12 de febrero de 2015

La lúgubre predicción de François Cavanna



por David Osorio

En un llamado a la acción a los ateos, François Cavanna, arriba, fundador de Charlie Hebdo, que murió hace un año a los 90 años, una vez que pidió a los no creyentes no ser "demasiado discretos, demasiado tímidos, demasiado resignados!"


Traducción libre del artículo de Barry Duke publicado en The Freethinker:



Hace más de 20 años, advirtió que, si los ateos se quedaban de brazos cruzados, complacientes ante el aumento del fundamentalismo islámico, otras religiones se inspirarían para extender agresivamente su intolerancia y fanatismo.

Y predijo que cristianos y judíos fanáticos abrirían las puertas a grupos ultranacionalistas y les permitirían ganar el poder.

Esto no es en absoluto improbable, dado el estado de aceleración de la decadencia en nuestras democracias. El siglo 21 será un siglo de persecución y hogueras...

¿Qué sabemos sobre Cavanna?

Lamentablemente, muy poco. Cuando el ateo más inspirador de Francia –un prolífico escritor, humorista y dibujante– murió el 29 de enero del 2014, su muerte mereció apenas una mención en los principales medios de habla inglesa del mundo, un hecho que asombró y enfureció a la suscriptora del Freethinker Nelly Moia, que vive en Luxemburgo y es una gran admiradora de Cavanna y su obra.

Hace un tiempo, Moia tuvo la amabilidad de enviarme una edición especial de Charlie Hebdo, la revista satírica fundada por Cavanna. Bellamente ilustrada con fotografías y algunos extraordinariamente irreverentes y caricaturas "blasfemas", la revista de 80 páginas es un himno a la vida y obra de Cavanna, y me dolió no poder sacar el máximo partido de la publicación porque no leo ni hablo francés.

Ahora, si bien el nombre de Cavanna puede significar poco o nada para la mayoría de personas de habla inglesa, hoy Charlie Hebdo es una marca conocida a nivel internacional como consecuencia de la masacre de su equipo en París por parte de terroristas islámicos el 7 de enero del 2015 y, antes de eso, el bombardeo de sus oficinas por fanáticos musulmanes.

La destrucción de la sede de la publicación en el bulevar Davout en el distrito 20 de la ciudad en el 2011 fue su respuesta a un anuncio de que el último número contaría con el 'profeta' Mahoma como "editor en jefe".

A pesar de este atropello, la revista apareció. La portada mostró una imagen por el dibujante Renald Luzier alias 'Luz', diciendo: "100 latigazos si no se mueren de la risa", y la última página representado al "profeta" con una nariz roja y diciendo "Sí, el islam es compatible con humor".

Charlie Hebdo ya estaba en malos libros del islam. En el 2007, acaparó los titulares en Francia después de que dos organizaciones musulmanas francesas, la Gran Mezquita de París y la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia, iniciaron una acción penal contra Charlie Hebdo por:

Insultos públicos contra un grupo de personas por su pertenencia a una religión.

Esto fue en respuesta de las caricaturas reimpresión de la revista del "profeta", que habían aparecido originalmente en un periódico danés en el 2005 y provocaron las protestas de los musulmanes en todo el mundo.

Sin embargo, el entonces editor ejecutivo de la publicación, Philippe Val, fue absuelto y elogió el resultado como una victoria para la libertad de expresión. Él dijo en ese momento:

Si ya no tenemos el derecho a ridiculizar a aquellos que nos causan terror, eso es un problema.

La revista comenzó su vida en 1960, cuando Georges Bernier y François Cavanna lanzaron una revista mensual titulada Hara-Kiri, que rápidamente fue etiquetada como "tonta y desagradable" ("bête et méchant").

El equipo de redacción alegremente aprovechó esta frase y la convirtió en su lema oficial. La publicación fue prohibida en 1961.

Sin embargo, en 1966 volvió a aparecer y en 1969 se lanzó Hara-Kiri Hebdo, más tarde renombrada L'Hebdo Hara-Kiri, después de que el equipo decidió producir una revista semanal, además de su edición mensual.

Las cosas se deterioraron de nuevo tras la muerte del presidente francés Charles De Gaulle, que murió en 1970 en su pequeño pueblo natal de Colombey, diez días antes de que un incendio en un club causara la muerte de 146 personas.

La publicación lanzó una portada que parodió la cobertura de la tragedia de la prensa tradicional, y la publicación fue prohibida una vez más.

Hara-Kiri era bien conocida por los anuncios irreverentes que contenía. Éste dice '¡Dios existe! Lo encontré en un paquete de Bonux'.

Para esquivar la prohibición, el equipo decidió entonces cambiar su nombre a Charlie Hebdo. Como Private Eye de Gran Bretaña, Charlie Hebdo se especializa en portadas divertidas y provocativas. A diferencia de Private Eye, va mucho más lejos que cualquier revista satírica británica, y es frecuentemente acusada de anti-catolicismo, antisemitismo, islamofobia – e incluso anglofobia.

