Ir al contenido principal

Un breve paseo por la sociología del conocimiento científico. Del ethos de Merton a la teoría del actor-red (1)


Añadir Robert Merton (1910 - 2003)
Thomas S. Kuhn (1922-1996)

              













Muchos científicos, y no pocos filósofos de la ciencia, echan mano a la cartuchera cuando oyen hablar de la sociología del conocimiento científico. Sin embargo, es ésta una disciplina académica que ha realizado interesantes aportaciones al estudio de la dimensión social de la ciencia en cuanto actividad humana colaborativa. Este área de conocimiento ha contribuido a poner de relieve los factores extrínsecos -esto es, los no puramente epistemológicos o metodológicos- en la producción del conocimiento cientifico, resaltando la incidencia en éste de las estructuras sociales, económicas y políticas históricamente dadas. De la misma manera, ha formulado también algunos marcos normativos que intentan proyectar una visión de la ciencia como actividad sometida a determinados códigos axiológicos. Temas debatibles y, sin duda, no exentos de interpretaciones polémicas, pero que han permitido, en mi opinión, trazar un perfil más exacto de la naturaleza de la ciencia y de la estructura de la actividad científica.

En esta entrada, y en una posterior, vamos a presentar sumariamente algunos de los hitos personales y escolares en el desarrollo de la sociología del conocimiento científico. Empezaremos por la obra de Robert Merton, cuyas ricas aportaciones no han resultado particularmente inquietantes para los defensores de la concepción tradicional de la ciencia como actividad encaminada al conocimiento objetivo, fundamentado y cada vez más preciso de la realidad natural, entendida ésta como preexistente y autoestructurada. En esta misma entrada abordaremos además la obra, más discutida y quizás peor interpretada, de Thomas Kuhn, autor de la célebre tesis de las revoluciones científicas y de la multiforme noción de "paradigmas científicos". En una entrada posterior, daremos voz a las corrientes más polémicas de la sociología del conocimiento científico, entre las que caben la Escuela de Edimburgo y la etnometodología del conocimiento científico.

Pero no nos adelantemos. 

La sociología del conocimiento de Robert Merton: ethos e intercambio

Aunque la sociología del conocimiento surge y se desarrolla con la sociología general, cobra carta de naturaleza académica en la Alemania de Weimar, especialmente a partir de la publicación del libro de Karl Mannheim Ideología y Utopía. Encontramos un segundo – o tercer- hito fundador en la obra sociológica de Robert Merton, creador de un auténtico paradigma –concretado en la llamada escuela de Columbia o mertoniana- al enfocar el estudio de la ciencia en tanto institución social y desde el punto de vista de la actividad científica.

Una buena parte de la aproximación a la realidad de la ciencia hasta aquel entonces se había centrado en las puras cuestiones epistemológicas, con un importante componente normativo y metodológico referido a la generación y evaluación del conocimiento científico. Merton preferirá dejar de lado tales cuestiones –a las que tratará como una caja negra exenta de cualquier posible auditoría sociológica, aunque esta valoración es más que matizable - y atenerse a la dimensión institucional de la ciencia, desde una doble perspectiva: el estudio histórico-empírico y la formulación normativa y reguladora de la actividad científica, y siempre considerando como sujeto de su estudio las comunidades de científicos.

Merton concreta el abandono del estudio epistemológico en la enumeración de ocho problemas fundamentales como guía de campo de la sociología del conocimiento. Éstos son: la determinación social de los desplazamientos de los focos de interés intelectual, el análisis de la mentalidad de un estrato social, la valoración social de los distintos tipos de conocimiento, las condiciones de surgimiento y declive de nuevos problemas y disciplinas, la organización social de la vida intelectual, el estudio de las instituciones relacionadas con la transmisión de ideas y conocimientos, los condicionamientos sociales del intelectual y las consecuencias sociales del progreso científico.

En su tesis doctoral sobre el surgimiento de la ciencia moderna en la Inglaterra del siglo XVII, Merton apunta grosso modo su distanciamiento tanto respecto de las explicaciones internalistas de la ciencia como de las puramente externalistas y aboga por una colusión de factores tanto externos (sobre todo las demandas económicas y militares del momento y la convergencia entre el puritanismo y el quehacer científico) como internos (los procedimientos del propio corpus científico).

