Ir al contenido principal

... y de los pocos errores


José Luis Ferreira

Con frecuencia encuentro más ilustrativo hablar de los errores que de los aciertos para distinguir una ciencia de una falsa ciencia. La ciencia comete errores, la falsa ciencia no. O por lo menos, no errores que reconozcan sus practicantes.

Cuando a comienzos de los años 80 del pasado siglo apareció una extraña y mortal enfermedad hubo que hacer mucha investigación antes de dar con el agente que la causaba. Se formularon distintas hipótesis: causas ambientales, bacterias, hongos, … hasta que se dio con el HIV. Las causas de transmisión fueron también objeto de muchos estudios y también se desterraron hipótesis que todavía los ignorantes temen. La posible cura avanza todavía más despacio.

Atrás han quedado hipótesis erradas, vías muertas de investigación que no llegaron a ninguna parte, experimentos fracasados, pruebas que solo sirvieron para decir que la verdad no estaba por ese lado. Aquí un experimento resultó estar mal diseñado, allá se tomaron resultados provisionales por conclusiones bien asentadas, en otra parte un investigador poco escrupuloso manipula unos datos para alcanzar fama. Por cada avance hay literalmente miles de errores. Miles de pruebas, miles de errores, apenas un acierto. Eso es la ciencia. Es difícil y es cara.

La homeopatía, en cambio, no muestra una historia similar. Cuando se habla con un practicante o creyente de una pseudociencia siempre tienen alguna respuesta acerca de su verificación. Que si la experiencia de los practicantes, que si lo a gusto que se quedan los sujetos sobre las que se practica, que si los años de historia,…

Yo prefiero preguntar por los fracasos. ¿Dónde están sus errores? ¿Cuáles son las líneas de investigación fallidas? ¿Qué hipótesis se manejaron que luego hubo que desterrar? ¿Qué preparado se pensó que funcionaba bien, pero que estudios más completos demostraron ser placebo?

Haced la prueba a formular estas preguntas. Obtendréis un elocuente silencio del que será más fácil sacar algo en claro. Errores no hay. O bien se inventan, o bien se acepta que la tal pseudociencia es infalible. Ambas cosas dejarán en bastante mal lugar al interlocutor. Poco margen tendrá para atacar a la ciencia por arrogante y otras acusaciones absurdas.

Lo que dijo Hahnemann, el que se sacó la homeopatía de la manga hace 200 años, sigue vigente. Si acaso se hablará de que ahora hay más preparados homeopáticos, pero todos lo son porque siguen el método de preparación de Hahnemann, dado por válido apriorísticamente. El método es el siguiente: se detecta una sustancia que produce un síntoma. Se diluye esa sustancia en agua hasta que no quede una sola molécula de esa sustancia y se vende esa agua como remedio para ese síntoma.

Se dirá también que hay avances, que el señor Edward Bach hizo una escuela aparte con sus flores. Pero no habrá en ninguna parte una documentación sobre los estudios que hizo Bach para dejar de un lado los preparados de Hahnemann y preferir los suyos.

Lo mismo pasa con las teorías de Freud y sus seguidores con escuela propia, como Jung. Lo mismo con las distintas astrologías o las distintas acupunturas. Eso es pseudociencia, es fácil y barata.

Antes de pedirme que me fíe de ti, háblame de tus errores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…