3 de septiembre de 2015

Sí, el árbol que cae hace ruido cuando no hay nadie para escucharlo



por David Osorio (@Daosorios)

Como sabrán los lectores habituales, no tengo el mayor aprecio por la filosofía; no entraré en las razones de esto, pero baste decir que me parece que buena parte de la filosofía entorpece el proyecto de conocimiento humano y obstaculiza el progreso.

Caso en concreto, la pregunta de si un árbol hace ruido al caer si no hay nadie cerca. De hecho, la pregunta realmente esconde otra pregunta detrás: ¿es la realidad objetiva o es creada por nuestras mentes?

A los posmodernistas les encanta pensar que la realidad no existe y que es creada por nuestros sentidos, a lo Matrix, pero no podrían estar más equivocados — en esta ocasión, la historia de la medicina y la paleopatología ofrecen respuestas.

Hace unos días, una amiga me preguntó cómo podía estar seguro de que la realidad no es creada por nuestros sentidos. Yo respondí que es la hipótesis que mejor se ajusta a los hechos conocidos: muchas personas y animales murieron de enfermedades que hoy son explicables con la teoría microbiana de la enfermedad, sin que hubiera posibilidad alguna de que imaginaran —tantos, en distintas épocas, con distintas ideas sobre el mundo— que eran atacados por microorganismos (y no empecemos con los animales).

Tampoco es plausible que en el 3000 antes de nuestra Era, se hiciera una descripción precisa del cáncer de seno sin que se tuviera noción alguna del concepto de cáncer. Siguiendo con las enfermedades degenerativas, los que dicen que nosotros creamos la realidad, necesitan hacer mucha gimnasia mental para explicar la presencia de aterosclerosis en sociedades de cazadores-recolectores, quienes ni siquiera alcanzaban a imaginar en sus sueños más salvajes los conceptos de arteria, glóbulos blancos, colesterol o triglicéridos.

Volviendo al árbol: el sonido son ondas mecánicas que se propagan a través de un medio, debido a las oscilaciones en la presión del aire. Al caer, el árbol afecta la presión atmosférica, generando ondas mecánicas que se propagarán incluso si no hay nadie que las escuche.

(Una respuesta más rápida, aunque menos científicamente informada, habría sido que la premisa se autoderrota, pues si la realidad es creada por nuestra percepción, el árbol no podría caer en primer lugar ya que eso requeriría de que nuestra percepción creara la Gravedad y no estábamos cerca para hacerlo.)

(publicado originalmente en De Avanzada)

9 comentarios:

  1. "no tengo el mayor aprecio por la filosofía"

    Y se nota. Exceptuando las entradas de Manuel Corroza, esto no es un blog de filosofía. Aquí solo se dan puñetazos encima de la mesa y contra la bestia negra relativista. Afirmar que, para los "postmodernistas", la realidad no existe o es creada por nuestros sentidos, demuestra lo poco que el autor conoce a su enemigo. Por si apetece profundizar en el tema con menos irritación en la pupila, recomiendo de nuevo esta mesa redonda en la fundación Juan March con José Manuel Sánchez Ron, Emilio Muñoz, Javier Echeverría, Miguel Ángel Quintanilla y Quintín Racionero, sobre ciencia y postmodernidad:
    http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=2811&l=2

    P.D. Como en la entrada anterior, imagino que este comentario tampoco pasará la censura de los administradores del blog y dormirá el limbo de los datos perdidos.

    ResponderEliminar
  2. No es tan sencillo. "Sonido" puede significar lo que estudia la física del sonido, pero también puede significar la sensación que el sonido físico produce al afectar a nuestros oidos y cerebros. Esa sensación es algo distinto, y puede ser provocada por estímulos que no son sonidos fisicos (p.ej., corrientes eléctricas directamente aplicadas en ciertas neuronas). Este segundo tipo de sonido NO ocurre si cae un árbol cuando no hay nadie para oirlo.

    ResponderEliminar
  3. Y seguramente todas estas cosas no habrían llegado a ser descubiertas si a algún filósofo loco no le hubiera dado por ponerse a pensar cosas raras que, siglos después, acabaron convirtiéndose en ideas que inspiraron algún modelo o experimento científico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos la tesis de Abraham Flexner.

      Eliminar
  4. El sonido como tal no existe, es una creación del cerebro. Si no existe un cerebro al que llegue la presión ondulatoria de algún hecho capaz de producirla, la cosa se queda en eso, en la propagación o expansión de las ondas acústicas, hasta su debilitamiento y desaparición. Lo cual implica que el concepto que tenemos del sonido no se produce.
    Es eso lo que en mi juicio justifica ese pretendido posmodernismo.
    Y solo por eso, pues de otro modo también podría afirmarse -de hecho hay muchos que lo afirman- que el mundo no existiría si no estuviéramos aquí para experinentarlo, lo que -también a mi juicio- no es más que una chorrada.

    ResponderEliminar
  5. Esto me recuerda a la refutación por parte del Dr. Johnson del idealismo berkeleyano: darle una patada a una piedra. Supongo que el cientificismo no tiene por qué implicar necesariamente alguna versión más o menos ruda del realismo ingenuo. Creo que entre el sonido y las ondas mecánicas existe un abismo, y que el Dr. Johnson era un excelente crítico literario.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los administradores, que se han dignado levantar la Censura a los Comentarios...El Panorama se presenta atractivo por la variedad de estos. Respeto al artículo: La Filosofía no es una Ciencia, sino una disciplina del pensar. La reflexión está presente en todas las actividades de la vida...La Filosofía no es ética ni Moral, menos condicionamientos religiosos para oponerse a los dictados de la ciencia...En algunos casos, la filosofía solo sugiere una manera de actuar...Los actos son propios de las otras disciplinas...Cada época trae sus preocupaciones, de actos y circunstancias...Y las investigaciones actuales se dan dentro de esta época y se remontan al pasado haciendo uso de los medios técnicos disponibles...Siempre habrán cosas o hechos del pasado sin respuesta, lo mismo que dudas del presente en las que se piensa en tener respuestas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Roberto Augusto, administrador del blog. Gracias por los comentarios. No hay censura en los comentarios, lo único es que por falta de tiempo no se pueden aprobar cada día. Solo se eliminan aquellos que contienen insultos o spam.

      Eliminar