Ir al contenido principal

Los sesgos cognitivos (2)


José Luis Ferreira

En la entrada anterior hablé de tres sesgos cognitivos que mostramos los seres humanos a la hora de tomar decisiones en situaciones de incertidumbre tal como fueron detectados y presentados por Kahneman y Tversky. En esa primera entrada dedicada al tema traté el sesgo de representatividad. Hoy toca el sesgo de disponibilidad.

Es, tal vez, el más sencillo de explicar: tendemos a creer que es más abundante o probable aquello de lo que podemos generar ejemplos más fácilmente.

Son varios los experimentos sencillos que se pueden hacer para ilustrar varias versiones de este sesgo. También he reproducido algunos de ellos en clase con los resultados previstos. No fallan.

1.- (En inglés) ¿Hay más palabras que comienzan con la letra "r", como run, o que contienen la letra "r" en tercera posición, como car? Las opiniones son siempre favorables al primer caso, cuando la realidad es que abundan más las segundas. La razón más plausible de esta discrepancia es que es fácil pensar ejemplos del primer tipo que del segundo. Un ordenador no tendría problemas en encontrar ambos, pero el mecanismo de búsqueda de nuestra mente encuentra mejor unos ejemplos que otros.

2.- En un grupo de 10 personas hay que formar un comité formado por un subgrupo de ellas. ¿Cuántas combinaciones son posibles para elegir uno de 2 personas? ¿Y uno de 8? De nuevo, las respuestas estiman en un mayor número los comités posibles de 2 personas. A nada que pensemos debe quedar claro que deben ser las mismas combinaciones. Cada comité de 2 personas define uno de 8 (los que no se eligen), pero es más fácil pensar en combinaciones de 2 que en combinaciones de 8.

3.- Este es un caso tomado de un experimento hecho por una pareja de psiquiatras: Se presenta a una serie de personas datos sobre varios pacientes mentales ficticios. Los datos son un diagnóstico clínico y el dibujo de una persona hecho por el paciente. Se encontró que se exageraba la correlación entre diagnóstico (p.e., paranoia) y características del dibujo (p.e., una forma peculiar en el dibujo de los ojos). De hecho, se encontraban incluso correlaciones que no existían o que eran justo las contrarias.

Así somos. Es difícil, incluso con entrenamiento, sustraerse a estos sesgos. Un médico puede no solo tener una muestra sesgada del éxito de sus tratamientos (porque la muestra de población que trata es ya sesgada o porque los que están contentos vuelven y los que no, no), sino que además puede recordar más los éxitos que los fracasos. Los éxitos se recuerdan y los fracasos se achacan a razones espúrias o simplemente se olvidan. O no, puede que un médico especialmente raro se acuerde más de los fracasos. Lo que importa es señalar que es casi imposible no estar sesgado en nuestras apreciaciones personales. Para evitar eso se inventó el método científico. No aplicarlo en medicina no es mala práctica, es un crimen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…