20 de diciembre de 2015

El caso Mortara

José Luis Ferreira

Allá por el año 1858, una sirvienta cristiana de catorce años en casa de una familia judía moja con agua a uno de los hijos de la familia, Edgardo Mortara, de ochos años. Considerando que esa acción hace del niño un cristiano, el papa Pío IX, en cuyos estados papales se desarrolló la historia, decide que debe ser apartado de su familia, ya que un cristiano no puede ser criado por judíos.

Aquí se puede leer la historia completa y aquí unas disparatadas argumentaciones que todavía hoy hacen algunos católicos.

De esta historia resaltan tres hechos. Los dos primeros son obvios. Quisiera hacer hincapié en el tercero:

1. La crueldad de la religión católica, que veía como natural este tipo de acciones. Eso por no hablar de lo absurdo de las creencias que llevaron a esa situación.

2. El fanatismo, también religioso, de los padres de Edgardo, que podían haber recuperado al hijo simplemente declarándose católicos.

3. La respuesta que uno invariablemente obtiene cuando presenta esta historia ante algún católico, y es que, dado el punto 2., no era para tanto el punto 1.

3 comentarios:

  1. Conocía esta triste caso desde hace años. Creo que hoy hay algún paralelismo, en casos de adopción interracial en eeuu. Padres amorosos blancos han criado hijos adoptados negros, pero los lideres negros dicen que loa negros no deben ser criados por blancos. En muchos casos, ha habido ordenes judiciales para arrebatar los hijos adoptivos a los blancos, y entregárselos a padres adoptivos negros

    ResponderEliminar