Ir al contenido principal

¿Puede haber un Estado judío democrático? Autor: Gabriel Andrade

El Estado de Israel se proclama a sí mismo como “democrático y judío”. ¿Es posible tal cosa? En principio, no. Israel pretende la cuadratura del círculo. La democracia es, en su nivel más básico, el gobierno del pueblo. Pero, en un nivel más profundo, la democracia exige laicismo. Eso implica que ninguna confesión religiosa puede tener privilegios estatales. Puede argumentarse que un Estado judío no es propiamente confesional, pues el ser judío es una condición étnica, no religiosa. Pero, la laicidad se extiende también a los privilegios étnicos. En su pretensión de ser un Estado judío, Israel no es una teocracia, pero sí es una etnocracia.

            Los políticos israelíes tratan de escudarse, alegando que, si bien Israel es un Estado judío, los ciudadanos árabes gozan de plenos derechos, que incluso, les son negados en los propios países árabes. Es cierto que, en Israel, los árabes tienen derechos que un ciudadano común no tendría en un país árabe. Pero, con todo, siguen siendo ciudadanos de segunda, y no tienen acceso a algunos derechos que los judíos sí tienen. Un árabe no se ve representado en un Estado que oficialmente se considera de etnicidad judía. Esto quizás es demasiado abstracto, pero hay plenitud de implicaciones prácticas: un ciudadano árabe no puede extender ciudadanía o residencia a su cónyuge, si ésta procede de un país árabe. Un ciudadano árabe puede ser rechazado en las fuerzas armadas, y esto implica no tener acceso a muchos trabajos que exigen haber cumplido el servicio militar. Y así, muchos otros casos.
            Esto es una monstruosidad. Pero, cuando se trata del Estado de Israel, entiendo las razones, e incluso, creo que es un sano debate plantearse si puede haber alguna justificación. El Estado de Israel se creó bajo la premisa nacionalista de que cada nación debe tener su propio Estado. Este nacionalismo ha resultado muy trágico en muchas regiones del mundo, pues ha hecho que las minorías étnicas en cada uno de esos Estados nacionales sean discriminadas. Pero, el nacionalismo israelí obedeció también a otros factores: los primeros sionistas, con Theodore Herzl a la cabeza, idearon el Estado de Israel como una forma de asegurarse de que los judíos no fueran más nunca minoría en un país, y por ende, no sufrieran más las persecuciones de los últimos veinte siglos (el Holocausto, si bien fue la cumbre de esa historia de persecución, de ninguna manera fue el primer suceso persecutorio anti-semita).
            Israel se declara un Estado judío porque quiere asegurarse de que los judíos sean siempre mayoría. Israel está dispuesto a tolerar a los no judíos con plenos derechos civiles, pero estos no judíos deben ser siempre minoría. ¿Cuán grande puede ser esta minoría? Tradicionalmente, los políticos israelíes asumen que lo tolerable es el 20%. Un porcentaje superior, estiman, colocaría en riesgo la seguridad de Israel frente a los países vecinos árabes, quienes desde el inicio fueron hostiles. Las políticas discriminatorias contra los ciudadanos árabes son, en buena medida, un intento por mantenerlos en ese límite de 20%, y conservar así la seguridad.
            Cuando un país asume deliberadamente políticas para frenar el crecimiento demográfico de minorías étnicas, no estamos frente a una democracia. Pero, a mi juicio, Israel debería sincerarse, y dejar muy claro ante el mundo que, mientras sus países vecinos no sean democracias y sigan representando una amenaza a la existencia de Israel, este país no puede darse el lujo de tener una democracia. La democracia es un sistema altamente estimable, pero hay contextos en los cuales se puede volver muy peligrosa. Ese peligro está, sobre todo, cuando existe la posibilidad de convertirse en una “tiranía de las mayorías”. En el caso de Israel, si el juego democrático permite que los ciudadanos árabes se conviertan en mayoría, sí me temo que el peligro está latente.
            Este peligro es aún mayor si, en vez de buscarse dos Estados (Palestina e Israel), se conforma un solo Estado, con la población judía y árabe de Israel, la población árabe de los territorios ocupados, y sobre todo, el regreso de los refugiados árabes alojados en Jordania, Siria y Líbano.
Un punto muy espinoso en el proceso de paz en la región es el regreso de los exiliados palestinos que tuvieron que abandonar su tierra en 1948. Independientemente de quién fue el responsable de aquella tragedia (es un tema muy debatido), lo sensato es admitir que los refugiados tienen derecho al retorno (muy por encima, además, por ejemplo, de un judío ruso que, según la ley israelí, automáticamente puede convertirse en ciudadano). Pero, si esos refugiados vuelven, eso con toda probabilidad será una catástrofe para Israel. Cabe sospechar que ese torrente de inmigración árabe buscará la expulsión de los judíos. Desde la creación de Israel, todos los países árabes han expulsado a sus ciudadanos judíos; cabe presumir que, si Israel se convierte en un país de mayoría árabe, los judíos de ese país también serán expulsados. Más aún, tanto los refugiados que viven en los campamentos, como la población árabe de los territorios ocupados (sobre todo Gaza), tiene un enorme resentimiento contra Israel y los judíos (comprensiblemente, cabe admitir), y es previsible que, en ese resentimiento, no estarán dispuestos a convivir pacíficamente con los judíos.
Así pues, en mi opinión, Israel tiene por delante dos grandes retos. El primero, como he mencionado, es sincerarse ante el mundo, y sostener que, en tanto Estado judío (una etnocracia), no puede ser considerado una democracia liberal. Pero, si quiere conservar alguna semblanza democrática ante el mundo, y evitar un apartheid en pleno sentido, debe desocupar Gaza y Cisjordania por completo. Tarde o temprano, la presión internacional hará que Israel tenga que extender ciudadanía a los árabes de esos territorios, pues el mundo ya está cansándose de esa ocupación. Si se extiende ciudadanía a esos árabes, el balance demográfico se quebrará, y sucederá la catástrofe que tanto temen. Si Israel quiere mantener a los ciudadanos árabes en el 20%, debe desentenderse de ese torrente adicional de potenciales ciudadanos que viven en los territorios ocupados.      

Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…