Ir al contenido principal

Las señales de aviso


José Luis Ferreira

He aquí la lista incompleta prometida sobre descuidos a la hora de querer saber. Son la señales de aviso de la pseudociencia.

(Ver también esta lista en El retorno de los charlatanes.)

  • Se basa en anécdotas o testimonios personales. (Desde que uso baba de caracol tengo la piel más suave.)
  • Excusa los fallos en lugar de buscar hipótesis alternativas. (Página de James Randi: cuando alguien falla la prueba para el millón de dólares siempre busca una excusa: “no me han funcionado los poderes de zahorí porque tenía una indigestión”.)
  • Complica la hipótesis para justificarla. (Círculos en los cereales: hipótesis de extraterrestres-que quieren comunicarse-que lo hacen crípticamente-que no se quieren dejar ver-….)
  • No presenta hipótesis falsables. (Astrología: cualquier cosa puede pasar, siempre se busca alguna influencia para explicar las cosas.)
  • No muestra serios intentos de refutar la hipótesis. (P.e., no se quieren hacer experimentos)
  • Ataca las explicaciones existentes sin ofrecer una nueva.
  • Ataca el método científico y defiende “otra manera” de llegar a la verdad. (Como los homeópatas citados en esta noticia.)
  • Denuncia persecuciones y conspiraciones en su contra por parte de los científicos. (El caso de Antonio Ruiz Palacín -si creíais que lo habías visto todo en ideas delirantes, este sube el listón.”)
  • Se citan patentes como evidencia. (Véase este anuncio de Pulseras magnéticas.)
  • Se citan certificados que no se corresponden con el objeto de la hipótesis. (Flores de Bacharriba a la derecha de la página. El certificado sanitario no es la aprobación de que sea un medicamento, solo dice que es apto para el consumo. i.e., no tóxico.)
  • Se usa la evidencia de manera sesgada. (Un adivino que hace publicidad de sus aciertos y no de sus fallos.)
  • Se presentan pruebas que no tienen que ver con la hipótesis de que se trata. (p.e., para justificar la Astrología se dice que la Luna influye en las mareas.)
  • Se presentan tópicos como argumentos (hay que tener la mente abierta, también se rieron de Galileo,…)
  • Usa argumentos o datos cuya falsedad ya se ha probado. (En las páginas sobre la negación de que el ser humano ha pisado la Luna se dice que las fotos presentan sombras no paralelas que solo pueden ser explicadas por varios focos de luz.)
  • Mantiene una visión del mundo pre-científica. (P.e.. los cuatro elementos son tierra, agua, aire y fuego.)
  • Hace afirmaciones del tipo “No puede ser …, luego no es”. (Las pirámides no pudieron ser construidas por los antiguos egipcios, luego no lo fueron.)
  • No experimenta progresos, a veces durante décadas o siglos. (La homeopatía sigue básicamente igual que hace 200 años.)
  • Se hacen afirmaciones acerca de efectos, fuerzas o “energías” que nunca se han medido u observado. (El qi y la acupuntura o el Feng Shui.)
  • Usa jerga aparentemente científica que no significa nada. (Véase el siguiente reportaje sobre el “agua viva y estructurada”.)
  • No realiza predicciones útiles. (Nostradamus.)
  • Presenta pruebas u observaciones con muestras muy pequeñas.
  • Presenta una clave para interpretar unos fenómenos sin explicar cómo se ha llegado a ella (sólo se ofrecen explicaciones muy generales, sin explicar el nivel de detalle pretendido). (Ej.: la escritura se interpreta de tal manera en la grafología.)
  • Presenta datos obtenidos en el límite de la resolución o precisión de los instrumentos de medición. (Fotos de bigfoot, de la cara de Marte, del monstruo del lago Ness,…)
  • Hay varias “escuelas” cada una reclamando ser la auténtica o la mejor sin ofrecer nada en que basar la afirmación. (Distintas escuelas de psicoanálisis, de astrología,…)
  • No tiene una manera de reconocer o eliminar el fraude. (¿Cómo se distingue a un lector de Tarot fraudulento de uno real?)
  • No se reconocen errores. No se han descartado varios caminos equivocados hasta llegar a la situación actual. (¿Dónde están los errores enmendados en la homeopatía?)
  • Apela a métodos sugerentes sin explicar en qué consisten (p.e., atender a la persona, no a la enfermedad).
  • No es consistente con teorías bien establecidas. (Máquinas de movimiento continuo.)
  • No es sinóptica. (Teorías conspirativas.)
  • Apela a milagros o la voluntad de algo / alguien superior (naturaleza, Gaia, dios, diseñador, extraterrestres,…)
  • Se presenta como alternativa a explicaciones científicas apelando a un debate o controversia científica inexistente (tal vez haya controversia social). Creacionismo vs. Evolución.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…