Ir al contenido principal

Las propiedades emergentes


José Luis Ferreira

De vez en cuando sale a relucir el tema de las propiedades emergentes. En una entrada antigua los comentarios fueron por esos derroteros (véanse a partir del 16). Más recientemente, en el Otto Neurath intervine en una discusión sobre el tema. Resumo aquí mi posición.

Primero seleccionaré una definición de propiedad emergente que sea operativa. Es decir, que esté lo suficientemente bien definida para poder aplicarla allá donde presume que puede ser aplicada. Frases como "el todo es mayor que la suma de las partes" no constituyen buenas definiciones. La definición de propiedad emergente como aquella no deducida a partir de otras propiedades identificadas como primitivas en un sistema sí es operativa y, según creo, responde bastante bien a lo que se suele identificar como propiedad emergente. Se suele usar el concepto de "reducción" en lugar del de "deducción", pero creo que el segundo es más claro, por cuanto sabemos lo que es una deducción lógica, pero no sé si sabemos lo que es exactamente una reducción.

Fijémonos que esta definición implica que las leyes de Kepler no son propiedades emergentes, por cuanto pueden ser deducidas a partir de las leyes de Newton.

Hay dos razones por las cuales una propiedad no pueda ser deducida a partir de las propiedades primitivas (hoy por hoy, las de la física de partículas). La primera es que las propiedades emergentes no estén implicadas por las propiedades primitivas (como quien afirma, por ejemplo, que la vida o la consciencia no pueden ser explicadas por la física). La segunda es que, aunque las propiedades emergentes sí puedan ser causadas por las propiedades primitivas, a los seres humanos se nos está negado entender esa causación por la gran complejidad del tema.

No es debatible si hay propiedades emergentes por la segunda razón. El reconocer la limitación de la mente humana es lo que hace que la biología no se empeñe en deducir todos sus conocimientos a partir de la física de partículas y tenga sus propios elementos primitivos. De igual manera, los elementos primitivos de la economía tampoco son los de la física, sino otros como las preferencias de los agentes y cosas así.

El debate filosófico se refiere, según entiendo, a la posibilidad de propiedades emergentes por la primera razón. Que yo sepa, no tenemos un solo ejemplo en el que esto suceda. Es decir, no tenemos una demostración (un contraejemplo bastaría) de que algún aspecto de la psicología, por ejemplo, sea incompatible con las leyes de la física. Hay quien habla de qualias, como elementos que añadir al universo, pero nadie los ha encontrado. Como hipótesis de trabajo, los qualia tampoco son útiles en ningún sentido. No se sabe dónde buscarlos, qué propiedades tendrían ni qué líneas de investigación podrían abrir.

Hay una cosa que sí se puede decir y es que, en nuestros modelos científicos, hay propiedades de unos que no se deducen de propiedades de otros (por ejemplo, las propiedades de la Teoría de la Relatividad no se deducen de las de la Mecánica Cuántica. Eso es todo. En los modelos sí hay propiedades emergentes debidas a la segunda razón. Pero, en esos mismos modelos, lo que abre líneas de investigación es justamente el establecer mejores modelos en los que se pueda establecer la conexión entre unas propiedades y otras.

La contentura de decir "esto es una propiedad emergente debido a la primera razón" es una actitud que no aporta nada al quehacer científico, por cuanto es una afirmación gratuita, que nunca aporta una demostración de que esa propiedad será, efectivamente, emergente por la primera razón en cualquier modelo científico que quiera explicar la realidad.

Por último, quisiera resaltar una falacia que sale a menudo. Dice así: el que propone que una propiedad es reducible a las primitivas es quien debe aportar la prueba de ello, por tanto hasta que tal cosa no ocurra, la propiedad será emergente. Muy bien, pero eso no dice nada acerca que deba ser emergente por la razón primera. De hecho, proponer la razón primera como el status quo implica añadir más propiedades al conjunto de las primitivas y eso, sin necesidad, va en contra de la navaja de Occam.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…