Ir al contenido principal

Sospechando de los maestros de la sospecha

Por Matías Suarez Holze

El filósofo fenomenonológico y hermenéutico Paul Ricoeur pareció ser el primero en utilizar el término “maestros de la sospecha” para caracterizar a la arbitraria triada Marx, Freud y Nietzsche en su libro “Freud: una interpretación de la cultura”.  Ricoeur se refería a estos tres en un sentido más específicamente hermenéutico, pero rápidamente el termino se hizo popular, se generalizó y muchos en la actualidad los consideran a los tres como los “maestros de la sospecha” en sentidos más amplios. Según algunos de ellos, Marx introdujo la sospecha de que la consciencia se enmascara tras los intereses económicos, que el sentido oculto de la ideología se esconde tras procesos político-económicos, y que el capitalismo fuera el único sistema macroeconómico posible. Freud, -supuestamente- que la conciencia se enmascara tras la represión de lo inconsciente. Y Nietzsche, que la misma se enmascara tras el resentimiento del débil, los valores de la Ilustración, la metafísica y la moral judeocristiana. Y claro, los tres pusieron en duda a la religión.  Pero, de estos supuestos maestros de la sospecha, yo mismo sospecho. Para empezar es bastante graciosa la mezcla entre Freud, Nietzsche y Marx en la triada, ya que si se conocieran se odiarían. Nietzsche despreciaba desde los movimientos socialistas y comunistas hasta incluso a los anarquistas, puesto que con Marx no encaja. Freud, entre otras cosas, le regaló una obra propia a Mussolini en 1933, declaró que los pobres no merecían psicoanalizarse[1] y que las masas deseaban ser gobernadas por un poder irrestricto con ansias de extrema autoridad[2] (me gustaría saber que pensaría Marx respecto a esto).
 En realidad, estos tres autores no tienen mucho que enseñarnos sobre la sospecha. Sin ir más lejos, el único autor que es rescatable de los tres es Marx, que se interesó de manera mucho más seria por sospechar y comprender, aunque algunas de sus ideas no fueran del todo acertadas y científicas. En la actualidad su doctrina casi está en ruinas, hace tiempo dejó de ser fértil. El marxismo está cada vez más cerca del dogma que de la sospecha, sus seguidores jamás sospecharían de su doctrina en sí misma por ejemplo. Incluso, sobre la sospecha en el sentido más amplio Marx no tiene mucho que ofrecernos, su campo de estudio, donde introdujo sus más fuertes sospechas, fue más bien limitado a lo socioeconómico.
 Freud, si merece ser considerado maestro de algo no es precisamente de la sospecha, sino de la fantasía pseudocientífica y la mentira. Su supuesta sospecha se enmascara detrás de sus delirios.  
Hay quienes creen que las ideas tanto de Marx como de Freud son igualmente fraudulentas. Yo no estoy de acuerdo, Freud era un mentiroso y un inventor desde la raíz de su teoría. Ignoraba las refutaciones a su trabajo por consciente deshonestidad. En cambio Marx más bien estaba simplemente, en algunas cuestiones, equivocado. Si bien las ideas del valor-trabajo, materialismo dialectico, etc. son erradas, él tenía buenas intenciones y era mucho más honesto que Freud.  También hay quienes llegan a decir que Freud con sus textos de sexualidad desafió los valores morales en tiempos oscuros. Si lo escuchara el Marqués de Sade se revolcaría en su tumba, y eso que ambos son escritores de ficción. 
  Nietzsche no era más que un poeta que jugaba  a ser filósofo, no un verdadero icono de la sospecha, más bien es icono de la irracionalidad contra-ilustrada y la inmoralidad bruta, precursora del pensamiento fascista. No tiene mucho que ofrecernos si lo que buscamos es una sospecha racional. 
 Tal vez de estos tres autores lo único rescatable que los une sean las críticas a la religión, pero tampoco fueron los primeros ni los únicos. Schopenhauer era ateo antes que Nietzsche. Bakunin criticó la religión mucho más duramente que Marx, y por supuesto mucho antes y mejor que Freud.  La crítica hacia la religión se lo debemos mucho más a los pensadores de la Ilustración como Hume, que a estos tres autores.
Dada la pobreza que tienen para enseñarnos a sospechar debidamente, decidí proponer otros tres autores que yo considero, de forma personal, mis maestros de la sospecha (racional).  Ellos son el eminente científico y divulgador Carl Sagan, el físico y filósofo Mario Bunge, y  el mago y escéptico James Randi. ¿Por qué ellos? Porque lejos de enseñarme a dudar sobre un tema en particular, y lejos de hacerlo tras el  escudo de la irracionalidad o el fraude, ni estancando su validez en las fáciles críticas hacia la religión; lo hicieron mediante la duda y la sospecha refinada, o sea, racional y empírica, que es el escepticismo científico. Del que los considero, en gran parte, padres.
