Ir al contenido principal

¿Por qué los yijadistas odian a Occidente? Autor: Gabriel Andrade

  A raíz de los recientes episodios de violencia yijadista, ha vuelto a resurgir la vieja cuestión: ¿por qué los integristas musulmanes odian tanto a Occidente? Y, en una suerte de justificación parcial de la violencia yijadista, numerosas figuras intelectuales de la izquierda responden enfáticamente: porque Occidente se ha buscado su propio odio.

            Durante la Primera Guerra Mundial, Francia e Inglaterra prometieron a los pueblos árabes su independencia si apoyaban su bando (por aquella época eran súbitos del imperio otomano), y en cuanto acabó la guerra, hicieron caso omiso a su promesa, y se repartieron el Medio Oriente entre sí, como trofeos coloniales.
            Después de la Segunda Guerra Mundial, la descolonización impuso fronteras artificiales y dividió al mundo árabe en fronteras arbitrarias. EE.UU., el nuevo poder imperial, ha apoyado sin reservas al Estado de Israel y sus abusos contra el pueblo palestino. También EE.UU. ha mantenido déspotas en los países árabes. Y, para colmo de males, en una tremenda codicia de petróleo, organizó una invasión brutal de Irak que ha incluido toda clase de abusos.
            Estos datos son indiscutibles. Pero, me parece que los izquierdistas se equivocan gravemente. La principal fuente de odio contra Occidente no son los abusos de las potencias occidentales. Más bien, es el propio contenido de la religión islámica. O, en todo caso, los abusos occidentales no son suficientes para generar estas reacciones violentas. Es necesaria también una religión que sirva como detonante de este resentimiento.
              Sam Harris muy elocuentemente ha señalado que los cristianos de Cisjordania sufren las mismas vejaciones a manos del ejército israelí, pero con todo, no hay mártires cristianos colocando bombas en Tel Aviv. Los iraquíes cristianos han sufrido la invasión tanto como el resto de sus compatriotas, pero no se ven cristianos árabes masacrando a los caricaturistas de Charlie Hebdo cuando éstos se burlaron de Jesucristo.
            El integrismo musulmán no busca, en palabras del propio ayatolá Jomeini, “hacer bajar el precio del melón”. Su intención no es meramente hacer que EE.UU. deje de invadir países y que los barrios marginados de Marsella tengan mejores condiciones sociales. Busca algo mucho más profundo. Y eso es, sencillamente, hacer desaparecer los valores propios del materialismo capitalista, pero también, los valores propios de la Ilustración. El integrismo musulmán odia a Bush por invadir Irak, tanto como a Mickey Mouse por invitar al hedonismo, y tanto como a Darwin por negar que Dios creó al hombre de arcilla.
            En esta discusión, es muy pertinente tener presente la figura de Sayyed Qutb. El renovado integrismo musulmán de finales del siglo XX debe mucho a este personaje. Él fue quien, a mediados del siglo XX, lanzó el movimiento que luego desembocaría en los Hermanos Musulmanes, y que luego nutriría ideológicamente a grupos como Al Qaeda y  Ejército Islámico.
            Cierto es que Qutb, cuya obra es vastísima, nunca hizo un llamado a matar inocentes empleando tácticas terroristas. Pero, sí hizo un llamado a destruir Occidente. Mucho antes de que Samuel Huntington hiciera popular su tesis sobre el choque de las civilizaciones, fue el propio Qutb quien postuló que era inevitable una confrontación. ¿Por qué era necesario destruir a Occidente? Qutb no ofrece las respuestas típicas de los izquierdistas (de hecho, fue ejecutado por Nasser, ¡un dictador muy mimado por la izquierda!). Para Qutb, las invasiones, el apoyo a dictadores, y el ejercicio del poder imperial, es apenas un motivo secundario. El verdadero motivo de su cruzada es la decadencia moral de Occidente.

