Ir al contenido principal

¿Somos naturalmente monógamos? ¿Qué implica eso? (Gabriel Andrade)

El creciente número de países occidentales que está legalizando el matrimonio entre homosexuales plantea la posibilidad de que, en un futuro, se abra paso a la legalización de otras formas alternativas de matrimonio. Puesto que en los países occidentales hay cada vez más ciudadanos musulmanes, se plantea ahora la cuestión de si es prudente legalizar la poligamia. Y, como suele ocurrir en estos debates, esto suscita la pregunta: ¿cuál es la forma natural de apareamiento entre los humanos?

            Hay básicamente cuatro posibilidades: matrimonio grupal (varios hombres casados con varias mujeres), poliandria (una mujer casada con varios hombres), poliginia (un hombre casado con varias mujeres), y monogamia (un hombre casado con una mujer). En el mundo animal, las cuatro posibilidades están presentes. Y, en la especie humana, también se han documentado los cuatro tipos de apareamiento. Pero, unos son más frecuentes que otros, y en vista de nuestro pasado evolutivo, debemos preguntarnos cuál es el que está más asentado en nuestros genes.
            La poliandria tiene poquísima ventaja adaptativa. En los albores de nuestra especie, debió haber una fuerte presión selectiva para que los hombres fueran celosos. En vista de que, a diferencia de las mujeres, los hombres nunca pueden estar seguros de su paternidad, la selección natural debió haber privilegiado a los hombres celosos. Los celos son ventajosos, pues con ello, los hombres se aseguran de destinar recursos a crías que llevan una alta proporción de sus genes. Los celos entre los hombres hacen poco probable que estén dispuestos a compartir mujeres.
        Además, no es ventajoso para la mujer copular con varios hombres a la vez. El hombre puede impregnar a varias mujeres simultáneamente, En cambio, la mujer no puede ser nuevamente fecundada durante la gestación. Esto hace que la estrategia reproductiva de la mujer no consista en tener muchos compañeros, sino en ser muy selectiva. Así pues, mientras que el hombre tiene interés en copular con muchas mujeres, la mujer tiene más interés en copular con un solo hombre, pero asegurándose de que sea una selección óptima. Los genes para la promiscuidad no tienen una presencia firme en la mujer. 
         No debe extrañar, entonces, que la poliandria sea rarísima en la especie humana. En las contadas sociedades donde sí ocurre, es más debido a factores culturales (como, por ejemplo, una desproporción entre hombres y mujeres, debido a infanticidios femeninos o participación masculina en la guerra).
            El matrimonio grupal tiene también poca ventaja adaptativa, por los mismos motivos que la poliandria. El hombre celoso no está dispuesto a compartir con otros la mujer con la cual ha copulado. Pues, si esa mujer queda embarazada, el hombre quiere asegurarse de que es el padre de la cría, y así evitar destinar recursos a una cría que no lleve una alta proporción de sus genes.
            Es cierto que los bonobos, nuestros parientes primates más próximos, practican una forma de apareamiento promiscuo. Eso les da ventaja adaptativa en forma de selección grupal, pues los bonobos utilizan el sexo como forma de estrechar lazos y cooperación. En un polémico libro, En el principio era el sexo, Christopher Ryan y Cacilda Jethá propusieron que esta misma ventaja adaptativa del sexo promiscuo opera en la especie humana, y que por ende, somos naturalmente promiscuos, y la monogamia es una forma tiránica y anti-natural de apareamiento.
            Pero, entre los bonobos, los machos no tienen la misma dedicación a la crianza de los hijos, como sí ocurre en la especie humana. Y, esto encuadra bien con lo que he señalado más arriba: si el bonobo macho no está seguro de quién es su descendiente (pues la hembra con la cual ha copulado ha tenido muchos otros compañeros), entonces es un desperdicio dedicar recursos a la crianza. Los antropólogos del siglo XIX fantasearon sobre los orígenes promiscuos de nuestra especie, pero en realidad, no aportaron mayor evidencia al respecto. Hoy no se conoce ninguna sociedad que practique esta forma de matrimonio de forma consistente. Las poquísimas sociedades que lo han intentado (comunas cristianas, comunistas y hippies, básicamente) han fracasado estrepitosamente.
            Hasta fechas relativamente recientes (antes de la revolución industrial), la poliginia era una forma bastante común de matrimonio en la especie humana. El razonamiento evolucionista conduce a la idea de que las mujeres son menos celosas que los hombres, y por ende, toleran más compartir a su compañero sexual. La mujer sí tiene certeza de que la cría lleva una alta proporción de sus genes, de forma tal que no hay en ella tanta presión selectiva para los celos. Y, por su parte, el hombre tiene presión selectiva a ser más promiscuo, pues en tanto nunca está seguro de que la cría lleva sus genes, busca la estrategia de impregnar a varias mujeres como respaldo.
            Pero, la poliginia tiene también desventajas evolutivas. La principal de ellas, es que genera muchos conflictos sociales. Un simple razonamiento aritmético permite ver por qué: si un hombre tiene cuatro mujeres y no está dispuesto a compartirlas con nadie, tres hombres quedan sin mujeres. En las especies poliginias, hay un macho dominante que toma control del harén, mientras que los otros machos se quedan sin oportunidad de copular. No es difícil imaginar cómo esto desemboca en disputas por el control ya la acumulación de mujeres.
Pero, en la especie humana, hay mucha dependencia respecto a la cooperación, seguramente por las condiciones en las que se originó nuestra especie. A diferencia de los gorilas (una especie primate típicamente poliginia), nuestros ancestros homínidos evolucionaron en la sabana, con más ausencia de recursos, y mayor peligro de depredadores. Esto hizo que hubiera más presión selectiva para la cooperación, y así, más presión en contra de la poliginia.
            Por descarte, nos queda la monogamia. En especies monógamas, hay poco dimorfismo sexual: machos y hembras tienen más o menos la misma proporción corporal. Esto es debido a que, en vista de que no hay tanta competencia entre machos para copular (pues cada quien tiene garantizado una compañera), no hay tanta presión para rasgos derivados de la selección sexual. En la especie humana hay un ligero dimorfismo sexual, pero no tan pronunciado como en especies marcadamente poliginias, como los gorilas. Y, vale insistir, la enorme presión selectiva para la cooperación en la especie humana, seguramente hizo a la poliginia desventajosa, pues ésta conduce a conflictos.
            Así pues, con bastante probabilidad, la especie humana es naturalmente monógama. ¿Qué implicaciones jurídicas tiene esto? Debemos tener mucho cuidado en evitar la falacia naturalista: que algo ocurra en la especie humana no implica que deba ocurrir. Pero, al mismo tiempo, debemos conocer los límites de nuestra naturaleza. Si es natural que los hombres sientan celos, y es natural que en un harén, los machos excluidos se resientan y generen conflictos, entonces debemos tener en consideración estos hechos a la hora de evaluar cuál es la forma de apareamiento más conveniente. El investigador William Tucker ha documentado cómo los grandes avances civilizatorios han reposado sobre la monogamia, y cómo la poligamia (en cualquiera de sus formas: poliandria, poliginia o matrimonio grupal) ha conducido al caos. No deberíamos eludir el hecho de que, parte de la crisis contemporánea en el Islam, quizás sea debida a la poligamia (un mártir suicida, al no tener mujeres en la Tierra porque un jeque las acumula, siente una enorme motivación cuando le prometen setenta vírgenes en el paraíso).

