Ir al contenido principal

A veces, la gente se muere



por David Osorio (@Daosorios)

A veces, la gente muere. Esta sencilla e inescapable realidad de la existencia parece ser demasiado simple para algunos magufos, que ven conspiraciones en todas partes.

De hecho, habiendo millones de charlatanes en el mundo, cabe esperar que en un año cualquiera mueran varios cientos o miles de traficantes de miedo y vendedores de falsa esperanza, y 2015 no ha sido la excepción.

Entre junio y julio, alrededor del mundo —que tiene 7 mil millones de personas— murieron los charlatanes Jeff Bradstreet, Baron Holt, Bruce Hedendal, Teresa Sievers, Lisa Riley, Ronald Schwartz y Nicholas González. Entonces nació la teoría de la conspiración de que alguien los está matando por ser 'alternativos'.

La cosa iba a quedar ahí, pero entonces los homeópatas alemanes decidieron drogarse, Brian Scott Short mató a su familia y luego se suicidó, y el estafador Mitchell Gaynor apareció muerto.

Y resulta que todos esos eventos se 'explican' con "los están matando", a pesar de que Bradstreet se suicidó, los 30 homeópatas alemanes siguen vivos y Short pinta en el mundo de la 'medicina' alternativa tanto como un payaso en una funeraria.

A este ritmo, todas las muertes del año tendrán el mismo culpable. O puede ser que a veces la gente se muere, sin necesidad de una agenda y conspiración a nivel mundial. Lo cierto es que alguien necesita con urgencia una explicación de la navaja de Occam.

(originalmente en De Avanzada)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…