Ir al contenido principal

Es que lo tengo que hacer yo todo


José Luis Ferreira

Durante los primeros años de la revolución cubana Fidel Castro solía coger un jeep para recorrer la isla. En sus viajes daba órdenes sobre cómo hacerlo todo, desde dónde poner una escuela hasta cómo plantar la cosecha.

Este proceder tuvo dos consecuencias. La primera, obvia, que muchas de las órdenes carecían de sentido y eran ineficientes. La segunda, más sutil, es de mayor calado. Nadie se atrevía a hacer nada hasta que no llegara Fidel con su séquito. Los errores se enmiendan y de ellos se aprende, pero de la falta de iniciativa no hay nada que aprender y conduce al equilibrio que llevan sufriendo los cubanos durante medio siglo.

Ese equilibrio es muy vicioso. Como nadie hace nada, el dirigente cree que lo tiene que hacer todo y como el dirigente lo manda todo, nadie tiene incentivo a hacer nada. Sé que es una gran simplificación, pero este mecanismo ofrece una explicación clara y sencilla de muchas cosas observadas.

La revolución cubana es solo un ejemplo. Todos conocemos padres que ordenan el más mínimo aspecto de la vida de sus hijos, personas que creen que tienen que ocuparse de toda la intendencia de su pareja o jefes incapaces de delegar en los demás. Esta actitud, además de no incentivar la participación de la otra parte, puede tener por consecuencia que esa otra parte, además de no tener incentivo a hacer nada, lo que es malo, no acabe de aprender a hacer las cosas, lo que sería peor.

Con todo, esto último me parece que ocurre las menos de las veces. A menudo sucede que la dictadura se acaba, el hijo se va de casa, la pareja se separa y el jefe se retira y a menudo en estos casos el gran dirigente, los padres, el cónyuge y el jefe se sorprenden que su tutelado sea capaz de valerse por sí mismo.

Todo por no entender lo que es un equilibrio.

Comentarios

  1. Hasta donde se, en realidad lo del jeep era un despliegue mediático. Fidel no hacia estas cosas sin la cámara, y por eso no lo hizo muchas veces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía esa historia en la memoria, pero no he podido encontrar fuentes. Admito que pueda ser apócrifo. Para el argumento de la entrada no importa. No es acerca de Cuba, sino de ejemplos reales o imaginados, sobre el tema que trato.

      Eliminar
    2. Sí, claro, y el argumento es muy, muy acertado. Lo estoy viviendo en carne propia. He sido un burócrata desde los 23 años, y me he acostumbrado a recibir la paga del Estado, sin buscar negocios adicionales. En una época, viví bien. Pero, ahora con nuestra crisis, no gano más de 50 dólares al mes. Tengo ahora 35 años. 12 años esperando que el Estado me lo hiciera todo, ha hecho que, ahora, yo sea un total inepto para emprender algún negocio.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…