Ir al contenido principal

La mentira del síndrome post-aborto



por David Osorio (@Daosorios)

Los machistas dicen que abortar causa una depresión parecida al síndrome de estrés postraumático de los veteranos de guerra. El problema es que la evidencia señala todo lo contrario.

Un estudio recién salido del horno y publicado en PLOS ONE encontró que el 95% de las mujeres que han abortado no se arrepienten de haber interrumpido su embarazo:

En los tres años posteriores a la interrupción del embarazo, las mujeres tendieron a afrontarlo bien emocionalmente. En su gran mayoría, las mujeres sintieron que el aborto fue la decisión correcta, tanto en el corto plazo y después tres años, y la intensidad de las emociones y la frecuencia con la que pensaban en el aborto disminuyó con el tiempo. Sin embargo, lidiar emocionalmente bien y tener alta resiliencia no se observaró en todos los individuos: las que tenían embarazos más deseados y dificultades para tomar la decisión de abortar experimentaron resultados emocionales más pobres después de un aborto. La asesoría individualizada para las mujeres que tienen dificultades con la decisión de abortar podría ayudar a mejorar su bienestar emocional con el tiempo. Los esfuerzos para combatir el estigma también pueden apoyar el bienestar emocional de las mujeres que interrumpen sus embarazos.

Este es el último de una serie de estudios que han llegado a la misma conclusión: el síndrome post-aborto no existe y la inmensa mayoría de mujeres que abortan sienten que fue la decisión correcta.

De hecho, la mayoría de mujeres adultas que abortan no experimentan problemas de salud mental — esto explica por qué las tasas de depresión entre mujeres que interrumpieron su embarazo son iguales a las de la población general. También se ha encontrado que entre las mujeres que experimentan emociones negativas después de abortar, aún así la mayoría considera que tomó la decisión correcta.

La investigación ha arrojado otros resultados interesantes. Por ejemplo, la evidencia indica que el mejor predictor emocional tras un aborto es el bienestar emocional de la mujer antes del aborto.

Otro hallazgo significativo es que negar un aborto hace más daño que obtenerlo: las mujeres a las que se les niega un aborto son tres veces más propensas a estar por debajo del nivel de pobreza que las que pueden interrumpir su embarazo.

En últimas, resulta que lo que causa depresión, estrés traumático, ansiedad y problemas de salud mental es negar abortos. Lo que hay, entonces, es un síndrome post-negación de aborto.

(originalmente en De Avanzada | vía Secular Coalition | imagen: Pixabay)

Comentarios

  1. Uno más de lo impermeable que es el "sentido común" a las evidencias. Es de "sentido común" que una decisión vital tan grave como abortar tiene que dejar secuelas, si además hay interés ideológico llegamos a la paradoja del jardinero invisible de Antony Flew. ¿No hay en dos años? Se manifiesta a los diez, en la vejez, en algún momento de la vida, cuando sea, si la mujer se deprime 40 años después será por abortar. Y así con los síntomas, gravedad...
    En los años 90 los estudios empíricos ya habían descartado su existencia. Y aquí sigue, persistente.

    ResponderEliminar
  2. Obvio, y las secuelas por no abortar son aún peores, se manifiestan materialmente desde el primer dia y por el resto de la vida, ahi no hay forma de remarla

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…