Ir al contenido principal

Joyoso argumento que demuestra la inexistencia de Dios a partir de la demostración de su existencia

En estos tiempos de revelaciones divinas y teofanías, nada más pertinente que presentar un peculiar argumento que demuestra la inexistencia de Dios a partir de la demostración de su existencia-

But it's a joke, of course!

Veamos el argumento.


Kurt Gödel demostró la existencia de Dios (1).

Luego la existencia de Dios es una verdad demostrable.

Pero Kurt Gödel demostró también la existencia de verdades no demostrables (2).

Es así que las verdades demostrables son inferiores a las verdades no demostrables.

Luego la existencia de Dios es una verdad inferior a las verdades no demostrables.

Por tanto, la existencia de Dios no es la verdad suprema.

Ahora bien, una verdad suprema se dice de un ente supremo.

Pero la existencia de Dios no es una verdad suprema.
 
Por lo tanto, Dios no es el ente supremo.
 
Ahora bien, llamamos 'Dios' al ente supremo.
 
Por lo tanto, Dios no es Dios.
 
Y en consecuencia, Dios no existe.


El argumento es formalmente correcto, pero su contenido sólo es verdadero si se aceptan como válidas algunas premisas que no son en absoluto autoevidentes.

Y hasta aquí puedo leer.

Felices fiestas.

(1) En realidad, Kurt Gödel demostró, o creyó demostrar, que la afirmación de la existencia de una entidad con los atributos tradicionales de la divinidad (omnipotencia, omnisapiencia, omnibenevolencia y demás) era una afirmación consistente; es decir, que de ella no podía derivarse lógicamente ninguna contradicción. Pero a efectos de nuestro joyoso argumento podemos equiparar esta afirmación -la de la posibilidad lógica de la existencia de Dios- con la afirmación de la existencia de Dios.

(2) Se refiere al Segundo Teorema de Gódel, que afirma que determinados tipos de sistemas formales axiomáticos contienen verdades expresables en el lenguaje de dichos sistemas pero indemostrables dentro de él.

Comentarios

  1. http://philosophica20.blogspot.com.ar/2015/01/una-aclaracion-sobre-el-problema-del-mal.html

    Aquí introduzco un argumento del mal QUE NO PRESUPONE VALORES MORALES OBJETIVOS. Tiene una estructura similar, ya que también reduce a Dios al absurdo.
    Creo que es un buen argumento.
    Si quieren pueden mirarlo; me harían un gran favor.
    Además, si quieren pueden comentar las dudas y/o inquietudes y yo responderé a la brevedad. Desde ya muchas gracias,
    M. J. Glaeser.

    ResponderEliminar
  2. Siguiendo el espíritu de la broma, debo objetar que las premisas 1 y 3 impliquen que "las verdades demostrables son inferiores a las verdades no demostrables". No son "inferiores" sino simplemente "menos numerosas". Luego el argumento se cae, incluso aceptando las premisas.

    A ver que opinan de este otro argumento:

    1. Dios es perfecto.
    2. Luego, está en un estado de perfección.
    3. Si Dios actúa, cambia de estado (necesariamente)
    4. Todo estado que no es perfecto es imperfecto.
    5. Luego, si Dios actúa deja de ser prefecto.
    6. Si no puede actuar es impotente.
    7. Luego, no puede existir un Dios perfecto y omnipotente.

    Salutti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad la afirmación "es así que las verdades demostrables son inferiores a las verdades no demostrables" la he catalogado como premisa, no como un teorema derivado de premisas anteriores. Que la premisa sea o no evidente o verosímil ya es otra cuestión. Por supuesto, el argumento contiene unas cuantas trampas: ¿existe algo así como una "verdad suprema"? Y de existir tal cosa, ¿su contenido tendría que hacer referencia a un "ente" supremo?
      Saludos.

      Eliminar
  3. como una verdad no demostrable ,puede ser verdad?

    ResponderEliminar
  4. Gustavo: opinando sobre tu argumento te dire; Dios" actua dentro de su perfeccion" y no puede salir de ese estado de perfeccion ,porque seria imperfecto y entonces no seria Dios. Dios actuara siempre,y siempre que "cambia de estado" lo hace dentro de la perfeccion.porque la perfeccion es intrinsica en el.,eso es mi respuesta a tu argumento,Pero la verdad es que el no cambia ,no hay en el ni siquiera sombra de variacion.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Y si Fernando Simón, Santi Gª Cremades y Martínez Ron estuvieran equivocados?

31/05/2020

Entre las muchas consecuencias de la pandemia de COVID-19 que está padeciendo el mundo entero, una de ellas es que la ciencia se ha colocado en el trending topic de la agenda política y mediática. Con resultados extremos y multitud de grados intermedios: desde una confianza en ella que raya la fe religiosa hasta el desprestigio de que no sirve para nada. Estos últimos la acusan de que un día dice una cosa y otro día otra: que si iba a ser menos grave que la gripe común y luego más grave que la gripe española, que si los niños son vectores y luego que ni contagian ni se contagian, que si el virus se contagia en superficies y luego que no es así, etc.

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

La hipocresía a veces se acompaña de Mariachi.

Por miguelangelgc (@miguelangelgc)

El mariachi es una tradición musical (y/o género típico) del occidente de México que se remonta aproximadamente al siglo diecinueve (Wikipedia). El grupo musical es compuesto regularmente por ocho músicos quiénes, en su habitual manera de cantar, engalanan las fiestas mexicanas además de ser el género al que recurrimos los mexicanos cuando queremos pistear (tomar) en plan de despecho. 
Pero a su vez, por estar tan perneado en la cultura mexicana, las despedidas célebres, las fiestas patrias o eventos especiales suelen estar acompañados al son de Mariachi
Y es precisamente por eso último que toma nombre, y forma, mi artículo de esta semana.

Antes quisiera emitir una disculpa por publicar un día después pero cuestiones de trabajo, y llegar a casa full, hicieron imposible acudir puntual a mi cita. Espero no fallar próximamente. 
Como suelo ser una persona algo inquieta tengo la oportunidad de vivir y presenciar diferentes eventos, desde los más mundanos h…