19 de febrero de 2015

Pensar diferente.


Original de: miguelangelgc

El diez de diciembre de dos mil doce la Unión Internacional Humanista y Ética [IHEU, por sus siglas en inglés] dio a conocer el informe Freedom of Thought 2012 [Libertad de Pensamiento 2012], primero en su tipo, con el objetivo de mostrar cómo el mundo discrimina a las personas no religiosas. 

Los resultados no son nada agradables ya que en muchos países, tanto occidentales como orientales, las personas no creyentes se ven limitadas en su derecho a la ciudadanía, salud o a expresar abiertamente su filosar entre otras muchas más violaciones a los Derechos Humanos más fundamentales.

Vivir en Afganistán -de acuerdo al informe- representa un peligro a la vida de quien se declara no creyente [en ningún credo] ya que existen penas de muerte legisladas en su contra.

Si por el contrario se radica en Malasia, otro ejemplo, el ciudadano está obligado a registrarse como miembro de un credo para poder recibir documentación de identificación oficial. 

Arkansas -un estado de los E.U.- prohíbe que un ateo sea testigo en los juicios mientras que otros siete estados tienen vetado a personas no creyentes los cargos públicos. 

Ante dichos resultados los encabezados de prensa no se hicieron esperar; rescato dos aunque el segundo me encantó: 

God isn´t the only one who hates atheists. [Dios no es el único que odia a los ateos.] - MSN Now.

Y las reacciones de muchos que se auto proclaman ateos [aunque con certeza no se sabe si lo son en realidad] en diversas redes sociales fueron descomunales; todas -tristemente- orientadas al sentido de autoflagelo diciéndose a sí mismos, y a su comunidad virtual, somos un grupo vulnerable.

Pero es que con éste tipo de documentos en la mano cualquiera pude vestir, tranquilamente, de mártir a personas no religiosas pidiendo y clamando igualdad de derechos y respeto. 

¡Claro que es válido! pero no es para tanto, o al menos, no es para definir a un determinado sector como un grupo vulnerable [ateos / humanistas] cuando existen muchos, pero muchos más en situaciones igual de adversas.

Y es que en pleno siglo veintiuno tanto personas que optan no pertenecer a alguna religión, o quienes no creen en ningún dios o incluso creyentes son perseguidos, amenazados y asesinados por el simple hecho de pensar diferente que la mayoría.

¿Por qué? 

Porque los seres humanos no estamos acostumbrados a permitir una sana y respetuosa lluvia de conceptos y a convivir con ellos. Unos sí dicen estar dispuestos a dialogar pero sin que ésto implique interactuar, fuera del debate, con quienes opinan opuesto. 

Es ésta situación la que hace que tanto ateos no engranen en sociedades teístas como religiosos en donde su credo es minoría aunque ésto se aplica también si la mayoría es el centro de trabajo o la familia. 

Pensar opuestamente a lo tradicional o no seguir las posturas comunes de un determinaa sociedad puede, y es, muy peligroso y aunque quizá muchas veces nuestra vida no corra peligro sí la manera en la que los demás nos tratan.

Aunque sobre el punto anterior es importante que usted y yo, amable lector, recordemos que debemos de tratar primariamente a los otros [y sus ideas, creencias o posturas siempre que no sean ilícitas] como queremos ser tratados nosotros.

Si no queremos ser ofendidos, primero [al emitir un comentario] no debemos ofender, si no queremos ser objeto de burla, no nos burlemos de las creencias de otros; si queremos equidad, no discriminemos a otros porque creen o porque no lo hacen.

El no tolerar a los otros que no son [ni piensan] como nosotros [léase: ateos a creyentes y viceberza, por ejemplo], es parte de la naturaleza humana y aunque las diferencias pueden ser utilizadas como catapulta para crecer tristemente la mayoría de las veces son punta de lanza para conflictos.

Utópico, es cierto, pero el hombre -género- tiene más puntos en común que discreprancias filosóficas: somos una misma especie, cohabitamos la Tierra, necesitamos oxígeno para respirar...

El saber coexistir con quienes no piensan, creen, sienten u opinan como nosotros es un lindo sueño que, aunque está lejos de convertirse realidad, no debe de ser dejado como eso. 

Recordemos que si no pensamos como la mayoría y somos mal tratados por ello no somos los únicos. Existen otros, y muchos, que por nadar contra la corriente han sufrido, sufren y sufrirán terribles consecuencias y en dicho sector ingresan tanto personas religiosas como ateos.

La libertad es un derecho, válido, necesario y pilar del hombre pero éste tiene que emanar y generar respeto y tolernacia pues nuestra libertad termina en donde inicia la del otro.



Publicado originalmente en el bLog de miguE.

La foto de la cabecera la obtuve de ja2vi.
Informe Libertad de Pensamiento 2012. [70 páginas, en inglés].
La frase final "La libertad [...]" es autoría propia [de Miguel Ángel García Calderón].
libertad, pensamiento, ateos religión, los ateos son perseguidos, International Humanist and Ethical Union (IHEU), Freedom of Thought 2012, diálogo, tolerancia, pensar diferente, think different

No hay comentarios:

Publicar un comentario