En el 2011, como reacción a los llamados que los euroescépticos del Reino Unido hacían para que Gran Bretaña saliera de la UE, publicaron una portada que planteaba la pregunta:

Pero, ¿quién quiere a los ingleses en Europa de todos modos?

Esto fue acompañado por una caricatura del editor de Charlie Hebdo, Stéphane Charbonnier, quien murió en el ataque, en donde mostraba a dos ingleses "típicos" populares: una mujer con una camiseta con la bandera de Reino Unido mal ajustada yun tatuaje que dice "Fuck Off".

Ella tiene un piercing en el ombligo y su vientre es rosado langosta. Un pequeño caballero con bombín y un pantalón a rayas, sosteniendo un paraguas, con la piel de un color gris muy poco saludable, se muestra como su acompañante.



Una palabra francesa para los británicos es Rosbifs. Probablemente es en represalia a que nosotros los llamemos ranas. Al comentar sobre esa caricatura en The Guardian en diciembre del 2011, Jonathan Jones escribió:

De hecho es más sutil de lo que parece. La caricatura combina alegremente estereotipos antiguos y nuevos. El hombre con el bombín no es un británico contemporáneo en absoluto. Es el fantasma de un caballero de la ciudad de hace mucho tiempo. ¿Es por esto que su piel es de color gris – porque está muerto?

El emparejamiento de los dos grotescos personajes se suma a una sátira pertinente sobre la verdadera maldición de Gran Bretaña – nuestro sistema de clases. Charlie Hebdo ve nuestro nacionalismo guiado por Etoncomo el matrimonio impío de la incruenta aristocracia de Gran Bretaña y de la sanguinaria clase trabajadora. Un poco como el ejército de Wellington en Waterloo, supongo.

Sin embargo, es el fuerte contenido anticlerical de Charlie Hebdo el que, a lo largo de los años, ha causado la ofensa más grande. No es de extrañar, dado que surgió como resultado del odio de largo arraigo de Cavanna a la religión.

Hace unos 20 años él escribió un libro titulado Lettre ouverte aux culs-bénits (Carta abierta a los culi-benditos).

No hay término inglés para culs-bénits, dijo Moia.

¡Ustedes sólo tienen 'intolerantes', pero en francés está el encantador cul-bénit (culo bendecido) y su libro es hilarante!

Lamentablemente, nunca se ha traducido al inglés, pero pude deducir, a través de Google Translate, que Lettre ouverte aux culsbénits era esencialmente un llamado a la acción a los ateos, una súplica a no simplemente hacer una pausa, con "los brazos colgando", y:

Permitir la horrible resurrección de los viejos monstruos del pantano que realmente habíamos pensado que estaban a punto de morir de muerte natural.

Cavanna también era un firme defensor de los derechos animales, pero sólo pude encontrar una referencia en inglés en Internet a este aspecto de su vida. Alguien llamado "Jocelyne" –una inmigrante francesa expatriada en Irlanda– publicó una nota en un tablón de anuncios sobre la pérdida de mascotas en el 2007.

Después de cuestionar el "tono religioso de muchos de sus mensajes", ella llevó a Cavanna a la atención de los lectores:

No hace mucho tiempo yo estaba leyendo un libro del autor francés François Cavanna. Cavanna es un ateo abierto, un firme creyente en la evolución. Y él también ama a los animales, y ha mantenido a muchos de ellos (perro, gatos, aves...)

Él apoya los refugios de animales y hace campaña para varias causas (comercio de pieles, corridas de toros, caza etc son todas cosas que él aborrece absolutamente).

A medida que Cavanna habla de los animales que tuvo como compañía, también reflexiona sobre por qué los ama. Ciertamente, su experiencia en Europa Oriental durante la última guerra dejó una impresión duradera en él, y le horrorizaron –de por vida– la crueldad, la muerte y la violencia, y la estupidez de la gente para infligir tanto sufrimiento a otros seres vivos, humanos o no.

Cavanna nació en Nogent-sur-Marne. Aunque se crió en Francia, creció rodeado de inmigrantes italianos debido a que su padre era de Italia. Él describió esta vida en sus libros Les Ritals y L'oeil du lapin.

A los 16 años, asumió varios trabajos a tiempo parcial. Entregó cartas para el servicio postal, vendió frutas y verduras, y fue aprendiz de albañil. Su debut periodístico llegó en 1945 cuando comenzó a trabajar para el diario Libération.

Más tarde, se volvió a la escritura autobiográfica. Les Ritals, ya mencionado, trató de su niñez, mientras que Les Russkoffs (y más tarde Maria) habla de su experiencia en la Segunda Guerra Mundial. Les Russkoffs fue la novela por la que ganó el Premio Interallié en 1979. En Bête et méchant y Les yeux plus grands que le ventre cuenta sus hilarantes experiencias en Hara-Kiri y Charlie Hebdo.

El último libro de Cavanna, Lune de miel, se ocupa de su enfermedad de Párkinson.

(publicado originalmente en De Avanzada | Imagen: Wikipedia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario