Ir al contenido principal

La mala ciencia

José Luis Ferreira

Así como encuentro más ilustrativo enumerar los puntos de la lista de cuidados del método científico que decir eso de “enunciar hipótesis-buscar datos-confirmar o rechazar hipótesis”, encuentro también más fructífero señalar a mis estudiantes la lista opuesta a la de cuidados.

A cada cuidado corresponderá un descuido, y viceversa. Sin embargo, es mucho más entretenido buscar descuidos. Tanto que la lista se alarga hasta el infinito. Pero voy a dejar para una siguiente entrada (o entradas, ya veremos) la nominación de descuidos, de manera que hoy solo voy a hablar de cuatro tipos de mala práctica científica como resumen de la lista de descuidos.

Señalo a continuación cuatro tipos de mala práctica científica. En la lista prometida iremos a los detalles. Acepto, por supuesto, más categorías.

-No seguir los protocolos de la comunicación científica. Por ejemplo, se presentan resultados provisionales como definitivos, o se acude a la prensa normal en lugar de a los congresos y revistas científicas:

            Los canales de Marte y las líneas de Venus (Percival Lowell)
            La fusión fría (Pons y Fleischman)
            Clonación humana (Hwang)

-Realizar directamente un fraude:

            El hombre de Piltdown
            El monstruo del lago Ness
            Los círculos en campos de cereales

-Caer en el autoengaño:

            La Sociedad de la Tierra Plana
            Máquinas de movimiento perpetuo
            Homeopatía

-Presentar una idea basada en prejuicios religiosos, personales, ideológicos o de cualquier otra índole

            Creacionismo y Diseño Inteligente
            Frugivorismo
            Las teorías de Lysenko

Seguramente alguno de los ejemplos anteriores pueda estar en más de una categoría. Otros, como el caso de Hwang, tal vez están mejor en otra (aunque creo, en el caso de la clonación el fraude vino después, para intentar documentar lo que ya se había adelantado prematuramente).

Lo que es inquietante es que sepamos perfectamente que tales ejemplos caen en esas malas prácticas y, aún así, la mayoría de ellas encuentren una nada despreciable recua de adeptos.

¿Se resumen todos los fallos en dos, autoengaño y prejuicio?

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

La hipocresía a veces se acompaña de Mariachi.

Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

El mariachi es una tradición musical (y/o género típico) del occidente de México que se remonta aproximadamente al siglo diecinueve (Wikipedia). El grupo musical es compuesto regularmente por ocho músicos quiénes, en su habitual manera de cantar, engalanan las fiestas mexicanas además de ser el género al que recurrimos los mexicanos cuando queremos pistear (tomar) en plan de despecho. 
Pero a su vez, por estar tan perneado en la cultura mexicana, las despedidas célebres, las fiestas patrias o eventos especiales suelen estar acompañados al son de Mariachi
Y es precisamente por eso último que toma nombre, y forma, mi artículo de esta semana.

Antes quisiera emitir una disculpa por publicar un día después pero cuestiones de trabajo, y llegar a casa full, hicieron imposible acudir puntual a mi cita. Espero no fallar próximamente. 
Como suelo ser una persona algo inquieta tengo la oportunidad de vivir y presenciar diferentes eventos, desde los más mundanos h…