempo y muchos años o siglos después de haberse creado. Si la obra es capaz de producir esas reinterpretaciones en contextos históricos muy posteriores al de su origen, eso es que la obra de arte tiene calidad más que suficiente. Que no haya una “única interpretación verdadera” no quiere decir que cualquiera valga, siempre habrá interpretaciones evidentemente falsas se mire como se mire: por ejemplo, cualquiera que quiera ver en el Mein Kampf un elogio a la libertad, la igualdad o la fraternidad.

            Volviendo a la película de 300 para acabar, Andrade creo que asume en gran parte lo que he dicho, aunque dice hacia el final del texto:

Para conseguir otros efectos estéticos, no está mal inspirarse más bien en Heródoto y las licencias poéticas. Pero, que una película tenga méritos estéticos no implica que no sea moralmente terrible, tal como lo demuestra El triunfo de la libertad [sic]. Y, lamentablemente, como esa misma película, 300 tiene un fuerte tufo fascista.

             Me parece que la comparación es injusta. El triunfo de la voluntad es una película propagandística del nazismo realizada directamente con esa intencionalidad política. No creo que 300 pretenda lo mismo ni mucho menos. A mi modo de ver, lo que a Andrade le parecen tufos fascistas en la película (militarismo, eugenesia, violencia, etc.) son los valores propios de la sociedad espartana de la época, pero que solo anacrónicamente pueden considerarse fascistas. Andrade dice que “Esparta, además, tiene la infamia de ser lo más cercano al fascismo en la antigüedad”. Pero es que eso sería cierto de Esparta y de cualquier otro sistema político despótico del pasado (ya fuera el Egipto de los faraones, el Imperio romano o el imperio azteca). Salvando excepciones, pocas sociedades del pasado no eran militaristas, eugenésicas, violentas, etc.

No me parece que 300 esté difundiendo ningún mensaje fascista, ni siquiera me parece que quiera hacer una loa a esos valores violentos, etc. A mi modo de ver, más bien lo que expresa 300 son los valores que Nietzsche llamaría de la moral de señores o del superhombre, y que él mismo relacionaba con esa Grecia antigua y pre-socrática. Los valores expresados en la película, y en la propia historia del paso de las Termópilas, serían esos valores nietzscheanos del honor, la valentía, la fortaleza, la firmeza, la constancia, la superación, etc., y que estarían realizados en el hecho de que tan solo 300 espartanos fueran capaces de enfrentarse a un ejército de 250.000 soldados persas. Cierto es que los nazis tomaron a Nietzsche como referente, pero eso no hace nazi a Nietzsche automáticamente. La interpretación nazi de Nietzsche me parece demasiado sesgada y forzada e incoherente con el planteamiento filosófico completo del filósofo (suponiendo que exista tal coherencia en su filosofía, que ese sería otro cantar).
Imagen tomada de: http://www.stephenhicks.org/2015/05/24/on-hitlers-degree-of-intellectualism/
 
Otra interpretación distinta (o una interpretación más libre y subjetiva por mi parte, si se quiere así), de dichos valores nietzscheanos de la película 300, sería tomarlos por analogía con los retos a los que nos enfrentamos en la vida real: Leónidas y los espartanos seríamos cada uno de nosotros, Jerjes y su ejército serían las injusticias, la pobreza, la ignorancia, la violencia, y todos los grandes males que asolan la humanidad. Aún así, ser como Leónidas y sus 300 soldados sería enfrentarse a esos males sin miedo, con inteligencia, con valor y estando dispuestos a darlo todo por vencerlos y a morir en el intento antes que ser esclavo. Una interpretación así, desde luego, no tiene nada de fascista sino todo lo contrario. Sea como sea, que una misma película pueda dar lugar a diversas interpretaciones como la de Andrade o la mía, lo que viene a mostrar es lo que decía antes: que tiene suficiente calidad como para conseguirlo.

Andrés Carmona Campo. Licenciado en Filosofía y Antropología Social y Cultural. Profesor de Filosofía en un Instituto de Enseñanza Secundaria.

Comentarios

  1. Gracias por las cariñosas palabras.
    1. " Me parece que la comparación es injusta. El triunfo de la voluntad es una película propagandística del nazismo realizada directamente con esa intencionalidad política. No creo que 300 pretenda lo mismo ni mucho menos".
    Respondo: Hubo gente que, en 2007, sí atribuyó a la película una clara intención de propaganda política. En aquella época, había algún ruido de sables respecto a Ajmidineyad y el programa nuclear de Irán. Se vio la película como una oportuna satanización de los persas.
    2. "Me parece estéticamente razonable, de acuerdo al arte narrativo, simplificar el esquema en una historia de buenos y malos, caracterizando al protagonista y su antagonista a uno como bello y al otro de forma monstruosa, como recursos puramente estéticos, aunque no sean fieles a la realidad de las cosas".
    Respondo: Yo sería más crítico. Pensemos en los westerns. Los indios norteamericanos, con mucha razón, se quejan de los estereotipos en las películas de John Wayne. Nadie duda de la maestría estética de un western. Pero, es legítimo el reclamo de los indios.
    3. Yo no comparto esa simpatía por Nietzseche, y sí creo que estuvo más cerca del nazismo de lo que tú y muchos otros están dispuestos a admitir. Esos valores de valentía, fortaleza, etc., retóricamente suenan muy bien, pero muy comúnmente, son aplicados con mucha facilidad en prácticas fascistas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…