28 de junio de 2015

Una inquietud de Wittgenstein


José Luis Ferreira

Sigo aquí la serie de paradojas que se diluyen cuando se entiende que son del tipo “¿qué pasa si el rayo rompelotodo cae sobre la torre indestructible?” como en estas dos entradas anteriores.

Esta vez parto de una cita de Umberto Eco respondiendo a una inquietud de Wittgenstein:

En el libro Decir casi lo mismo de Umberto Eco, página 381:

"Wittgenstein se preguntaba qué sucedería si, una vez identificado el efecto que un minueto produce en los oyentes, se pudiera inventar un suero que, debidamente inyectado, ofreciera a las terminaciones nerviosas del cerebro los mismo estímulos producidos por el minueto. Observaba que no se trataría de lo mismo, porque no es el efecto de ese minueto lo que cuenta.

"El efecto estético no es una respuesta física o emotiva, sino la invitación a mirar cómo esa respuesta física o emotiva está causada por esa forma en una especie de "vaivén" entre efecto y causa. La apreciación estética no se resuelve en el efecto que experimentamos, sino también en la apreciación de la estrategia textual que lo produce.

"Esta apreciación implica, precisamente, también las estrategias estilísticas llevadas a cabo en el nivel de la sustancia. Que es otra manera de indicar, con Jakobson, la autorreflexividad del lenguaje poético."

Esta es mi respuesta:

Dice que "no se trataría de lo mismo, porque no es el efecto de ese minueto lo que cuenta". Si hay más efectos es que no se había reproducido todo el estímulo. 
No se pueden hacer argumentos del tipo "¿qué pasaría si el rayo rompelotodo se encuentra con la torre indestructible?" Ambas cosas no pueden coexistir. Igual que si se supone que se reproducen los estímulos y luego se supone que no se reproducen.

El comentario de Eco habla de un suero que "ofreciera a las terminaciones nerviosas del cerebro los mismos estímulos producidos por un minueto". Dice luego que no es este efecto lo que cuenta, sino que también hay un efecto estético. Esto último es lo que requiere un poco de elaboración. Si se trata de decir que cuando uno escucha música hay, en toda la complejidad del cerebro que la oye, varios planos (superpuestos, entrelazados,...) y que el suero solo recoge uno, pues está claro que no recoge los demás.

Si esto es un argumento para hablar de la complejidad de la apreciación artística, no tengo ningún problema con ello. Tengo un problema con un tufillo ¿metafísico?, ¿antimaterialista?, ¿esencialista?, ¿dualista cuerpo-alma? que creo, pero tal vez estoy siendo demasiado susceptible, se desprende del texto de Eco. Lo encuentro, sobre todo cuando dice 'el efecto estético no es una respuesta física o emotiva'.

No entiendo cómo el efecto estético (o cualquier otra cosa de este universo) no sea una respuesta física. Todo lo que hay en el cerebro es física. Esa "invitación a mirar cómo es la primera respuesta al estímulo del minueto, esa especie de 'vaivén' entre efecto y causa" sigue siendo otra respuesta física del cerebro, nuevas conexiones de las neuronas.

1 comentario:

  1. Ese Umberto Eco, que me suena y no sé de qué, o habla para ignorantes o no sabe escribir; simplemente no sabe ni lo que dice.
    Hay muchos de esos...

    ResponderEliminar