Al abordar el carácter institucional de la actividad científica, Merton definirá dos importantes ámbitos de estudio. Por una parte, la formulación de una tesis normativa basada en valores morales –su ya famosa tesis de los Cudeos- y por otro lado el estudio de los procesos de intercambio en la vida científica. En cuanto a lo primero, este autor enumera y desarrolla lo que él considera los cuatro componentes fundamentales del ethos de la praxis científica (resumidos bajo el acrónimo ‘Cudeos’): universalismo (las pretensiones de verdad deben ser sometidas a criterios impersonales preestablecidos), comunismo (los hallazgos de la ciencia no son propiedad de nadie, sino atribuibles a la comunidad), desinterés (el único beneficio para el científico es la satisfacción de su contribución y el prestigio que con ello pueda lograr) y escepticismo organizado (no deben establecerse cesuras entre las creencias acríticas y las analizables objetivamente).

En cuanto a la teoría sociológica del intercambio, Merton la resume en la búsqueda de reconocimiento que el cientifico espera obtener a cambio de sus aportaciones al reservorio de conocimiento científico. Nuestro autor pone en relación esta aspiración individual, institucionalizada en el sistema de la ciencia, con las normas y valores rotulados en la tesis de los Cudeos; es consciente, no obstante, de las prácticas desviadas y deshonestas (sobre todo el fraude y el plagio) a que esta pretensión individual puede dar lugar.

Las tesis normativas mertonianas han encontrado abundantes réplicas. Algunas resaltan el carácter meramente técnico e instrumental de las normas de la praxis científica, otras insisten en la naturaleza coyuntural e incluso subjetiva de tales normas y un tercer grupo de críticas pretenden desmentir empíricamente la validez de los Cudeos mertonianos. También la tesis del intercambio ha sido objeto de valoraciones negativas, que han puesto en valor los comportamientos utilitaristas entre los científicos o que han acusado a Merton de obviar los intereses competitivos y maximizadores propios de una economía capitalista.

Para concluir con esta sección, diremos que un tercer campo de trabajo de la escuela mertoniana ha sido el estudio de la estratificación social en las comunidades científicas a través de mecanismos de distribución de recompensas y bajo la presunta influencia de los imperativos institucionales formulados en el ethos antedicho. En este sentido es significativo el artículo de Merton sobre el llamado efecto Mateo en la ciencia -la reiterada retribución en forma de reconocimiento a los científicos que ya tienen renombre y la negación de tal recompensa a los investigadores anónimos- junto con los llamados efecto sillón 41 y efecto trinquete, relacionados conceptualmente con el primero. Consecuencias de tales efectos pueden ser, en opinión de Merton, tanto el reforzamiento de los juicios de autoridad cuanto el sesgo en las valoraciones de según qué aportaciones y el establecimiento de una gerontocracia en la praxis científica.

Las revoluciones científicas de Thomas Kuhn: la inevitable historicidad de los paradigmas científicos

La publicación del libro Las revoluciones científicas  de Thomas Kuhn protagonizó un giro casi copernicano en el enfoque que, años más tarde, experimentaría la sociología del conocimiento científico y una parte de la propia filosofía de la ciencia. Por la época en la que apareció este texto, la Concepción Heredada, formulación canónica de la filosofía de la ciencia del Círculo de Viena y deudora del positivismo lógico, se encontraba ya en franco declive en los ambientes académicos. Por su parte, el falsacionismo de Karl Popper –cuya partida de nacimiento se remonta al año 1934, año de publicación de  La estructura de la investigación científica - cobraba cada vez más fuerza como interpretación metodológica predominante.

Las principales características de la Concepción Heredada, frente  a las cuales cobra gran parte de su sentido la obra de Kuhn, han sido resumidas por Hacking del modo siguiente: realismo, estricto criterio de demarcación de las teorías científicas, acumulatividad del progreso científico, distinción entre observación y teoría, estructura deductiva, precisión e invarianza de los conceptos, distinción entre contexto de justificación y contexto de descubrimiento y unidad última de la ciencia. Aunque las críticas a la concepción lógico-positivista de la ciencia se habían ido acumulando a partir, sobre todo, de los años sesenta del siglo XX, el texto de Kuhn supuso el golpe de cruceta para esta corriente filosófica al desmentir sus principales presupuestos y sustituirlos por otros, en ocasiones totalmente opuestos: progreso científico no lineal, distinción difusa entre observación y teoría, significado histórico y coyuntural de los términos y conceptos científicos, estructura no forzosamente deductiva o indistinción entre los contextos de descubrimiento y justificación, por ejemplo.

