Ir al contenido principal

El Posmodernismo y sus Complicadas Facilidades

 * Esta nota fue escrita por Mauro Lirussi para Barder-zine N° 2. Barder-zine es una revista de pensamiento crítico y arte que edito yo (Matias Suarez Holze), así que estaré subiendo notas de diversos autores que escribieron para la revista, todas con el consentimiento de dichos autores para ser publicadas en Filosofía en la Red. Éste es el blog: http://barderzine.blogspot.com.ar/ y esta la página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/Barder-Zine/328885693947841?fref=ts.



      El posmodernismo (filosófico) y sus complicadas facilidades.

(Nota: Nos referiremos sólo al posmodernismo como corriente filosófica.)

Es difícil caracterizar al posmodernismo, pues  cada autor posmoderno difiere de los otros y, aunque traten el mismo tema, pueden llegar a decir cosas totalmente diferentes, e incluso contrarias, al punto que no se entienden entre ellos –y a veces, ni siquiera se entienden a sí mismos.
Las principales características del pensamiento posmoderno  son el relativismo, la irracionalidad y la crítica a los valores de la Ilustración -y al cientificismo-, los abusos del lenguaje, la falta de fundamento  y el mal uso de terminología científica –cuyo significado, a menudo, ignoran-  y, a veces, un cierto disfraz de izquierda política.
Por ejemplo, Lacán mezclaba su "ciencia" con topología, matemáticas y lógica; Baudrillard, con la geometría; Deleuze, con la física, la botánica y la pseudociencia del psicoanálisis; Virilio, con la física relativista; etc. Pero  todos tienen algo en común: no sabían de qué hablaban, ni conocían los conceptos que empleaban.
Es una especie de “opinología” sobrevalorada, o un horrendo género literario para snobs y pseudointelectuales.

Origen.
Si bien el primer posmodernista es Nietzsche (o Hegel), tanto por su crítica a los valores occidentales, y a la Ilustración, como por su estilo oscuro  y literario, la manía de amontonar palabras altisonantes puede rastrearse hasta los teólogos medievales.  Aunque la filosofía y la ciencia pueden ser arduas en tanto emplean conceptos no comunes, hay un límite entre el uso lícito de esos conceptos, y su utilización para impresionar a un auditorio ingenuo, o disfrazar de importancia la estupidez que uno está diciendo.
Este abuso se sirve de varias estrategias de desinformación como:
1-      La expresión ambigua y vaga, que puede ser objeto de una múltiple interpretación.
2-      El alargamiento innecesario de palabras o frases.
3-      El sesquipedalismo o alargamiento de palabras: por ejemplo “concretizar” por “concretar”.
4-      El uso indiscriminado de términos técnicos: esto puede deberse a 4 razones:

A- Parasitar el prestigio de la ciencia, pretendiendo que, por usar su vocabulario, nuestro texto de convertirá, mágicamente, en ciencia.

B- Impresionar al auditorio, dando a entender que el autor realmente estudió las materias de las que habla.
C -Uso analógico: Es difícil creer que, para explicar algo relativamente sencillo, uno establezca analogías con una materia desconocida por la mayoría, como la física cuántica. Las analogías se establecen de lo más complejo a lo más sencillo, para que el lector pueda comprender lo complejo mediante la comprensión inmediata de lo simple. Si alguien explica la evolución de las especies como un árbol que se va ramificando, todos lo entendemos; todos sabemos qué es un árbol. Pero sería difícil –por no decir inútil- explicar la ramificación de un árbol – a alguien que nunca lo vio- exponiendo la diversificación de las especies en la teoría evolutiva. Los posmodernistas hacen exactamente eso, aunque a veces no explican nada.

D- Uso “literario”: Nadie que haya leído literatura puede creer en este uso: los textos posmodernistas son en general horribles e incomprensibles –al final hay algunos ejemplos. Si su abuso verbal tiene la función poética, debemos acordar que se trata del más abominable género literario jamás inventado.

Algunos abusos queridos:

Entre los abusos más queridos de conceptos científicos está el Teorema de Godel, la Teoría del Caos, el Principio de Incertidumbre, la mecánica cuántica en general, las matemáticas y la física relativista. Casi siempre la referencia a estas ideas es innecesaria, o simplemente no tiene sentido.
Ejemplos:

Jean Baudrillard

 Dijo que la guerra de Irak no tuvo lugar, que se dio en un espacio no-euclidiano. ¿Suena bien, no? Después de todo, los espacios no-euclidianos corresponden a las matemáticas y a la geometría –algo no muy conocido por el público en general. El problema es que los espacios no euclidianos no existen –tampoco los espacios euclidianos. Son ficciones teóricas inventadas por matemáticos, muy útiles, pero que nada tienen que ver con el espacio real de Irak. Tampoco mi último cumpleaños se dio en un espacio euclidiano o no euclidiano. Es equivalente a decir que la guerra de Irak no se dio en la Atlántida, o en la Tierra de los Hobbits. ¿Qué quería decir Baudrillard? Acaso nadie lo sabe. Ni siquiera él mismo.

Gilles Deleuze

Deleuze es notable, empezó su carrera con un libro de matemáticas en el que criticaba la noción de límite, propuso una solución que tenía 200 años de antigüedad, y que además, era errónea. Era difícil superarse en el arte de hablar sin saber y cometer errores ridículos, pero Deleuze lo logró.
En su texto rizoma habla de los rizomas, apilando analogías arbitrarias e ilegibles entre estos tallos modificados y la sociedad. Es tan arbitrario, que utiliza una definición vieja e inexacta de la palabra rizoma.

Bruno Latour

Cuando un grupo de científicos descubrieron que el faraón Ramsés II murió de tuberculosis, Latour se burló de esto, y se preguntó “¿Cómo pudo fallecer a causa de un bacilo que Robert Koch descubrió en 1882?”
La tuberculosis es producida por el bacillo de Koch, descubierto en 1882, y Ramsés murió en el año de 1213 antes de la era vulgar o cristiana.
Por mera lógica, lo único que se puede descubrir es algo que ya existía. Pero Latour es tan idiota que confunde el descubrimiento de algo, con la invención, y confunde el nombre de las cosas, con las cosas. Si La Tour entrara a un bar y pidiera una cerveza, le daría lo mismo que le llevaran una, o que simplemente escribieran “cerveza” en un papel y se lo dieran.  
La circulación de la sangre fue descubierta en el siglo XVI, por Harvey y Servet ; según Latour, es probable que la sangre no circulara en nuestros cuerpos antes de esa fecha.

Jacques Lacan

El caso de Lacan es notable, pues habla sin saber sobre topología, lógica, matemáticas, geometría, etc. ; sus escritos están llenos de contradicciones, citas irrelevantes, metáforas, palabras de significado oscilante y  juegos de palabras.
Confunde números imaginarios con irracionales en “En La instancia de la letra en el inconsciente”,  e interpreta el famoso esquema de Saussure de la manera que ya veremos.
Significante
_________________
Significado

El esquema de Saussure corresponde a las partes de la palabra o signo lingüístico, en lingüística: el significante sería, por ejemplo, el sonido “perro”, y el significado la imagen mental de un perro. La barra no significa nada; es un elemento del esquema para separar los dos conceptos, y puede cambiarse por una coma, una flecha, una barra, un guión, etc.
Lacan, sin embargo, nos dice que la barra sí tiene un significado, y nos quiere enseñar a leer (a leer mal):

“Se lee así: significante sobre significado, el “sobre” responde a la barra que separa sus dos etapas”. Y luego, continúa: “significante y  significado cómo órdenes distintos y separados inicialmente por una barrera resistente a la significación.”

No significa nada, no es una “barrera”, y no se lee “sobre”. No están separados por nada; Lacan interpreta la barra como un niño pequeño interpretaría el acento circunflejo (ô) como si fuera un sombrerito.
En otro texto (Subversión del sujeto y dialéctica del deseo), animado por el éxito que cosechaba con sus absurdos, Lacan va aún más lejos, y nos dice que la barra es una barra de división o fracción, que nos puede servir para dividir:

“De donde resulta que al calcular ésta, según el álgebra que utilizamos, a saber:
S (significante)
------------------ = s (el enunciado), con S= (raíz cuadrada de - 1),
s (significado) tenemos: s= raíz cuadrada de- 1.
Es lo que falta al sujeto para pensarse agotado por su cogito, a saber lo que es impensable. ¿Pero de dónde proviene ese ser que aparece como faltando en el mar de los  nombres propios?
Es así como el órgano eréctil viene a simbolizar el sitio del goce, no en cuanto él mismo, ni siquiera en cuanto imagen, sino en cuanto parte faltante de la imagen deseada: por eso es igualable a la raíz cuadrada de – 1 de la significación más arriba producida…”
En efecto, Lacan nos está diciendo que el pene es equivalente a un número imaginario (la raíz cuadrada de -1), y nos lo “demuestra” dividiendo dos palabras de un esquema.
Ante el esquema clásico de la comunicación:




