Ir al contenido principal

Zizek: el gran "shock jock" de la filosofía (Gabriel Andrade)

            En mi libro El posmodernismo ¡vaya timo! me ocupé de autores como Derrida, Lacan, Lyotard, Baudrillard, Foucault, y otros charlatanes más. Todos ésos están ya muertos, y si bien su nefasta influencia sigue vigente hoy, ya han pasado a un segundo plano. En cambio, de la gran estrella posmoderna del momento, Slavoj Zizek, no hice ninguna mención.
            Lo mismo que la mayoría de los otros gurús posmodernos, a Zizek no se le entiende casi nada. Yo he hecho algún vano intento de leer sus libros y artículos, pero ha resultado una experiencia muy desagradable, pues siento que he perdido el tiempo tratando de comprender algo que es, sencillamente, incomprensible en su mayor parte.

Zizek dice dos o tres cosas más o menos comprensibles, pero hasta ahí. Repite las críticas habituales en contra del capitalismo: este sistema genera grandes desigualdades, contamina el planeta, aliena a través del consumismo, y adormece a las masas. Nada que Marx no hubiera dicho ya hace siglo y medio. Pero, Zizek trata de adornar su retórica con algunos intentos de chistecitos que, sólo a veces, se entienden o son realmente cómicos.
            Su aura de gurú tiene que construirse con comentarios sobre temas de la más diversa índole. En espacios comprimidos, Zizek puede hablar, no siempre en una integración coherente, de temas tan variados como la película Kung Fu Panda, Stalin, la eyaculación en la boca a las mujeres, o el suicidio. Y, como no puede faltar en cualquier posmoderno, pronuncia disparates como el “suicidio metafísico”, “el amor es violencia”, “la masturbación es obscena”, “no todos somos humanos”. Su maestro, Lacan, quien alguna vez dijo, “cuanto menos me entiendan, mejor”, estaría muy complacido.
            ¿Cuál es, entonces, el encanto que genera Zizek? Obviamente, no es su talento filosófico (pretender integrar a Ayn Rand y Lenin, dos antípodas ideológicas, en un solo pensamiento filosófico, no es muy filosóficamente consistente). El éxito de Zizek es, sencillamente, su capacidad histriónica, su indiscutible aptitud para hacer una mise-en-scene con su propia vida.
            En Grecia, los actores se colocaban las máscaras. Se sabía muy bien que, al final del espectáculo, el actor iba a su casa y vivía como el resto de la gente. Eventualmente, en la historia del teatro los actores se despojaron de sus máscaras, pero se seguía sabiendo que, al final de la obra, el personaje y el actor quedaban separados. El siglo XX cambió eso. Surgieron personajes cuyos actores asumían ese papel en todo momento. Su propia vida era la mis-en-scene. Salvador Dalí fue un pionero de esta técnica, con todas sus excentricidades y aura de misterio y reverencia con la cual cubrió su vida. Ya en el siglo XXI, las masas pedían más: querían ver a los actores asumir su personaje, no solamente en el estudio o el teatro, sino en sus vidas diarias. Surgieron así los reality shows.
            Zizek ha perfeccionado la técnica histriónica de Dalí. No es tan excéntrico (ni tan talentoso) como el gran pintor. Pero, ha sabido usar los mass media mucho mejor, y sabe asumir ante las cámaras un personaje que le rinde dividendos. Sus libros son tremendamente aburridos y disparatados. Pero, es capaz de asumir gestos jocosos (se toca la nariz continuamente), contar un chiste en el momento adecuado, y burlarse de sí mismo (frecuentemente se considera a sí mismo un tipo con problemas psicológicos, y en alguna ocasión ha dicho que él es un monstruo). Los libros de Zizek generarán bostezos de hipopótamo. Pero, por ejemplo, la película Zizek! (dirigida por Astra Taylor), es entretenida, no por la relevancia de lo que dice Zizek (no hace más que repetir los mismos disparates y trivialidades de sus libros), sino por lo gracioso de un personaje que raya en lo caricaturesco.
            Zizek es, pues, el Cantinflas de la filosofía. Nos reiremos con él, y desearemos tomar una cerveza con él. Dudo mucho de que queramos brindar un trago a tipos aburridos y sin el menor sentido del humor, como Noam Chomsky. Pero, mientras que Chomsky ha destacado por decir cosas muy interesantes (sus posturas políticas pueden ser cuestionables, pero al menos es un hombre que invita a reflexionar), lo de Zizek es charlatanería pura y dura.
            Está muy bien que Cantinflas pronuncie disparates en la escena final de Ahí está el detalle (y que, insólitamente, en esa clásica película, los personajes más serios terminen hablando como él). Los bigotes de Dalí, así como las tonterías que decía en entrevistas, pueden contar con nuestra aprobación. Todos sabemos que Cantinflas (el personaje; el actor siempre fue muy sobrio) y Dalí eran charlatanes, y nunca pretendieron que se les tomara en serio.
No sé si Zizek pretende que se le tome en serio. Pero, lamentablemente, los jóvenes sí lo hacen. Y, ahí está lo lamentable de todo esto. Cantinflas puede ser una necesaria distracción para el estudiante de filosofía, pero nunca en la facultad de filosofía se admitiría una tesis sobre la brillantez de la retórica cantinflesca. En cambio, es muy preocupante que un estudiante de filosofía no conozca sobre lógica, ética o epistemología, pero sea un “experto” en la rimbombancia impenetrable de Zizek, y que los profesores no vean mayor problema en esto.
Más aún, en medio de sus disparates y chistes, Zizek dice cosas verdaderamente escandalosas. En el mundo del espectáculo, hay gente que hace carrera asumiendo el papel de shock jock: locutores que ganan fama diciendo barbaridades en los micrófonos, sólo para captar atención (el norteamericano Howard Stern es quizás el más infame de todos). Pues bien, cuando no es el Cantinflas de la filosofía, Zizek a veces quiere ser el Howard Stern de la filosofía. Ha dicho, por ejemplo, que Hitler debió haber sido más violento, y que Gandhi no logró gran cosa en la India. Pero, quizás el instrumento de shock mediático que más dividendos le ofrece, es su uso de la imagen de Stalin. Zizek trivializa continuamente las atrocidades cometidas por el brutal dictador, presentando su vida y sus ideas en un aura de sublimación estética. El joven que queda encantado ante la personalidad de Zizek, empieza a pensar que quizás Stalin no fue tan malo.