   En primer lugar, Carl Sagan fue además de un inigualable –hasta la actualidad- divulgador científico, excelente astrónomo, cosmólogo y astrofísico, así como también pionero de la exobiología[3]. Fue un destacado crítico del pensamiento new-age en su época floreciente, de la pseudociencia (incluido el psicoanálisis), de la superstición, de la religión y de la irracionalidad en general. Magnifico filósofo inconsciente de serlo,  admirable escritor, adelantado en advertir popularmente las consecuencias del cambio climático antropogénico y trabajador dentro de numerosas e importantes misiones espaciales como el proyecto Voyager I y II, Mariner IX, Viking I y II y Pioner X y XI. Fue sin duda una de las figuras más destacadas de la ciencia en la segunda mitad del siglo XX y figura pilar dentro del escepticismo a nivel mundial.  Su estilo de honestidad, amabilidad y humildad son inspiración constante para varias generaciones de personas dedicadas a la divulgación y la crítica de lo paranormal, pseudocientífico, místico y supersticioso; por estas y otras razones sus libros siguen siendo lectura obligatoria para los interesados en el escepticismo racional.  Su obra es extremadamente rica, desde el punto de vista tanto de la divulgación, como de la filosofía, su pensamiento claro y su asombrosa cantidad de conocimientos tan asimilablemente expuestos lo hace una influencia inestimable. Lo considero, junto con Russell (el llamado Voltaire del siglo XX), como uno de los más eminentes representantes del proyecto de la Ilustración y el humanismo secular en el mundo moderno.
 En segundo lugar, Mario Bunge es sin duda un auténtico maestro de la sospecha en el sentido más amplio.  Su trabajo filosófico consta de alrededor de 60 libros donde expone de manera tajante la más soberbia y pulida filosofía realista, escéptica, sistémica, exacta, humanista, materialista y cientificista. Pocos pensadores se salvaron de su cortante navaja filosófica, criticó sin piedad a los considerados intelectuales más importantes de la historia, curiosamente, entre ellos Marx, Freud y Nietzsche. Aunque tampoco se salvó Hegel, Heidegger, Husserl, Foucault y prácticamente nadie que haya inspirado un gramo de pensamiento débil. Las escuelas de pensamiento como la fenomenología, la hermenéutica (Ricoeur no se salvó ni un poco), el posmodernismo en general y otras tantas fueron arrasadas por sus criticas  Las pseudociencias fueron un tema central de su filosofía llevándolo a elaborar el criterio de demarcación científica más completa de la actualidad superando ampliamente a Popper. Además de un trabajo asombroso en el campo filosófico, Bunge considera que no hay filosofía sin ciencia, destacándose también como científico con dos libros de física, “Cinemática del electrón relativista” y “Fundations Of Physics” (de los cuales ninguno de los dos es de divulgación), y con más de 50 publicaciones originales de física, ciencias sociales y fundamentos de la ciencia en revistas internacionales de gran prestigio (incluidas Nature y Canadiense Journals of Physics).  Si hay alguien que me enseñó a sospechar de casi todo, fue Bunge, paladín del escepticismo científico-racional.
 Finalmente, otro paladín del escepticismo es James Randi, mago y crónico refutador de fraudes. Expuso, en su época más activa, a casi todos los charlatanes paranormales de la época, incluido el famoso Uri Geller. James Randi es considerado el más influyente escéptico de lo paranormal, propuso un desafío de 1.000.000 de dólares para quien demostrara algo paranormal. Dicho desafío está aún vigente. No solo lo paranormal, muchas otras pseudociencias como la astrología, la homeopatía y la grafología sufrieron la demolición de Randi (la religión no quedó a salvo), que demostró públicamente y con excelentes experimentos y explicaciones la falsedad de estas. Randi es un supremo inspirador de sospecha, el mismo investigó por su cuenta, sin dejarse llevar por el resto, a cada personaje que andaba dando vueltas acusándose de tener algún tipo de poder especial. Incluso llevó a cabo un experimento social que demostraría al mundo lo crédulo que es. El mismo preparó a su pareja para hacerse pasar por un gurú new-age, le dio técnicas de engaño y lo expuso públicamente llegando a captar cientos de adeptos que lo seguían, y un determinado momento en se hizo evidente la presencia del seguimiento ciego, fanático e irracional de los crédulos, dio cuenta del fraude para demostrar lo fácil que es engañar a la gente con un falso chamán. Esto se lo conoce como el engaño Carlos. Algo similar a lo que hizo Allan Sokal en su famoso escándalo con los posmodernos. James Randi además, fue un gran escritor y un culto autodidacta en ciencias.
 Estas personas, y no la tríada convencional, sí me parecen dignas de ser llamados los “maestros de la sospecha”. Muchos pensarán, y con razón, que mi tríada es arbitraria, y lo es. Muchos se preguntarían legítimamente porque no puse a Darwin, Einstein y Russell. Mi tríada no será perfecta, pero aún más arbitraria es la de Ricoeur. Sus tres autores propuestos, además de pertenecer a épocas bastante lejanas a la nuestra, me parecen más bien autores de culto de un snobismo pseudointelectual anacrónico, que aún le cuesta superar el pasado siglo XIX más allá del psicoanálisis. Como también, autores de culto de los posmodernos.
 Considero, con razones, que la sospecha más refinada es la del escepticismo científico (o racional), cuya construcción y popularidad yace bastante estancada, tanto por el aún vigente culto a autores del pasado lejano cuyo interés por la verdad científica era limitado y en muchos casos (como en Nietzsche y Freud) totalmente nulos, como también por el pensamiento débil actualmente de moda.





