5 de marzo de 2015

La moralidad de los bombardeos de las clínicas de aborto. Autor: Gabriel Andrade

   Desde hace más o menos tres décadas, hay en EE.UU. grupos infames de cristianos fundamentalistas que colocan bombas en clínicas de aborto. En la opinión pública occidental, estos grupos fundamentalistas son terroristas marginales, que han desvirtuado la doctrina cristiana, y merecen el calificativo de “terroristas”.

            Yo, en cambio, opino que estos grupos son mucho más cristianos que quienes los critican, y que tienen muchísima más integridad. Es falso que el terrorista de unos es el luchador de la libertad de otros. El terrorismo tiene una definición muy precisa: el ataque deliberado de no combatientes. Es lo que hizo Osama Bin Laden al ordenar matar miles de víctimas inocentes en el World Trade Center.
            Si las doctrinas cristianas son verdaderas, estos grupos que colocan bombas en clínicas de aborto son buenos cristianos, y de ninguna manera serían terroristas. Hay dos doctrinas cristianas que los avalan: 1) el feto es una persona, 2) frente al genocidio, es legítimo acudir a las armas.
            Si el feto es auténticamente una persona, vivimos en estos momentos un genocidio de grandes proporciones: según cálculos convencionales, sólo en EE.UU., hay diariamente tres mil abortos, o sea, más de un millón al año. Si el aborto es asesinato, entonces esto, bajo cualquier definición, es un genocidio.
            La doctrina de la guerra justa, avalada por el cristianismo, autoriza la resistencia armada frente al genocidio. Nadie critica a los judíos por sublevarse en el gueto de Varsovia. Esta resistencia armada, por supuesto, debe dirigirse contra los propios combatientes, no contra los civiles. Pues bien, quienes colocan bombas en clínicas de aborto, están atacando a quienes participan directamente en la muerte de los fetos. Las víctimas de los ataques son, a todas luces, partícipes voluntarios de la máquina genocida.
            Así pues, si el feto es una persona, estos cristianos fundamentalistas hacen una labor heroica. Ahora bien, he ahí la cuestión: yo no considero que el feto sea una persona, y por ende, sí considero criminales a los fundamentalistas que colocan bombas en las clínicas. Con todo, sí estimo que estos fundamentalistas llevan sus convicciones a su máxima conclusión lógica, y los felicito por ello. Su crimen deriva de un error de concepción ontológica sobre el feto, pero esta gente tiene un enorme compromiso ético.
Al mismo tiempo, esto es muy revelador de la inconsistencia e hipocresía que el resto de los cristianos anti-abortistas tienen. Si estos cristianos de verdad creyesen que el feto es una persona, y que el aborto es una forma de homicidio, no solamente deberían exigir que los códigos jurídicos castiguen el aborto con la misma severidad que el castigo del homicidio, sino que también, deberían estar organizando escuadrones de resistencia para evitar la matanza de millones de inocentes a diario.
 

2 comentarios:

  1. Sin llegar a esos extremos, si los antiabortistas fueran consecuentes, deberían exigir estas dos reformas legislativas:
    1. Respecto del Código Civil (CC), la reforma de los art. 29 y 30 que establecen que la personalidad comienza con el nacimiento, y sustituirlo por otros que simplemente digan que la personalidad comienza nueve meses antes, con la fecundación. Y deberían reformar también el art. 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) donde dice que “todos los seres humanos NACEN libres e iguales…” para que dijera: “Todos los seres humanos SON CONCEBIDOS libres e iguales…”.
    2. Respecto del Código Penal (CP), eliminar el Título II del Libro II sobre el aborto ya que no tendría sentido distinguir entre aborto y asesinato, y penar el aborto exactamente igual que el asesinato: con pena de prisión de 15 a 20 años (art. 139 CP). Entiendo que sería asesinato y no homicidio por hacerse con alevosía. Sin embargo, ahora mismo, el aborto está castigado con penas mucho menores: para el médico que lo haga sin consentimiento de la mujer son 4-8 años de prisión (art. 144 CP), si es con su consentimiento son 1-3 años de prisión y para la mujer multa de 6-24 meses (art. 145 CP).
    Sin embargo, nunca he escuchado a un antiabortista decir que quiere que a las mujeres que aborten y a los médicos abortistas les condenen a 15-20 años de cárcel. Pero si son consecuentes cuando dicen que el feto es una persona, deberían decir eso: la misma condena por asesinato para quien mate a un adulto, a un niño o a un óvulo recién fecundado. Ahora bien, hasta ellos mismos notan que eso es una barbaridad y por eso no se atreven a decirlo. De hecho, la reforma del aborto que pretendía el ministro Gallardón no preveía igualar las condenas por aborto con las condenas por asesinato, lo que es una incoherencia si de verdad el nasciturus fuera una persona: eso sería como poner menos condena a quien mata a un niño que a quien mata a un adulto.

    ResponderEliminar
  2. Dar justica porqie unas iresponsables no supieron ponerse clndon y quitar el derecho a nacer a sua hijos mas los medicos quel as mienten y restrsan todo su desarrollo no me parece gente inicnete y hay que hacer justicoa por encima de la ley porque la ley en si es injusta

    El bebe ya sale formado mucho antes de los nueve meses
    So no un prematiro no viviria
    Ademas qie ño ponga en codigo no sognifica nada ya que tambien se ponia como negros como propiedad de loa blancos eso se cambio despues la constitucion no demuestra nada solo unos onorantes feminostas lo exigieran por propio gusto no porqie sea legal y al segundo mes toene sus oranos basicos al 4 mes solo creze y perfeciona
    Lo iqe hace es justo porque esas mukeres tuvoeron elecion de tener o no sexo y lo tuvoeron sabiendo el riesgo y es otra voda y tiene derecho a nacer y vi r nadies puede decor quoen nace o no es abuso de poder y es nazi
    Lo de la cosntitucion es basura porque le bebe milagrosamente no se hace humano no soquiera tiene conciencia solo come y depemde igual de la madre cual aliemta con su leche solo que la estar dentro la mujer es ma fuerte lo mata la estar fuera no es poner fecha el derecho de vicr y es un asco a igual qie la esclavitud o el sexismo

    ResponderEliminar