            Qutb estuvo de visita en EE.UU., y quedó horrorizado de ver que los muchachos adolescentes bailaran con las muchachas (esto fue a mediados del siglo XX, ¡sin duda hoy quedaría más horrorizado con el reguetón!). A partir de esa experiencia tan traumática, quiso salvar al mundo musulmán de la depravación occidental. Su enemigo, pues, no era meramente EE.UU., Francia o Inglaterra, los típicos poderes imperiales. Era también Suiza, Luxemburgo y Andorra, paisitos que no ejercen ninguna depredación imperial, pero cuya cultura es lo suficientemente ofensiva como para ameritar su destrucción. ¿Por qué integristas musulmanes colocaron una bomba en una discoteca en Bali? ¿Acaso el gobierno indonesio ha extraído petróleo de otros países musulmanes a los cuales ha invadido? No: los terroristas colocaron una bomba en la discoteca, ¡precisamente porque odian las discotecas!
            El error fundamental de izquierdistas como Chomsky es no darse cuenta de que los propios valores que ellos defienden, son motivo de odio para el integrismo musulmán, y que la depredación imperial es apenas un motivo secundario. La izquierda clásica ha defendido el Estado laico, la promoción de la ciencia, la liberación femenina, la liberación sexual, la creación artística, etc. El integrismo musulmán aborrece todo eso. Mark Steyn muy cómicamente lo resumía así: el yijadista estará muy dispuesto a matar a Susan Sontang (una prominente izquierdista norteamericana) antes de que ésta tenga suficiente tiempo para decirle, “pero, espera, ¡yo estoy de tu lado!”.

Comentarios

  1. Muy acertado tu artículo, Gabriel. Al hilo de él quisiera recordar el tema del “arma perfecta” que hablamos en otra ocasión pero que vuelve a ser oportuno ya que mencionas a Sam Harris que es quien habla de ella en su libro “El fin de la fe”. El experimento mental del arma perfecta consiste en imaginar qué pasaría si existiera un arma tal que con ella se pudiera matar a quien se quisiera pero sin ocasionar absolutamente ningún daño colateral. Por ejemplo, si un terrorista se encerrara en un colegio dispuesto a matar a todos los niños, sería posible activarla para que lo matara solamente a él sin ocasionar ningún daño a ningún niño ni al colegio. Si un arma así existiera: ¿qué hubiera hecho con ella Winston Churchill? Seguramente utilizarla para matar a Hitler. Pero ¿qué harían con ella los yihadistas? La respuesta de Sam Harris es que no la usarían: seguirían matando a inocentes igualmente, haciendo los atentados que hacen tipo 11-S y 11-M, simplemente porque no tienen objetivos concretos cuyas otras víctimas sean colaterales, sino que para ellos, todas las víctimas son igualmente culpables. Esto demostraría el hecho de que para los yihadistas el enemigo es occidente en su totalidad: no sus líderes, ni su economía capitalista, ni la explotación o la opresión colonialista o imperialista. Su enemigo es occidente con todo lo que tenga de bueno o malo (bueno o malo para nosotros, para ellos todo lo occidental es malo). Por eso el arma perfecta no les serviría, porque su arma “perfecta” no es la que haga el menor daño posible sino la que cause el mayor horror imaginable.

    Otro aspecto que se escapa al análisis simplista es identificar a occidente con capitalismo, cuando más bien hay que identificarlo con la modernidad, lo que incluye también el socialismo: tan modernos son Adam Smith como Karl Marx. Pareciera que los yihadistas estuvieran vengándose de la opresión colonial y neocolonial de los países capitalistas, pero, en realidad, ya antes luchaban también contra el socialismo para imponer o mantener la sharia y el islam más reaccionario. Los yihadistas han luchado contra los comunistas desde los inicios de la revolución rusa en Chechenia, después en Afganistán y también en Yemen, o ahora mismo contra los comunistas kurdos en el Kurdistán. Pero también contra el llamado “socialismo árabe” en Egipto, Siria, Libia o Argelia. Pensemos también en la represión en Irán contra toda la izquierda (las shuras) después de la deposición del Sha, la lucha de Hezbolá contra la izquierda en el Líbano, o en Palestina donde Hamás lucha a tiros contra el FPLP. Cierto es también que en muchos de estos conflictos, las potencias coloniales han apoyado, armado y financiado a los yihadistas contra los comunistas y socialistas árabes, y que ahora, vencido el enemigo comunista, los yihadistas se vuelven contra el otro enemigo occidental. Pero es muy estúpido pensar que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”: en ese error cayeron las potencias occidentales al apoyarse en Bin Laden contra los comunistas afganos, pero en el mismo error cae ahora esa izquierda que ve con buenos ojos a esos yihadistas que luchan contra el capitalismo occidental sin darse cuenta de que luchan contra la modernidad, sin importarles si es comunista, capitalista u otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://elpais.com/diario/2006/10/05/opinion/1159999206_850215.html

      Eliminar
  2. Yo en cambio considero sesgado el artículo. Afirmas: "Estos datos son indiscutibles. ... O, en todo caso, los abusos occidentales no son suficientes para generar estas reacciones violentas. Es necesaria también una religión que sirva como detonante de este resentimiento."