La narrativa histórica que subyace a las propuesta kuhnianas no es difícil de formular: en las primeras etapas del desarrollo de las ciencias se da una competencia entre concepciones distintas del mundo natural que se apoyan sobre bases conceptuales y premisas metodológicas diferentes, alternativas e incluso inconmensurables. Por la incidencia de factores históricos y sociales, aunque sin menospreciar las capacidades heurísticas internas de las diferentes concepciones, una de éstas se alza como interpretación exclusiva de lo real natural y se convierte en lo que Kuhn llama paradigma (concepto que este autor no terminará de perfilar y que más adelante sustituye por el de matriz disciplinar). 

Con el transcurso del tiempo surgen problemas que los recursos metodológicos y conceptuales de este paradigma no son capaces de solucionar. Tales problemas, al principio anecdóticos, se van acumulando hasta que cuestionan la viabilidad del paradigma en tanto interpretación válida en la disciplina correspondiente. Por último, desde la periferia del propio paradigma va articulándose una nueva interpretación con una mejor capacidad de resolución de tales anomalías. En un lapso más bien breve de tiempo, esa interpretación ocupa el lugar de la antigua y establece el dominio de un nuevo paradigma. Los períodos de tiempo en los que un determinado paradigma permanace incuestionado –y provee de herramientas, modelos y ejemplos satisfactorios para resolución de problemas- son tiempos de lo que Kuhn llama ciencia normal.

La perpetuación de los contenidos del paradigma dominante tiene lugar a través de libros de texto, de textos cientificos y de los mecanismos habituales de intercambio de información científica (tesis, publicaciones, congresos y demás). Los intervalos históricos –que tienden a ser cortos- en los que se instala un nuevo paradigma son épocas de ciencia revolucionaria. El ejemplo más típico que expone Kuhn es la revolución de la física en el siglo XVII, pero también menciona casos extraídos de la revolución química del siglo XVIII y de la revolución biológica que supuso la escenificación académica del darwinismo, en el siglo XIX.

Kuhn quiere precisar que el proceso revolucionario de cambio científico no obedece sólo a razones internas epistémicas propias de la disciplina, sino que intervienen también, y de forma decisiva, factores externos ajenos a la racionalidad interior de esa ciencia, criterios externos no racionales: se da tanto un fenómeno de conversión, asociado a un cambio de gestalt o de percepción de la forma global de relaciones permitidas, cuanto una transformación sociológica que tiene analogías con lo que ocurre en política y que afecta al descrédito de las instituciones como fuente de autoridad.

En cuanto a la inconmensurabilidad de los paradigmas, otra de las ideas kuhnianas con carga de profundidad, ha sido también objeto de críticas y de revisiones por parte del propio autor. La idea inicial, que giraba en torno a las nociones de intraducibilidad e incomparabilidad, ha sido reformulada en términos de inconmensurabilidad local, que alude más bien a la ausencia de un lenguaje perfecto de traducción al que puedan verterse los vocabularios de paradigmas incompatibles. Además, conforme Kuhn ha ido puliendo sus aportaciones al campo de la historia de la ciencia ha ido también redefiniendo el propio concepto de ‘revolución científica’, en el que ha tenido cada vez mayor cabida la dimensión lingüistica.

La influencia de Kuhn en los trabajos posteriores de filosofía, historia y sociología de la ciencia ha sido muy importante. Particularmente en el campo de la sociología del conocimiento científico que podríamos llamar ‘radical’ –y de la que nos ocuparemos en otra entrada-, para la que las aportaciones kuhnianas constituyen casi un hito fundacional y han provisto de guía e inspiración en la presentación de sus propios presupuestos metodológicos, epistemológicos e incluso ideológicos.

Manuel Corroza. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…