5 de febrero de 2015

Stephen Fry sobre dios: es un monstruo, maníaco



David Osorio

El fin de semana, la televisión irlandesa emitió una entrevista con Stephen Fry, en la que el presentador Gay Byrne le preguntó qué haría si al morir llegara a las puertas del Cielo y se encontrara a dios.

La respuesta de Fry es magnífica:



Yo le diría: "¿Cáncer de huesos en niños? ¿Qué es eso? ¡Cómo te atreves! ¿Cómo te atreves a crear un mundo en el que hay tanta miseria que no es culpa nuestra? No está bien. Está total, completamente mal. ¿Por qué debería respetar a un estúpido dios caprichoso, de mente perversa que crea un mundo que está tan lleno de injusticia y dolor?". Eso es lo que le diría.

Byrne le hace saber a Fry que esa actitud no le ganará la entrada al Cielo, y Fry simplemente redobla su apuesta:

No entraría, pero es que no querría. No me gustaría entrar bajo sus términos. Son equivocados. Ahora, si yo muriera y fuera Plutón, Hades, si fueran los 12 dioses griegos, entonces yo tendría más inclinación a ello. Debido a que los [dioses griegos] eran — no pretendían no ser humanos en sus apetitos, en sus caprichos y en su irracionalidad. Ellos no se presentaban como todopoderosos, omniscientes, amables y benéficos, porque el dios que creó este universo, si fue creado por dios, es claramente un maníaco — absoluto maníaco, totalmente egoísta.

¿Tenemos que pasar nuestra vida de rodillas agradeciéndole? ¿Qué clase de dios iba a hacer eso?

Sí, el mundo es muy espléndido, pero también tiene insectos cuyo ciclo de vida consiste en excavar en los ojos de los niños y dejarlos ciegos. Se comen los ojos desde adentro. ¿Por qué? ¿Por qué nos hiciste eso? Fácilmente, podrías haber hecho una creación en la que eso no existiera. Simplemente no es aceptable.

Por tanto, el ateísmo no se trata solamente de no creer que hay un dios, sino que en el supuesto de que haya uno, ¿qué clase de dios es él? Es perfectamente evidente que es monstruoso. Absolutamente monstruoso y no merece ningún respeto. En mi opinión, en el momento en que lo destierras, la vida se hace más simple, más pura, más limpia, más digna de ser vivida.

Al final, Byrne responde que esta es la respuesta más larga que ha recibido en la serie cuando ha hecho la pregunta. Por cierto, no hay cómo pagar su cara mientras Fry hablaba.

(Publicado originalmente en De Avanzada | Imagen: Documentally via photopin cc)

3 comentarios:

  1. Un empeño filosófico es buscar la unidad de la realidad.
    La Física, como división de la antigua Filosofía, busca en efecto la Teoría Unificada de la Relatividad y lo Cuántico; cuando la encuentre, y dado que lo Cuántico incluye la función del Observador, tendrá que llegar a una Teoría Unificada de lo Observador y lo Observado… O de la función Sujeto y la función Objeto…
    El razonamiento humano procede mediante análisis que escinden la realidad y luego síntesis que la reunifican en un nivel mayor del conocimiento.
    Lo que en lenguaje filosófico se puede llamar la Última Síntesis será lo que en lenguaje teológico (pero griego) se llama Zeós o Dios. La traducción de lo teológico a lo filosófico exige limpiar este concepto de adherencias míticas y rituales.
    Los humanos no podemos renunciar a buscar esa Última Síntesis, por tanto la Unidad de la Realidad.
    Sabemos ya que el Universo entero habla el lenguaje de la misma Lógica que ya descubrieron los griegos. Está unificado por tanto, es inteligible unificadamente, puede ser entendido con la Lógica que tenemos, puede ser comprendido y cuando lo comprendamos será cuando veamos la Última Síntesis; éste es el sentido de nuestra existencia.
    Entender por qué nosotros, Sujetos, estamos amenazados por tanto dolor y por la muerte; entonces, en esa Última Síntesis, resolveremos nuestro misterio.
    El Zeós que se anuncia en la Última Síntesis tiene que ser, lógicamente, la unión de tanto dolor y de las alegrías que nos vamos encontrando; tendrá que unir, más aún, el mal y el bien que se encuentran en el alma de los humanos. El mal, lo que nos daña; el bien, lo que nos conviene.
    Miramos la Realidad, el Universo y lo que haya más que el Universo, y vemos por todas partes ese daño, ese mal. Los animales estamos hechos para alimentarnos de los vegetales y de los otros animales. Nuestra vida, nuestro bien, es daño para otros y no puede dejar de serlo. Por eso, los colmillos, las garras, los cuernos, no los hemos inventado nosotros. Estaban, cuando nosotros llegamos. O las grandes extinciones por los asteroides que golpeen nuestro planeta u otros en los que haya vida.
    La Última Síntesis tendrá que poner todo ello, junto, para darle sentido al Universo. Pero la buscamos, eso quiere decir que confiamos en encontrarla. Nuestro pensamiento, en lo que vamos viendo, tiene sentido porque vamos descubriendo hechos transcendentales y porque vemos que se ajusta a la naturaleza del Universo.
    Pensamos en lo que tenemos que hacer mañana, porque pensar tiene sentido; o pensamos en todo el Universo y más allá del Universo, porque esperamos que nuestro esfuerzo en pensar tenga sentido.
    La Última Síntesis, el Zeós, tiene que estar más allá de todas las distinciones. Los humanos estamos sujetos a una de esas distinciones, porque estamos sujetos al bien y al mal, lo que nos fortalece y lo que nos daña; es natural, como hace el Cristianismo, hablar del camino del amor y no del odio, e insistir en que el Zeós es finalmente bueno para nosotros; pero la Última Síntesis tiene que referirse a lo que esté más allá del bien y del mal, más allá de quien ve y lo que ve (nosotros como sujeto y del objeto que miramos), será lo que nos deje sin palabras, porque todas las palabras son distinciones, lo que nos hará sentirnos en la Gloria, porque la Gloria está más allá del Gozo y del Dolor.

    ResponderEliminar
  2. La moral que busca que seamos buenas personas, los derechos humanos, la búsqueda de la paz y la justicia, no nacen de la religión, ni están garantizados por ella. Ni dios ni el estado son perfectos. Nosotros los creamos y nosotros debemos reformarlos o abolirlos.

    ResponderEliminar
  3. La respuesta de Fry es la de un sujeto básico, que con argumentos simples pretende atacar el proceder de un "Dios humanizado" al que le falta lógica en su proceder.

    ResponderEliminar