Ir al contenido principal

La vida, sobreviviendo a ella.

 

Artículo de miguelangelgc

William Shakespeare tiene una frase muy particular pero sin duda, además de profunda o dura, invita en gran parte a meditar tanto en la manera en la que vivimos como el cómo nos relacionamos con la vida misma. 

En uno de sus libros, Macbeth, el protagonista asegura: La vida es una historia contada por un idiota, llena de estruendo y furia, que nada significa...

¿Qué tanto hay de cierto en tan intensas palabras?

Se dice que cada quien habla como le va en la feria y es verdad aunque muchas veces aunque nos vaya mal -o incluso bien- la manera en cómo hemos aprendido a ver lo que nos sucede determina si las malas experiencias o momentos sean contados de una forma trágica o cómo parte de un historia.

El ritmo actual de la sociedad, en general, nos está impidiendo que valoremos los instantes que significan algo (refiriéndonos a la frase de Macbeth) y que al final de cada día -o de nuestra existencia terrenal- lo que "vivimos" termine siendo algo insignificante y nos convirtamos en solo uno más -un ser humano- que existió y no alguien -persona- que significó algo. 

Los estruendos, las dificultades, los problemas... lamentablemente forman parte de la vida de la mayoría de los mortales, de los ciudadanos de a pie que recorremos el camino que no decidimos andar de vivir pero que, una vez inmersos en el, hemos aprendido -a golpes o por medio de errores- a recorrer y, sobretodo, a sobrellevar. 

El tesoro de la vida que nos permite ser feliz es aprender y el decidirnos, sobretodo, a valorar y hacer significativos cada uno de los segundos que tenemos en nuestras manos para que, buenos o malos, mirarles desde una prespectiva mejor... diferente. 

Sin duda el guión de la vida, de nuestro andar, no lo tenemos del todo en nuestras manos ni mucho menos disponemos de la tinta que nos permite escribir o modificar el libreto. 

Ya sea que creamos en una deidad que tiene los hilos de nuestro destino en sus manos o no, la postura por la que nos inclinemos altera el resultado: solo una pequeña parte de nuestro destino está en nuestras manos. 

Pero una cosa es reconocer que la vida -la nuestra- está en las manos de... otros factores , y otra, muy diferente, es el hecho de resignarnos a que por eso el sobrevivir -o dejarnos llevar por la corriente- sea la manera por la cual tenemos que afronta el viaje de la existencia. 

Hacer significar la vida aunque sea -que no es poco- entre el pequeño o gran círculo con el que solemos convivir e interactuar diaramente basta y es suficiente como para no considerar, al final de la existencia, que nuestra vida no ha significado nada.

¿Cómo lograrlo?

Si no emprendes en lo que te gusta, te será muy difícil tener el éxito que deseas... lo dijo Steve Jobs (co-fundador de Apple) y eso aplica no solo en cuestiones labores -el contexto en el que dijo la frase- sino que se puede y debe de extender a cada una de las actividades de nuestra vida.

Es verdad que no siempre nos toca hacer lo que nos gusta -el trabajo se llama así porque para muchos es eso... un trabajo ir a el- pero si intentamos y luchamos por encontrar los lados nobles del mismo nuestro andar en él será más fácil. 

Shakespeare fue muy fatalista o más bien realista pero de una manera negativa, apática... la verdad duele pero es cierta aunque no por eso debe de ser absoluta

Vivir es realmente una aventura, espelusnante la mayoría de veces, pero al fin y al cabo un camino, un recorrido y lo importante de los viajes, al menos en éste, es el destino a donde queremos llegar.

La meta es la muerte, claro, pero el cómo llegaremos a ella y el qué dejaremos tras ella es al final de todo lo importante; ¿de qué sirve una vida grandiosamente vivivida si al dejarla no dejamos un significado, palpable y trascendente, con quienes nos topamos mientras vivíamos?

De hecho antropológicamente se dice que la idea del cielo o de la vida posterior a la muerte viene de ese anhelo propio del ser humano de no dejar la vida y, una vez que se hace -inevitablemente-, seguir vivo de alguna manera. 

Independientemente de si se adopte creer en un paraíso o que se crea que tras morir seremos polvo que vuelve a sus orígenes sin un alma que vuele a algún lado, la vida eterna es alcanzable, seáse como creyente religioso o como un "no creyente", si dejamos algo -no materialmente hablando- tras dejar de existir.

Trascendiendo en la vida es como logramos que la vida vivida signifique algo, tanto que haya significado algo para nosotros como en los que fueron traseúntes nuestros mientras tuvimos existencia; no permitamos que la frase tan real de Macbeth sea la bandera que inconcientemente izamos y permitámonos cambiarla por una que diga:

"La vida, mi vida, vale y tras ella dejaré un significado a su alrededor".

Publicado originalmente en el bLog de miguE
vida, qué es la vida, cómo sobrevivir a la vida, pensando en la vida, frases macbeth, william shakespeare, reflexiones vida

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

El Positivismo y sus críticas

Hasta el fin de agosto os dejo con reposiciones de mis entradas más leídas en este blog. Esta es la número 1.

El Positivismo (o materialismo o naturalismo) dice que todas las teorías que construyamos acerca de la realidad deben ser validadas lógica y empíricamente. Proposiciones no susceptibles de ser validadas deben ser rechazadas.

Hay posturas positivistas que van más allá de lo anterior en el sentido de que afirman más cosas. Son ideas de algunos positivistas en particular o de alguna corriente basada en el positivismo, como el empirismo lógico. No hablo de ellas ni las defiendo o ataco (no ahora). Me restringiré a la definición del primer párrafo.

Esto implica un cambio de línea de investigación muy importante respecto al no-positivismo. Así, se rechazarán hipótesis del tipo "acción divina" o "milagro" mientras no se encuentre evidencia para ello.

También se rechazarán apriorismos derivados de cualquier prejuicio o ideología. En las ciencias médicas y sociales…