Ir al contenido principal

Un no es un no

José Luis Ferreira

La mejor forma de que no te roben la cartera es llevarla a buen recaudo. La mejor forma de evitar que te violen es no vestir con ropa demasiado ligera.

No sé si las dos afirmaciones anteriores son ciertas o no. Los expertos dirán. Lo curioso es la reacción distinta que suscitan. Podemos decir que llevar la cartera muy a la vista es "provocar", como llevar según qué ropa. En ningún caso esto tiene por qué implicar culpa por parte de la víctima. El que lleva la cartera a la vista tiene tanto derecho a ir así como la mujer que viste como quiera.

Sin embargo, si uno recomienda no llevar la cartera de esa manera no suscitará ninguna reacción particular. Si uno recomienda no vestir según de qué manera, sí ocurrirá. En un caso reciente, la razón parecía deberse a la manera en la que se habían dicho las cosas, diciendo que no hay que vestirse como putas. ¿Es solo eso? Si se hubiera empleado una expresión más respetuosa ¿no habría habido ninguna reacción? ¿se habría tomado nota de esa posible manera de evitar la violación, como en el caso de la cartera?

Creo que no. Después de mucho lenguaje machista y de una historia de privación de derechos a las mujeres, seguramente que aflorarían susceptibilidades.

Sí, pero ¿llevarían razón estas reacciones susceptibles? Creo que todo depende de cómo se valore la falta de libertad que implicaría cumplir con ese cuidado. Llevar la cartera bien guardada no coarta mucho la libertad de uno. No vestir como uno quiere, limita más. Claro que también supone una merma de libertad el no poder circular por todos los barrios que uno quiere a la hora que uno quiere.

Hay una circunstancia más que puede añadir algo de luz al porqué de las reacciones, que pueden servir de presión para que la sociedad ponga todavía más medios para evitar las violaciones o vejaciones hacia las mujeres. Entiéndase que, en ese caso, quien hace la presión entiende (o debe entender) que la afirmación (la relación entre la manea de vestir y la violación) bien puede ser cierta, pero que no se le presta atención a ese hecho para prestársela toda al castigo al violador y la posible complicidad de algunas actitudes machistas.

En todo caso, esa sería una presión social. Individualmente, cada madre y cada padre ¿cómo le recomendaría ir vestida a su hija a una taberna de puerto adonde llegan marineros tras semanas sin ver a una mujer?

Aquí alerté hace tiempo acerca de frivolizar con estas cosas.

Comentarios

  1. Ummm, el paralelismo que has hecho es muy peligroso. ¿Debemos pensar en que es bueno llevar un burka para pasar por una taberna de puerto?.
    Creo que lo terrible es que lo que sigue estando detrás es que la forma de vestir de una mujer está asociada a sus ganas de gustar. Esto no pasa con un hombre. Piensa en el ejemplo con sexos contrarios, a qué no convence igual?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¿Debemos pensar en que es bueno llevar un burka para pasar por una taberna de puerto?"

      No, no es bueno, ni se deduce de lo que digo. Pero si por la razón que sea te encuentras en un pueblo tomado por ISIS y obligan a ello, ¿qué haces? ¿le dices a tu hija que vaya como quiera? Creo que no.

      Que sea bueno o malo asociar la forma de vestir de una mujer no es lo que se discute en la entrada, sino cómo reaccionar cuando en la sociedad o en una parte de ella hay esos comportamientos. Una cosa es lo que políticamente impulsemos o las acciones que se tomen como grupo y otra la acción que uno toma en cada situación. No tienen por qué ser las mismas acciones.

      Eliminar
  2. La cuestión, creo, es hacer uso inteligente de la libertad. Hablas de ciertos barrios y, en la misma onda, se me ocurre este ejemplo: ¿cuántas personas, haciendo uso de su libertad para moverse por el mundo, se irían hoy a pasar la luna de miel en Siria? Pues eso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…