Ir al contenido principal

Cómo no enseñar Filosofía (1)


José Luis Ferreira

Leo en un libro de Filosofía de 1º de Bachillerato (Bien Pensado, ed. Alhambra):
"Las ciencias naturales incurren a veces en errores lógicos: argumentos incorrectos desde el punto de vista de la lógica.
"El esquema de argumentación que utiliza la verificación de una hipótesis es lógicamente incorrecto pues incurre en una falacia de afirmación del consecuente. Veámoslo con un ejemplo:
"1. Si llueve, las calles están mojadas.
"2. Las calles están mojadas.
"3. Por lo tanto, ha llovido."
Y el autor, Javier Pérez Carrasco, se queda tan campante.

Uno puede decir que las afirmaciones de la ciencia, siendo que dependen de la verificación empírica, no pueden ser nunca deducidas lógicamente. Nos referimos a las afirmaciones acerca de los hechos o de las leyes y teorías científicas. Nadie nunca ha negado tal cosa. Pero esto dista mucho de ser una falacia lógica, pues nunca se hace la afirmación que critica JPC.

Tal vez lo que se quiere decir es que las hipótesis que concuerdan con los observables se aceptan con mayor probabilidad que las que no concuerdan (si las calles están mojadas la hipótesis de que haya llovido gana puntos frente a la alternativa de que no haya llovido, siempre a la espera de dar o quitar puntos según tengamos más información). Pero esto no se dice. Ni una palabra acerca de la inferencia estadística, que es un modelo formal en el que se muestra la lógica escrupulosa y nada falaz de este tipo de afirmaciones, que son las científicas.

Un profesor quiere hablar de validación de hipótesis sin hablar (¿sin saber?) de inferencia estadística. Eso es echarse al monte sin botas.

¿Cuándo ocurrió que la Filosofía quedó en manos de la gente de letras? La Filosofía, desde sus inicios ha sido siempre una disciplina de ciencias (que no entre aquí el que no sepa geometría). En algún momento, sobre todo en la Europa continental y, sobre todo, en España, quedó en manos de gente anumérica, salvo honrosas excepciones.

La Filosofía debe plantear preguntas, cuestionar actitudes, proponer maneras de vivir, buscar hilos conductores en el pensamiento,... Muy poco de este quehacer se puede tratar sin la ciencia. Las preguntas corren el riesgo de ser ridículas y las críticas de caer, digamos, fuera de tiesto.

Comentarios

  1. Muy triste. Comprobar el horario del camión municipal de limpieza de calles, el horario de riego de calles por operarios, rotura de cañerías... plantear hipótesis diferentes. Vaya ignorancia del funcionamiento de los trabajos de campo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la Filosofía no es ni de gente de Ciencias ni de gente de Letras. Más bien de personas inteligentes, que no incurren en generalizaciones precipitadas y, antes de hablar (o de escribir), miden muy bien cada una de sus palabras. Condenar a la gente de Letras ("salvo honrosas excepciones") al Infierno de la Estulticia me parece una de esas generalizaciones precipitadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he condenado en ningún momento a la gente de letras. Vuelve a leer, por favor.

      Eliminar
    2. (1) Criticas a un profesor porque no habla (no sabe, según insinúas) de inferencia estadística.
      (2) Inmediatamente te preguntas, por el contexto parece que con pesar, “¿cuándo ocurrió que la Filosofía quedó en manos de gente de letras?”.
      (3) Calificas a la gente de letras como gente anumérica, “salvo honrosas excepciones”.
      (4) Afirmas luego que no se puede hacer buena filosofía sin la ciencia.

      Estoy completamente de acuerdo con (4).
      Creo que la contigüidad entre (1) y (2) es un modo retórico de afirmar que si el profesor en cuestión ignora lo que es una inferencia estadística es porque es de letras, y que el hecho de que la filosofía haya quedado en manos de gente de letras no es bueno, entre otras cosas porque la gente de letras, según (3), es anumérica, “salvo honrosas excepciones”.
      Por más que leo, eso es lo que encuentro. Pero será que soy de letras.

      Eliminar
    3. "si el profesor en cuestión ignora lo que es una inferencia estadística es porque es de letras"

      He dicho (o implicado) una cosa distinta: si la Filosofía está en manos de gente de letras, con alta probabilidad tendremos textos que muestran ignorancia en temas de ciencia como el del ejemplo. Tú me achacas una deducción (no sabe inferencia estadística -> es de letras) cuando lo que he hecho es una proyección probabilística (es de letras -> con alta probabilidad se equivoca al hablar de inferencia estadística) que, como ves va además en la dirección causal contraria.

      No hay ningún pecado en ser de letras (o de ciencias o de lo que sea). Sí lo hay en hablar de lo que no se sabe y sí digo que hay mucho filósofo que, por haberse formado solo con las letras, está incapacitado para ser filósofo, pero así todo cree serlo. Son a esos a los que llamo anuméricos en la entrada, no a nadie más.

      Eliminar
    4. Creo que podríamos ocupar un terabit entero de réplicas y contrarréplicas y al final no quedaríamos satisfechos ni tú ni yo acerca de lo que has dicho y/o de lo que has pretendido decir.
      Creo honestamente que la única vía para afirmar que este profesor es de letras es la comprobación de que no sabe nada de inferencia estadística; por lo tanto, la deducción que yo te achaco (no sabe inferencia estadística → es de letras) está ahí, aunque de un modo implícito. Partiendo de ella, llevas a cabo tu proyección probabilística, en la que al antecedente (“es de letras”) tiene que proceder de algún sitio. Por cierto, estoy completamente de acuerdo con el contenido de esa proyección probabilística y reconozco con vergüenza que mis conocimientos acerca de la inferencia estadística son muy limitados.
      Pero pelillos a la mar… todos estamos limitados de mil maneras, y la importancia de la ciencia para la filosofía me parece absolutamente incontestable. Lo que no quisiera es que tu post sea la milésima reedición del viejo adagio muy vigente cuando yo cursaba el bachiller: “el que vale, vale; y el que no, para letras”. Un saludo resueltamente anumérico.

      Eliminar
    5. Parece que ya se entiende tu error: estás asumiendo que cuando digo (o implico) que el autor del libro es de letras lo hago porque lo deduzco a partir de la cita que copiado en la entrada. En ninguna parte creo haber dicho que hago esa deducción. La razón por la que digo que es de letras es porque sé que es de letras.

      Por lo demás, descuida, que mi post no dice nada de que el que vale, vale..., que tampoco lo dice ni implica en ninguna parte.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Razón tienes. Y alguno sigue exaltando que la filosofía pertenece al ámbito de las humanidades. Gran error. Ya es un gran error la división tajante entre letras y ciencias, pero más grave es pensar que la filosofía, la meta-física, tiene más cercanía con la literatura que con, por ejemplo, la física.

    ResponderEliminar
  4. Estudiando en la facultad se me presentó un texto con total similitud al texto que presentaste, sin embargo al menos cuando se me enseñó a mi sobre inducción, siempre se aclaró que se habla de posibilidad, a diferencia de algún otro método en el cual se pueda hablar de total certeza(método deductivo). Creo que haría falta que pegues o leas el texto completo del libro de filosofía al que pertenece este fragmento ya que de esta forma descontextualizando hace parecer algo que al menos a mi me parece que es diferente, supongo que más adelante en el mismo libro se aclara esto de certezas y posibilidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues el resto del tema no hace tantas disquisiciones. En cualquier caso lo expuesto no vale ni como resumen. Un resumen puede simplificar algo, pero no falsear ni dar lugar al equívoco.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…