   ¿Sería lícito decir que ambos están en una caja que representa su aislamiento, su incomunicación, etc. y desarrollar una teoría sobre estas divagaciones?
Las arbitrariedades de Lacan son casi tan asombrosas como las contorsiones mentales de sus discípulos que, con ánimo de sectarios, tienden a justificar todo lo que el Maestro dijo, ya recurriendo a oscuridades aun más sombrías, o disculpándolo con la excusa de la analogía, o de la genialidad. En realidad, Lacan era una especie sofisticada de estafador. Los psicoanalistas lacanianos siguen hablando de “Sujeto Barrado”, avalando la interpretación mágica e infantil del esquema de Saussure que les legó su profeta, Jacques Lacan.



Pensamiento débil (o flojo)

Es un concepto acuñado por Gianni Váttimo, y se refiere a “la libertad de interpretación no sujeta a una lógica”.
En otras palabras, es la opinología. No importan mucho las fuentes, o el estudio. Es sólo cuestión de hablar, vender libros y dar conferencias. La comprobación no importa. Se contrapone al “pensamiento fuerte” de la ciencia, en donde las afirmaciones deben probarse, la lógica debe respetarse, y usualmente no vende mucho: en definitiva, es más difícil.

Relativismo (o Caos)

 El relativismo supuestamente salvaguarda la subjetividad y protege las particularidades,  además de ser esencialmente democrático.
El problema  principal es que la realidad no es democrática y no le importan nuestras opiniones. La gravedad seguirá siendo la misma aún si todos votamos en contra.
Nos podemos preguntar también de qué modo se salvaguarda la subjetividad de una mujer a la que se desfigura con ácido, o la de las muchas personas que viven bajo gobiernos tiránicos en África, Asia, etc., algo que para un relativista es aceptable.
El relativismo permite también que todos tengan razón, desde su perspectiva, lo que es equivalente a decir que nadie la tiene, y que la verdad no existe. En la práctica, esto puede tener graves consecuencias. Supongamos dos personas con cáncer: una acude al médico e inicia su tratamiento de radio o quimioterapia. La otra, come gorgojos, “alcaliniza” su dieta, reza, y ve a un homeópata. Para el relativismo, los dos tienen razón; la única diferencia es que uno de ellos estará muerto antes de que pase un año (pero, para el relativismo, seguirá teniendo razón).
Para un relativista da lo mismo estudiar 10 años la física, que simplemente sentarse e inventar las leyes del universo.
Es verdad que cada uno puede pensar lo que quiere –aunque sean estupideces- pero esas ideas empiezan a tener diferente valor ya por su contenido lógico, o ya por sus consecuencias prácticas. Yo puedo pensar que soy millonario, por ejemplo, pero tendré serios problemas con la ley si voy un día al banco a reclamar los millones que sólo existen en mi mente.
Desde un punto de vista lógico, el relativismo es inútil, pues si pretende que “todas las proposiciones son igualmente  válidas”, entonces la proposición contraria “todas las proposiciones no son igualmente válidas” es igual de válida, o el relativismo es falso.

Textualismo

El textualismo propone que todo es, en definitiva, texto, y lo único que podemos hacer es interpretarlo –y toda interpretación es válida.
Más allá de la obviedad de que el conocimiento circula habitualmente en forma de textos, el conocimiento científico no es interpretable de más de una manera, y ciertamente, tampoco en la vida cotidiana interpretamos libremente. Si esto fuera verdad, la comunicación sería casi imposible –ya es bastante difícil- pues yo podría interpretar “no” como “sí”.
El textualismo es algo así como aplicar la crítica literaria a cualquier cosa, menos a la literatura.