            Zizek, que tanto critica la sociedad de consumo, ha hecho renombre convirtiéndose él mismo en una franquicia. Ya hay productos de consumo con su estampa. Guy Debord ya advertía en la década de 1960 sobre la llamada “sociedad del espectáculo”. En cierto sentido, sus advertencias han sido proféticas. Pues, incluso la filosofía, aquella actividad que esperaríamos que fuera de las más inmunes a las trivialidades del entretenimiento masivo, ha sucumbido a esta tendencia. Y, Zizek, en su continua mis-en-scene, es una de sus estrellas principales.

Tristemente, hay una enorme ironía en todo esto. Los shock jocks como Zizek salen ganando, aun cuando se les someta a duras críticas, pues como cínicamente siempre han dicho, “la publicidad mala no existe; toda publicidad es buena”. Quizás lo más sano sea ignorar a los charlatanes (tal como Chomsky ha recomendado hacer con Zizek), pero precisamente, esta gente ya gana con el mero hecho de que nosotros recomendemos ignorarlos.

Comentarios

  1. Vaya, el otro gurú de la filosofía naukas es Gabriel Abdrade. No me sorprende la nefasta influencia que has ejercido en sujetos como Galarza o en Schwarz (oxímoron que niega la filosofía y la usa).
    Lo irónico del asunto es que lejos de que al autor que criticas diga disparates o no, seas un artista de la sofisteria y la falacia ad-hominem de libro.
    Habría que agregar la tonterías de Andrés Carmona como que la homeopatía no puede funcionar porque no hay anticonceptivos homeopáticos o las mentiras de Bunge acusando a Benveniste de fraude, al historial de libros Laetoli y de las farsas de Mulet. Me has hecho el día. Supongo que en tu libro podre encontrar esa mezcla de filosofo que acusa años demás de charlatanes mientras difunde la religión bungueana impresionados porque el gurú usa matemáticas y lógicas en sus Tratados de semántica y lógica, aunque en ciencias duras nunca haya aportado nada en concreto más allá de publicar comentarios en revistas de física nuclear o que le acepten sus calumnias de "análisis" de su criterio de demarcación chafa que se lo desmonte en 10 minutos sin que Bunge se diganara a responder.
    Podría ser ¿ARP SAPC vaya timo el próximo titulo de un libro corto?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…