Ir al contenido principal

¿Un Corán 'bueno'?



por David Osorio (@Daosorios)

La semana pasada, un grupo de eruditos islámicos lanzó The Study Quran, una versión en inglés de un Corán moderado y comentado. CNN reportó sobre el suceso:

Tras diez años en de trabajo, "The Study Quran" es más que una refutación a los terroristas, dijo Seyyed Hossein Nasr, un intelectual de origen iraní y editor en jefe del libro. Su objetivo era producir una traducción precisa e imparcial comprensible para musulmanes, académicos y lectores en general de habla inglesa.

Los editores prestaron especial atención a los pasajes que parecen tolerar el derramamiento de sangre, explicando en extensos comentarios el contexto en el que ciertos versículos fueron revelados y escritos.

"Los comentarios no tratan de eliminar u ocultar los versos que se refieren a la violencia. Tenemos que ser fieles al texto", dijo Nasr, un profesor veterano en la George Washington University.

[...]

En muchas páginas de "The Study Quran", ese comentario ocupa más espacio que los versos, por lo que el libro se parece a una versión musulmana del Talmud judío.

Y por primera vez en la historia islámica, dijo Nasr, este Corán incluye comentarios tanto de eruditos chiitas como sunitas, un paso pequeño pero importante en un momento en el que las dos sectas musulmanas están en guerra en Medio Oriente.

Aunque la idea es noble, me parece intelectualmente deshonesta, al fin y al cabo, ¿por qué serían más legítimas estas interpretaciones que la del Daesh? Todos hacen cherry picking, unos para justificar su sed de sangre y otros para lavarle la cara a su absurda superstición.

Si el libro con las instrucciones sobre cómo funciona el mundo, cómo debemos tratarnos entre nosotros y cómo debemos organizarnos políticamente requiere comentarios más largos que los propios versos con las instrucciones a fin de evitar matanzas día y noche por cualquier nimiedad, no parece una herramienta muy útil en primer lugar.

La propuesta también es autoderrotista: si necesitas estar actualizando tu libro de pócimas —o 'interpretándolo' diferente— cada 700 años, porque se queda atrasado frente al progreso de la civilización, tal vez no es la mejor fuente para derivar tus valores.

Si ya están en el proceso de elegir qué partes les gustan y cuáles no (o cuáles se pueden interpretar 'alegóricamente'), bien podrían tomar un atajo y adoptar de una vez por todas el respeto a los derechos humanos y las libertades individuales como el estándar-oro para comportarse con los demás y gobernar. Entiendo que hay quienes, biológicamente, no pueden hacerlo y ojalá este libro sirva para prevenir nuevos ataques terroristas de su parte — pero partir de que hay una verdad absoluta, incuestionable e inmutable (ohh, la ironía) es una receta que garantiza el sufrimiento.

Lo hemos visto con el cristianismo, por ejemplo. La gran mayoría de fundamentalistas gozarían con privar a los LGBTI de sus derechos, a pesar de que la Biblia es bastante clara en que deben ser asesinados. Es bueno que no apliquen al pie de la letra su doctrina pero, ya puestos, igual podrían desechar todo el libro por completo y ahorrar sufrimiento y la futura gimnasia mental. Lo mismo es cierto con el islam.

(originalmente en De Avanzada)

Comentarios

  1. Lo mismo es cierto para el Corán, efectivamente, y para la Biblia, los Vedas, e incluso para el "Mein Kampf" de Hitler o para cualquier otro texto. Con la debida exégesis, hermenéutica, contextualización, analísis lingüístico y todo lo que queramos (y a veces bastante cara dura), es posible encontrar cualquier tesis como la principal en cualquiera de esos textos e interpretar el resto en función de ella. Y luego decir que los fanáticos es que "malinterpretan" ese significado "profundo". En el caso de los textos religiosos es más grave, porque siempre queda la duda teológica de que, si Dios es perfecto y todopoderoso, y quería decir, en el fondo, que nos quisiéramos todos como hermanos, a ver por qué inspiró a los autores del texto a decir que matemos a los infieles en vez de que les amemos. Porque siendo capaz de crear todo un mundo desde la nada, a ver qué trabajo le costaba haber hecho lo otro también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

La hipocresía a veces se acompaña de Mariachi.

Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

El mariachi es una tradición musical (y/o género típico) del occidente de México que se remonta aproximadamente al siglo diecinueve (Wikipedia). El grupo musical es compuesto regularmente por ocho músicos quiénes, en su habitual manera de cantar, engalanan las fiestas mexicanas además de ser el género al que recurrimos los mexicanos cuando queremos pistear (tomar) en plan de despecho. 
Pero a su vez, por estar tan perneado en la cultura mexicana, las despedidas célebres, las fiestas patrias o eventos especiales suelen estar acompañados al son de Mariachi
Y es precisamente por eso último que toma nombre, y forma, mi artículo de esta semana.

Antes quisiera emitir una disculpa por publicar un día después pero cuestiones de trabajo, y llegar a casa full, hicieron imposible acudir puntual a mi cita. Espero no fallar próximamente. 
Como suelo ser una persona algo inquieta tengo la oportunidad de vivir y presenciar diferentes eventos, desde los más mundanos h…