Poder y conocimiento
Según los posmodernistas, el conocimiento no depende tanto de su grado de verdad, sino de cuestiones políticas y económicas. Es como si hubiera una conspiración de gobiernos para hacernos creer que el fuego quema, y que el hielo da frío.
Hay numerosos casos en la historia de conocimiento entorpecido por las autoridades, como el caso de Copérnico y la Iglesia Católica, Galileo y la Iglesia Católica, Darwin y la Iglesia Católica, etc. Pero el resultado final siempre fue el triunfo de la verdad sobre las conveniencias de un grupo de poder.
Los posmodernistas van más lejos, y suponen que la ciencia misma es un grupo de poder, y ejerce una hegemonía, una suerte de dominación sobre todos, acallando el pensamiento mítico, las religiones, y la invención de idioteces a las que se entregaba la humanidad en tiempos de mayor ignorancia.
Se basan en parte en las tesis de Kuhn, que creía demostrar que las teorías se adoptaban por razones políticas y sociales antes que por su poder explicativo, y posteriormente en Feyerabend, quien suponía que daba lo mismo la invención mítica que la investigación científica, simplemente porque ambas teorías, al tener un lenguaje diferente y conceptos diferentes, no podían compararse y, en consecuencia, no se podía elegir entre ellas: y –una vez más- las dos eran igual de válidas.
Sin embargo, sí se pueden comparar, especialmente desde la práctica, y en esa comparación siempre sale victoriosa la ciencia, que se revela más coherente, demostrable, lógica y útil que la descontrolada invención  de mitos y leyendas, que además de su incoherencia general, no dio como resultado ningún nuevo conocimiento ni nueva tecnología en toda su historia –y tuvieron miles de años para hacerlo.
Esa pretendida “hegemonía científica” la cuestionaba también Foucault, quien apoyó alegremente el golpe de estado teocrático en Irán que culminó con la subida al poder del Ayatolá Jomeini en 1979, quien restauró la durísima ley islámica, y favoreció el terrorismo. Foucault –y otros- también firmó en 1977 una petición para legalizar la pedofilia.
Heidegger, otro reconocido antecedente del irracionalismo posmodernista, era miembro del partido Nazi y presidía quemas de libros en la Universidad de la que era rector.

Escritos arbitrarios.

Hay en la red un generador de posmodernismo: es un programa que mezcla aleatoriamente proposiciones científicas, citas de otros posmodernos, y da como resultado un texto posmodernista. Reitero, es un programa…
Así de fácil es.
Éste es el enlace: http://www.elsewhere.org/pomo/
He aquí algunos ejemplos de monstruosidades verbales  posmodernistas:

1-      “En primer lugar, las singularidades-sucesos corresponden a series heterogéneas que se organizan en un sistema ni estable ni inestable, sino «metaestable», dotado de una energía potencial en la que se distribuyen las diferencias entre series.” 
(Gilles Deleuze, Lógica del sentido).

2-       “La existencia, como proceso de desterritorialización, es una operación intermaquinal específica que se superpone al fomento de intensidades existenciales singularizadas. Y,repito, no existe ninguna sintaxis generalizada de esas desterritorializaciones. La existencia no es dialéctica ni representable. ¡A duras penas es vivible!”
(Félix Guattari, Caosmosis).

3-      “Lo que se realiza en mi historia no es el pretérito-definido de lo que fue, puesto que ya no es, ni siquiera el perfecto de lo que ha sido en lo que yo soy, sino el futuro anterior de lo que yo habré sido para lo que estoy llegando a ser”.
 (Jacques Lacan, Función y campo de la palabra).

4-      “En nuestro espacio no euclidiano de finales de siglo, una curvatura maléfica desvía invenciblemente todas las trayectorias. Ligada, sin duda alguna, a la esfericidad del tiempo (visible en el horizonte de finales de siglo como la de la tierra en el horizonte al caer el día) o a la sutil distorsión del campo gravitacional. Debido a esta retroversión de la historia hacia el infinito, a esta curvatura hiperbólica, el mismo siglo escapa a su propio fin.”  
(Jean Baudrillard, La guerra del Golfo no tuvo lugar).

5-      “Un concepto predominante en la obra de Tarantino es la sexualidad dialéctica. Ese nihilismo post-cultural sostiene una realidad fundamentalmente elitista. Sin embargo, Bataille ya había usado con anterioridad  el término de teoría neoestructuralista textual’ para denotar ese todo dialéctico.”
(The posmodernism generator, El Paradigma cultural de la narrativa,
el objetivismo, y el capitalismo textual).

6-      “Propongo el término sub-servilismo, para referirnos no a lo que el servilismo es, en acto, sino a sus características premateriales que sólo pueden dialectizarse en su concreción textual-discursiva. La tecnociencia actual, en su fáustica desiderata de desambiguar al sujeto que, ya lo había observado Lacan, es una carencia antes que una efectivización óntica, corre el riesgo de de-deconstruirlo, como un fractal infinito que se doblara sobre su centro. La física cúantica nos enseña que la existencialidad de los fenómenos no estaría totalmente radicalizada en un plano lineal, identificable con las expectativas del operacionalismo, sino en un espacio-perceptivo-topológico n-dimensional .”
(Yo, Mauro Lirussi, La relación proto-simbiótica entre la tecnociencia
y la opresión en la transculturalidad globalizada).

Comentarios

  1. Precisamente ayer me dijeron que mi principal problema como filósofo es que se me entiende muy bien
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. felicidades! eso quiere decir que usted ES un filosofo y no un oscurantista.

      Eliminar
  2. Lo que ocurre es que vos confundís el lenguaje, que es meramente una manera de interpretar la realidad, con la realidad misma. No me considero posmodernista, pero la idea, que es compartida por algunas de las corrientes posmodernistas, de los hechos como construcciones sociales, no me parece para nada descabellada. La ironía de Latour con respecto a la muerte de Ramsés II implica ese tipo de cosas, es decir, que la tuberculosis no es lo que causó la muerte de Ramsés II, sino el nombre mediante el cual interpretamos hoy día la muerte de Ramsés. Podemos discutir las inconveniencias pragmáticas que esto trae, pero Latour se esfuerza en demostrar constantemente que nuestra realidad es una construcción. De manera que hoy día le damos una interpretación posible a la muerte de alguien que en el futuro podría ser adjudicada a otra cosa. Entonces de qué murió? La verdad existe realmente o la construimos? Conviene aceptar verdades absolutas de las cuales no dudamos o es preferible dudar de todo? Si entendés que el posmodernismo, que relativiza toda verdad, surge en el seno de una sociedad fuertemente positivista, que pretende encontrar la verdad definitiva de todos los objetos que la circundan, pero a la vez se muestra incapaz para hacerlo en incontables casos, y también demuestra errores de interpretación, dado que constantemente nos encontramos con refutaciones a las investigaciones científicas aceptadas globalmente, entonces vas a entender que es más la contracara del pensamiento filosófico dominante de la actualidad y de los últimos tiempos. Así como tenemos personas que dudan de todo, tenemos personas, y estas son más, que creen que se puede saber todo por medio de la ciencia. Bueno, acá nos encontramos con las creencias de cada quien, sin embargo vos te mostrás molesto y pedante, te suponés superior al posmodernismo cuando mostrás niveles de necedad semejante. Esta época está signada por la religiosidad de la ciencia, creemos en ella tan ciegamente como los cristianos creyeron en un Dios todopoderoso, nos creemos tanto más iluminados que nuestros predecesores. Pero qué tanto más sabemos de lo fundamental del universo y de nuestra existencia. Porque conocer los átomos o el Bosón de Higgs no nos dice nada acerca del sentido de las cosas físicas, que es, a fin de cuentas, lo único de valor con lo que contamos, osea el valor que nosotros les asignamos a las cosas que hacemos. Me es indistinto movilizarme en avión o en carreta. El mundo de hoy no es "mejor" que el de la época de Aristoteles, pero eso es algo que un positivista jamás va a entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. '' De manera que hoy día le damos una interpretación posible a la muerte de alguien que en el futuro podría ser adjudicada a otra cosa. Entonces de qué murió?'' Siempre murió de lo mismo solamente que en el pasado nos equivocamos y ahora nos damos cuenta, no construímos una realidad aparte. Las verdades están más allá de lo que nosotros construimos. Por ejemplo la física afectó a todas las personas de la Tierra aún antes de que se supieran sus leyes. El positivismo no es lo mismo que el científicismo, el positivismo ya quedo enterrado por muchas razones, una de las cuales es ser reduccionista. No hace falta creer en la ciencia, a diferencia de la religión. ''El mundo de hoy no es "mejor" que el de la época de Aristoteles, pero eso es algo que un positivista jamás va a entender.'' Tenemos más conocimiento sobre muchas cosas, por qué no sería mejor?
      El posmodernismo nace de la pereza, y del intento de hacerse pasar como ''complejo'' e ''intelectual''

      Eliminar
    2. El positivismo no tiene nada que ver con el cientificismo, te quedaste 2 siglos atras.

      Eliminar
    3. Reduccionista: posmodernismo y relativismo no son tan amiguitos como pretendes.
      Simplista: basas tu crítica principalmente en lo anterior
      "Demasiado Humano": esperemos no perder esa "función poética" tan denostada en este texto; sin creatividad, ni ciencia, ni decencia, ni naa

      Eliminar
  3. Si bien en este planteo hay una confusión en cuanto a positivismo, yo no diría que no tiene nada que ver con el cientificismo, de hecho es la base histórica para que el cientificismo surja. Me sumo a que malentendés en gran medida la cuestión igualando relativismo con posmodernismo. En segundo lugar creés que todo planteo posmodernista se basa en palabras complicadas y altisonantes. Ese es el peor de todos los argumentos, te invito a que leas bastante de lo que proponés como complejo al pedo, y te vas a dar cuenta que no es tan así. Si vamos al caso, y realmente esa característica te convirtiese en posmodernista, Aristoteles era posmodernista desde mucho antes del movimiento. Después proponés a Niezstche como oscuro, tampoco entiendo de donde sacás eso, es bastante sencillo de leer e interpretar, incluso es una lectura mucho más llevadera que Kant por ejemplo, que si bien es ordenado es bastante denso.

    En suma todo esto es más un juicio de valor que un análisis serio.
    Y otra cosa más, decir que nace de la pereza, cuando muchos de los que nombrás pasaron su vida desarrollando teoría para aplicar en el ámbito práctico, como el caso de Lacan, es simplemente digno de una mente por demás de estrecha. Lamento que del poco nivel de comprensión de ciertas filosofías salgan criticas tan facilistas. Por último te sugiero que repases la noción de ciencia. Ésta no es un hecho, es una creencia, basada en un verdad justificada. Pero no deja de ser una creencia.
    Sí, el mundo se desmorona sin absolutos. Otra cosa es que Hegel plantea la existencia de absolutos, por ende tratarlo de posmodernista es cualquier cosa.
    Mientras más lo pienso esto parece un chiste, si querés denostar el posmodernismo argumentá bien, si querés hacerlo quedar como un movimiento intelectual interesante, seguí así.

    ResponderEliminar
  4. (Comentario corregido -se sugiere borrar la versión anterior y publicar sólo esta).
    1- "vos confundís el lenguaje, que es meramente una manera de interpretar la realidad, con la realidad misma"
    Justamente en la nota se critican esa clase de confusiones.
    2- "No me considero posmodernista, pero la idea, que es compartida por algunas de las corrientes posmodernistas, de los hechos como construcciones sociales, no me parece para nada descabellada."
    Es sumamente descabellada, e incluso profundamente idiota. Los hechos -entendidos como configuración cualquiera de espacio y tiempo- existieron mucho antes que cualquier sociedad o individuo. La interpretación de esos hechos, su descripción, explicación, etc. es en parte una construcción, pero en el caso de la ciencia, en sentido limitado -limitado por experimentos, principios lógico-ontológicos, etc.
    Asumir que un hecho científico y un mito son equivalentes porque son "construcciones sociales" es una falsa analogía: es como decir que El Quijote y la Guía Telefónica son lo mismo, porque ambos son libros...
    3- "Porque conocer los átomos o el Bosón de Higgs no nos dice nada acerca del sentido de las cosas físicas"
    Las cosas físicas no tienen ningún sentido, excepto el que les demos. El universo entero carece totalmente de finalidad. "¿Qué sentido tiene la fotosíntesis?" es, simplemente, una mala pregunta.
    4- "Me es indistinto movilizarme en avión o en carreta. El mundo de hoy no es "mejor" que el de la época de Aristoteles"
    Me imagino que también le es indistinto estar vivo o morir de viruela, o tener polio, o ser asesinado por tener una opinión distinta a la de la mayoría, etc.
    5- "Aristoteles era posmodernista desde mucho antes del movimiento."
    La oscuridad ciertamente no es un invento de los posmodernos. Aristóteles no parece, en general, cultivar explícitamente la oscuridad. Al menos, para quienes no lo leímos en griego o en latín, en ediciones sin notas, etc.
    6- "desarrollando teoría para aplicar en el ámbito práctico, como el caso de Lacan"
    El psicoanálisis lacaniano sólo es práctico para que un cierto grupo de psicoanalistas se queden con el dinero de sus incautos pacientes. Es totalmente incoherente, además de abusar de conceptos tomados de la ciencia, para formar proposiciones que ni siquiera tienen sentido.
    7- Nietzsche y Hegel se consideran precursores del posmodernismo, tanto por su oscuridad (Hegel) como por su crítica a la razón (Nietzsche).
    8- Es singular que nadie haya notado las otras partes de la nota, donde se habla del abuso constante de terminología científica.

    ResponderEliminar
  5. Hola, podría alguien desarrollar ese punto de Aristóteles y posmodernismo? gracias de antemano.
    Ah y excelente y entretenido artículo. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  6. Latour es tan idiota... no lo habría dicho mejor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…