            Pero, por otra parte, la libertad individual de contraer matrimonio no debería estar sujeta al diseño colectivista de grandes proyectos civilizatorios. Fumar y beber alcohol seguramente afectan negativamente a nuestra civilización, pero es tremendamente paternalista prohibirlos. Precisamente, una de las grandes virtudes de nuestra civilización es el “principio del perjuicio” que defendió John Stuart Mill: si unas partes voluntariamente entran en una relación, y no perjudican directamente a terceros, no tenemos autoridad para prohibirla. Pues bien, me temo que, aun si somos naturalmente monógamos, y aun si el triunfo de nuestra civilización depende de la monogamia, no tenemos autoridad para oponernos al matrimonio entre personas que voluntariamente así lo deciden.   

Comentarios

  1. Una pregunta ¿por qué no grupos de hermanos compartiendo mujeres? Siempre va a haber una fuerte carga genética propia en la descendencia, facilitaría la obtención de recursos y la crianza de los pequeños. Además parece bastante razonable dentro de una estructura familiar más grande como el clan. Y una cosa más, creo que relacionada con esta, echo de menos alguna palabra sobre el avunculado. No es una forma de emparejamiento sexual pero sí de crianza sin descendencia directa pero sí con similitud genética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si bien ha habido algunas poquísimas sociedades en las cuales un grupo de hermanos comparte mujeres (esto es llamado "poliandra adélfica, y sólo se ha documentado en Tíbet), la selección natural no lo favoreció, por razones obvias. Es cierto que si unos hermanos comparten la mujer, habrá, en tus propias palabras, "una fuerte carga genética propia en la descendencia". Pero, al final tendrá más descendientes quien NO comparta a su mujer. Así, la selección natural favoreció a los hombres que no estaban dispuestos a compartir mujeres, y por eso los celos están inscritos en nuestros genes, tal como lo ha demostrado David Buss.
      Respecto al avunculado, si bien existe en algunas sociedades, de nuevo, la selección natural no lo favoreció, y por eso, no tenemos tanta inclinación genética a practicarlo. En el avunculado, se dedican recursos al sobrino por encima de los propios hijos. Un sobrino tiene apenas 12.5% de mis genes, en cambio, mi hijo tiene 50% de mis genes. Bajo la regla de Hamilton y la "selección de parentesco", será privilegiada la inversión parental en los hijos, muy por encima de los sobrinos. Con todo, puede haber un matiz: yo puedo tener seguridad de que mis sobrinos (hijos de mi hermana) llevan 12.5% de mis genes, pero no puedo tener seguridad de que, quien yo creo que lleva 50% de mis genes, sea realmente mi hijo. Eso pudo haber dado alguna ligera ventaja competitiva al avunculado, pero insisto, no debió haber sido muy relevante.

