18 de marzo de 2015

Las ventajas de no creer en el alma



por David Osorio (@Daosorios)

Muchas personas creen en el alma y no es difícil entender por qué: tener alma significa que sobrevivimos a la muerte. Sin embargo, no hay evidencia que sustente la existencia del alma.

En su libro The Soul Fallacy, Julien Musolino —profesor de psicología— argumenta que dejar de creer en el alma tiene ventajas considerables:

La hipótesis del alma, sostiene Musolino, ha tenido una buena carrera por milenios, pero es hora de poner acabar con la idea. Musolino sostiene que la hipótesis del alma es una afirmación científica que puede ser investigada utilizando las herramientas y métodos de investigación racional. Por otra parte, sostiene que de hecho, las creencias del alma, muy comunes en Estados Unidos, obstaculizan el progreso y una sociedad más humana.

"La creencia en un alma inmaterial, psicológicamente potente y desacoplable que puede funcionar aparte del cuerpo después de la muerte equivale a una serie de afirmaciones sobre la física, la biología y las ciencias de la mente", Musolino dice: "Por lo tanto, tenemos que poder evaluar esas afirmaciones basados en la ciencia y la razón".
...
Musolino dice que renunciar a la creencia en el alma trae "tres regalos" que pueden enriquecer enormemente la vida de uno. El primero es hacer las paces con la muerte. Recordando su propia experiencia de perder el conocimiento al ser anestesiado, Musolino dijo que este deliberado apagón de la conciencia "con la ayuda de la química básica" es lo más cerca que podemos llegar a la muerte. Si el estado de estar muerto es algo así, dice, no tenemos nada que temer.

El segundo regalo, según Musolino, es de significado, que se deriva del conocimiento de que "la vida tiene una fecha límite terminal". Debido a que cada uno de nosotros tiene una longitud finita de tiempo, y ninguno de nosotros sabe cuánta, ese tiempo y nuestras vidas son preciosos, cree él.

Musolino dice que el tercer regalo es que vivir por los principios de la ciencia y la razón es liberador y puede conducir a la verdad y la felicidad. Podemos mirar al futuro con esperanza y confianza si vivimos por los principios de la ciencia y de la razón ", dice. "De hecho, la nueva visión del mundo que sustituye a la anterior es mejor y más sabia".

Es un poco lo que ocurre con el libre albedrío, y tiene todo el sentido del mundo: dejar de creer en fábulas absurdas mejora la experiencia de existir.

Por otra parte, aunque el primer regalo suena mucho mejor que una eternidad de tortura o aburrimiento (Cielo/Infierno), yo no creo que pueda hacer completamente las paces con la muerte — como decía Hitch, el problema no es tanto irse de la fiesta sino saber que la fiesta seguirá sin ti.

(originalmente en De Avanzada | vía Why Evolution Is True | imagen: Cincinnati - Spring Grove Cemetery & Arboretum "The Best Is Yet To Be" via photopin (license))

1 comentario:

  1. No, la fiesta no seguirá. Cada uno vive su vida desde su mente y el punto de vista, la experiencia personal, se pierde con la muerte. No podemos entender Como viven los demás fácilmente, ni porqué somos como somos. El mundo que yo experimento no tiene el mismo color que el que ves tú. Eso se pierde.
    Y se pierde el yo. El yo evoluciona en la vida y se apaga para siempre al morir. No somos imprescindibles pero somos irreemplazables.

    Y lo mas importante. Si matas a alguien su alma no migrará a un mundo mejor. El asesinato es imposible de reparar y no podrás lograr que el muerto te perdone. Por eso la vida es sagrada, porque es frágil y efímera. Y por eso mi vida es solo mía. Nadie tiene derecho a matarme. No tengo alma, no voy a resucitar.

    ResponderEliminar