    Yo escribiría:

    El integrismo musulman, como el cristiano, aborrece el librepensamiento, el hedonismo y todo aquello que ataca las raices de sus creencias, ...

    Estos datos son indiscutibles, pero cierto pensamiento xenófobo equivocan gravemente. La principal fuente de odio contra Occidente, la fuente de la que mana el río de suicidas, son los abusos de las potencias occidentales, la pobreza creada contra sus propios recursos naturales y la destrucción en Palestina, Afganistan, Iraq de sus formas tradicionales de vivir. O, en todo caso, las posiciones radicales no son suficientes para generar estas reacciones violentas. Es necesaria también una pobreza y sobre todo una desesperación sin perspectivas de futuro que haga que la gente mire allá donde les ofrecen alguna esperanza.

    Uno sin lo otro no es. Destacar uno no me parece lícito sin el correspondiente sitio del otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, para mí la clave está en lo que dice Sam Harris: “Sam Harris muy elocuentemente ha señalado que los cristianos de Cisjordania sufren las mismas vejaciones a manos del ejército israelí, pero con todo, no hay mártires cristianos colocando bombas en Tel Aviv. Los iraquíes cristianos han sufrido la invasión tanto como el resto de sus compatriotas, pero no se ven cristianos árabes masacrando a los caricaturistas de Charlie Hebdo cuando éstos se burlaron de Jesucristo”. Me parece una situación casi de grupo experimental y grupo control: dos grupos que sufren la misma pobreza y opresión y se distinguen por su distinta religión, sin embargo, no reaccionan igual. Si comparten la misma pobreza y opresión, eso no puede ser la variable que explique su distinta reacción, sino precisamente en lo que se distinguen: su religión (o cierta versión integrista de esa religión).

      Por otro lado, estoy dispuesto a reconocer, por obvio, que los yihadistas atacan a occidente porque lo consideran culpable de su pobreza, invasiones, etc., pero añadiendo algo más: que no es solo por eso por lo que lo atacan, sino que lo atacan por ser precisamente occidente (por sus valores) y, además, por la pobreza, invasiones, etc. , que occidente les genera. Es como el eco-magufo-ludita que protesta por los supuestos males de las vacunas: realmente no protesta solo por esos supuestos males, sino porque está en contra de las vacunas como tales por considerarlas anti-naturales. Occidente es el enemigo para los yihadistas meramente por ser occidente. Si no, no puedo explicar por qué atacan a una revista satírica o por qué después de la publicación de la nueva portada de Charlie Hebdo queman iglesias cristianas. ¿Qué tiene que ver una revista humorística o una iglesia cristiana con la opresión que las potencias occidentales puedan hacer a los países árabes? ¿No sería más lógico atacar embajadas, bases militares, etc.?

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

Mario Bunge contra la psicología evolucionista

La psicología evolucionista es la ciencia emergente (o protociencia)que investiga la evolución de las habilidades y estrategias cognitivas. En la actualidad, es una disciplina que goza de gran popularidad entre los divulgadores de la ciencia. Muy probablemente su popularidad se deba, en buena medida, a que suele ser el tema de discusión de algunos de los divulgadores y psicólogos más famosos de la actualidad, como Michael Shermer, Jesse Bering, Desmond Morris, Leda Cosmides, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker. Pero algo curioso es el hecho de que, paralelo al auge y popularidad de esta rama del saber, también existe un creciente escepticismo sobre la versión popular de la psicología evolucionista, principalmente empujado por filósofos de la ciencia (así como por algunos activistas del escepticismo científico, como PZ Myers y Rebecca Watson).
Algunas de las críticas a la psicología evolucionista, se ha demostrado, son el resultado de no entender qué es lo que investiga (o…