Ir al contenido principal

Los deshaucios y el aborto. Autor: Gabriel Andrade

Hay en España dos temas muy sensibles en la opinión pública: el aborto y los desahucios. Lamentablemente, como suele ocurrir en muchos países, las posturas en torno a ambos temas vienen en paquetes: la izquierda favorece el aborto pero se opone a los desahucios, la derecha se opone a los abortos pero favorece los desahucios. Yo encuentro esto lamentable. Pues, en muchas ocasiones, los mismos principios filosóficos que se usan para oponerse (o defender) a los desahucios, también deben usarse para oponerse (o defender) al aborto.

            Hay dos formas de defender el aborto. La primera consiste en señalar que el feto no es una persona. A mí me parece ésta la forma más razonable, y es así como yo defiendo el aborto. Pero, en un creciente sector de gente pro-aborto, se usa el lenguaje feminista de que la mujer tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo. Y, así, se argumenta que, aun si el feto es una persona, la mujer no está en la obligación de mantener a otra persona en su vientre.
            Quien más célebre ha hecho este argumento, es la filósofa Judith Jarvis Thomson, con su analogía del violinista: supongamos que un talentoso violinista necesita una diálisis por nueve meses para seguir con vida. ¿Puede una persona ser forzada a ser conectada a aparatos de diálisis, con tal de salvar la vida a ese violinista? Thomson responde enfáticamente que no. Y, así, Thomson extiende su analogía al aborto: aun si el feto es una persona, la mujer no está en obligación de someterse a nueve meses de embarazo para salvar la vida al feto.
            Ahora bien, este mismo argumento debe aplicarse a los desahucios. Pues, si asumimos que el feto es una persona (yo no lo hago así, pero insisto, cada vez más, la gente pro-aborto sí parece aceptar que el feto es una persona), entonces, básicamente el aborto es una forma de desahucio. En el desahucio, el propietario del inmueble (sea el banco, o un particular; desde un punto de vista moral, me parece irrelevante) ejerce su derecho de propiedad. En el desahucio, quizás los inquilinos desahuciados morirán en el invierno, de la misma forma en que el feto morirá fuera del vientre. Pero, así como Thomson dice que no podemos obligar a la madre a salvar la vida del feto, pues el vientre es su propiedad, del mismo modo, no podemos obligar a un banco a salvar la vida de un inquilino, pues el inmueble es su propiedad.
            Por supuesto, para que el banco pueda ejercer ese derecho de propiedad, debió haberla adquirido de forma legítima: a través de una relación consensual. Quizás haya muchos casos fraudulentos en España, pero en principio, la mayoría de los desahucios proceden de hipotecas para las cuales, los mismos inquilinos dieron su consentimiento. Si eso es así, entonces, el banco, lo mismo que las madres, tienen derecho a evacuar a quienes quieran de su propiedad, y no tienen ninguna obligación de renunciar a su propiedad para mantener con vida al inquilino.
            Todo esto parece demasiado insensible, y seguramente, se dirá que el derecho a propiedad debe tener límites. Si una persona no tiene dónde vivir, no puede ser desahuciada, pues morirá de frío. Vale. Pero, esa misma sensibilidad que se aplica a los inquilinos, entonces debe ser también extendida al feto (de nuevo, si se asume que el feto sí es una persona; yo no lo hago así). Se necesita más coherencia. Y así, la coherencia exigiría que, se apoye a la izquierda en unas cosas, y a la derecha en otras.

Comentarios

  1. Querer deducir cada acción de un principio nos lleva a la atribución ad hoc de principios, es decir, a caer en la falacia de la "petición de principios". Hay muchas cosas que queremos cada uno en la sociedad y hay distintos principios para guiar las preferencias morales y las acciones. Buscar el equilibrio en todo esto y minimizar las contradicciones en que podamos caer es un gran trabajo. Es más fácil buscar un principio que guíe nuestra intuición en cada caso y sentirnos satisfechos. Una de las tareas del filósofo es sacarnos de esta comodidad y hacernos reflexionar sobre la coherencia de nuestras posiciones, como bien haces en el texto.

    Por no eludir el tema concreto, también veo la posición del "derecho a que no me fuercen" como un mal principio. Es, por otra parte, el de los anarco-capitalistas y les lleva a muchas incongruencias. En el caso del aborto, lo primero es darnos cuenta de que, sin sistema nervioso, no hay un alguien a quien hacer daño y si queremos tirar del argumento de la potencialidad nos tenemos que dar cuenta que esta también se halla en las células sexuales o en cualquier célula si sabemos clonarlas. A partir de aquí habrá grados de acercamiento al sistema nervioso, a que haya un alguien y sobre ello podemos hablar de dónde nos sentimos más cómodos poniendo un límite satisfactorio para tener todos como referencia en asuntos legales o políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo estoy de acuerdo en que, sin sistema nervioso, no hay persona, y por ende, no hay nadie a quien hacer daño. Pero, como digo, cada vez más, hay gente que usa el lenguaje feminista de "éste es mi cuerpo y hago con él lo que quiera", y asume, que aun si el embrión es persona, no hay obligación de mantenerlo dentro de mi vientre. Yo esto lo veo mucho más difícil de aceptar. Si el embrión es una persona, entonces ya no es tan sencillo apelar al derecho de propiedad y decir "éste es mi vientre, y hago con él lo que yo quiera". Pero, en todo caso, si estamos dispuestos a aceptar ese derecho de propiedad que invocan algunas feministas, entonces no tenemos motivos para reprochar a los bancos en los deshaucios.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…