Para un ensayo mio sobre escepticismo científico, ver: Algunas características del pensamiento escéptico. 





[1] Fuente “Nuevos consejos sobre la técnica psicoanalítica” Freud.
[2]  “Psicología de las masas” Freud.
[3] A diferencia de otros divulgadores como Dawkins o Tyson, Carl Sagan si contribuyó de manera relevante a la ciencia más allá de la divulgación. Entre otras cosas haciendo grandes aportes en el estudio de la atmósfera de Venus, por ejemplo.  

Comentarios

  1. Excelente Matías, apenas tengo dos años leyendo a gente como Bunge, Sokal, Pérez-Tamayo, entre otros. Me apena mucho haber desperdiciado muchas horas de lectura e investigación en los posmodernos. A mis 29 años, estoy reconduciendo mi investigación personal.

    ResponderEliminar
  2. Ok, ¿y cuál es la sospecha de estos pensadores que propones? Porque Ricoeur expone claramente que la sospecha de Freud, Marx y Nietzche versa sobre la instauración de lo simbólico y la conciencia, es decir sobre los fenómenos humanos que obviamente por ser subjetivos no pueden ser científicos y que por ende corresponde al campo de la psique . Creo que ahí hay un primer problema de lectura.

    Por otro lado, lo científico es el campo del mundo de la physis, no de la psique. Aquí hay un error de interpretación porque quieres criticar a Ricoeur colocándote los lentes de las physis. En todo caso, poniéndote los lentes de las ciencias naturales, ¿de qué sospechas exactamente que sospechan Sagan, Randi y Bunge? Porque de la conciencia no pueden sospechar ya que ésta no se puede medir, ni cuantificar, ni localizar; es decir no pertenece al terreno de la physis sino de la psique.

    En realidad encuentro bastante confusión sobre tu concepción de los campos humanísticos y científicos.

    ResponderEliminar
  3. No soy un completo entendido de filosofía, pero hasta yo se que Nietzsche fue mal interpretado y que a base de esta malinterpretación Hitler dio sustento a su campaña e ideología.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…