      Eliminar
    2. Entendido y aceptado, gracias por responder. Supongo que un grupo de hermanos tiene más facilidad para obtener recursos para alimentar y proteger a los niños pero esta ventaja ha sido irrelevante en la evolución. ¿Tal vez por algún comportamiento altruista?

      Eliminar
    3. La selección natural pudo haber favorecido a los tíos maternos que ayudan en la crianza de los niños. Pero, NO favoreció a un sistema poliándrico, en el cual varios hermanos comparten a una misma mujer. No es difícil ver por qué: el hombre celoso que NO está dispuesto a compartir la mujer con sus hermanos, eventualmente divulgó más genes que el hombre que sí está dispuesto a compartirla, pues en el caso de que su hermano sea el que la fecunde, sólo se pasarán 12.5% de sus genes (en su sobrino), y no 50% (en su propio hijo).

      Eliminar
  2. No estoy de acuerdo con el argumento para enfrentar el problema de la poligamia en Europa, el naturalismo no es más que otra forma de ideología e interpretación de los datos de manera sesgada. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, no veo dónde está el sesgo del naturalismo. ¿De qué forma toda esta presentación de datos es sesgada? Pero, en todo caso, he dejado muy claro en el blog que suscribo la idea de que debemos evitar la falacia naturalista, y el hecho de que seamos naturalmente monógamos no implica que debamos prohibir la poligamia. Con todo, es un hecho indiscutible que, tanto en la especie humana como en otras especies, la poliginia ha estado acompañada de violencia.

      Eliminar
    2. la 2a guerra mundial la causo la poligamia sin género de dudas, ah, y las matanzas las organizadas por Estados fueron por sociedades monógamas, por dios...

      De manera natural no somos ni poli ni mono gamos, es lo que la especie vaya determinando en diferentes grupos sociales, que se acumula en algo que llamamos Naturaleza del ser humano, y si atenemos a esto como hecho histórico el 95% del tiempo de nuestra especie ha sido polígama.

      Por cierto, la falacia de que las sociedades monógamas son menos violentas se debe a la confusión de la relación causa-efecto, si éstas son menos violentas no es por ser monógamas si no a la suma de más elementos que las haces sociedades más pacíficas, por ejemplo sociedades abiertas, democráticas, etc. Es como decir que las monarquías de Suecia o Noruega son más prósperas por ser Monarquías!! Increíble, y que no hay Repúblicas que lo son también?

      Eliminar
  3. Laura, no veo dónde está el sesgo del naturalismo. ¿De qué forma toda esta presentación de datos es sesgada? Pero, en todo caso, he dejado muy claro en el blog que suscribo la idea de que debemos evitar la falacia naturalista, y el hecho de que seamos naturalmente monógamos no implica que debamos prohibir la poligamia. Con todo, es un hecho indiscutible que, tanto en la especie humana como en otras especies, la poliginia ha estado acompañada de violencia.

    ResponderEliminar
  4. Buen análisis. Los hechos son que tenemos algo que permite la monogamia (al menos oficial) y algo que nos da poligamias (en sociedades poligínicas milenarias o en affaires en las monogámicas.
    Creo que se trata de una "capa" genética ancestral poligámica, en paralelo (varias mujeres a la vez)para machos y en serie (el mejor macho disponible en cada hijo) para hembras.
    Una capa monogámica que se superpone a la anterior, aunque no la anula.
    Sea directamente de genes sexuales que regulan la conducta sexual
    Sea de genes que regulam actividades cognitivas superiores
    Sea sólo cultural-educacional.

    ResponderEliminar
  5. joder, decir que somos naturalmente monógamos cuando tan solo el 5% del tiempo que lleva el Homo Sapiens en la Tierra... en fin hay que documentarse mejor. Cualquier biológo o paleóntologo respaldaría lo que digo. Hay que documentarse más, solo desde la Revolución Industrial que preciso de la mano de obra de mujeres para multiplicar la producción producto de un sistema ávaro, indujo a que se primara la economía y la demografía cambiara. El hecho de que 1-1 en la relación de parejas se debe en síntesis a este hecho desde hace poco más de 200 años, la monogamía es muy reciente señores, y se fundamenta en la escasez de recursos y la propiedad privada. Piénsese un momento si dispusiéramos de un torrente de recursos descomunal de la tierra, alimentos, etc, en relación a las necesidades, ¿qué necesidad habría de tener que crear una familia, limitando tanto las posilidades? Pues bien, la propiedad privada, que fundamenta el núcleo familiar, y la concentración de riqueza en ella, y una relación de 1:1 hombre-mujer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…