Ir al contenido principal

Por una buena causa... de la causa


Por causa entendemos muchas cosas. Aristóteles pone el ejemplo de una escultura: si se trata de una escultura del dios Zeus hecha de bronce por un escultor con la finalidad de embellecer la ciudad, la causa material es el bronce, la causa formal el ser el dios Zeus, la causa eficiente el escultor, y la causa final el motivo de su existencia: embellecer la ciudad.

En esta (como en cualquier otra) clasificación, podemos buscar ejemplos en los que no nos quedará claro de qué causa estamos hablando. ¿Hay causa del bronce? ¿Es esta también causa de la escultura? ¿Qué clase de causa formal puede ser el dios Zeus? ¿Una idea es una causa formal? ¿La idea de Zeus de quién? ¿del escultor? ¿del que la comisionó? ¿Por qué la causa eficiente es el escultor? ¿la madre del escultor no tiene parte de culpa? ¿y qué hay del que paga la estatua? ¿Sólo hay un motivo por el que exista la estatua? El pueblo la demanda y por eso se hace, el escultor quiere fama y por eso también se hace, el político quiere el favor de los ciudadanos y esa es otro motivo. Yo no tengo nada claro lo que es la causa, aunque tengo claro que me incluyo entre los que hablan de causas constantemente.

Por una parte buscamos causas para todo. Por otra parte sabemos que no podemos buscar eternamente la causa de la causa de la causa…

El siguiente planteamiento es el que considero correcto. Queremos deducir lógicamente las causas de las cosas, pero el concepto de causa no está formalmente definido. Un modelo formal consta de unos elementos primitivos, con los cuales se derivan los demás. Por ejemplo, en la mecánica de Newton, las tres leyes de la mecánica más la ley de gravitación permiten deducir todos lo movimientos de un sistema de masas dado si se conocen las condiciones iniciales (posición y velocidad). Así, todos los fenómenos del movimiento de este sistema están causados por los elementos primitivos. Un cambio en los primitivos inducirá unos cambios en los movimientos, así que la causa de estos cambios será el cambio en los primitivos.

Los modelos económicos incluyen entre los elementos primitivos las preferencias de los individuos y su capacidad de elegir entre sus variables de decisión. Cambios en las preferencias podrán ser definidas como causas eficientes, si se desea. Cambios en las acciones podrán ser definidas como causas finales, si también se desea.

Todo esto se puede definir en el modelo, en donde podemos controlar todas las variables y dar sentido a la noción de causa. En la realidad podremos interpretar la misma relación causal que en el modelo en la medida que el modelo se aplique a la realidad o, mejor dicho, a una parte de ella, porque todos los modelos que tenemos se aplican solo a una parte de la realidad. El único que intenta aplicarse a toda la realidad es la física de partículas, que nos habla de todo lo que existe, las partículas elementales. Pero sigue siendo el modelo. De dónde salen las leyes del modelo, cuál es su causa, es algo que nos lleva a la regresión de siempre. En cada modelo, la respuesta nos lleva hasta sus primitivos. Buscar las causas de las leyes de un modelo nos lleva a otro modelo y, en él, a otros primitivos.

En los modelos, con elementos primitivos, podemos hablar de causas. En la realidad, si prescindimos de primitivos, no podremos hacerlo formalmente. La única respuesta a la pregunta de por qué hay algo en lugar de nada (unas leyes y no otras) es: hay algo en lugar de nada. Es decir, el que haya algo es lo que hay.

Hay gente que, llegados a este punto dicen: ¡No! Como todo tiene una causa, este algo debe tenerla también, y eso es dios, ese sí que no tiene causa porque, fíjate bien mi gran argumento: defino a dios como aquello que no tiene causa, que se causa a sí mismo y que causa a todo lo que hay.

¿Así que, como todo tiene causa, para salir del atolladero postulo algo que no tiene causa? Jamás entenderé cómo nadie se deja convencer por esto.

Vemos que todo el mundo, todos mortales que buscamos causas a todo, al final reconocemos que hay algo a lo que no le podemos buscar causa. Esto va también por los que ven en la causa un algo ontológico (qué algo ontológico, no me preguntéis). El concepto de causa se contradice a sí mismo si se lleva al límite. Es decir, si se saca del límite de los modelos formales, de donde nunca debió salir si se quiere razonar lógicamente.

José Luis Ferreira

Comentarios

  1. "Es decir, el que haya algo es lo que hay".

    No está mal, pero merece la pena reflexionar por qué hay algo. En cualquier caso, un magnífico y nítidamente desarrollado artículo. Excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digo que no, pero no parece que vayamos a avanzar nada nunca en ese sentido. Reflexionemos sobre eso de vez en cuando, pero no todo el rato, que si no nos moriremos sin haber hecho nada.

      Eliminar
  2. En realidad, creo que es más apropiado suponer que en la naturaleza no hay tal cosa como "relaciones causales". Lo que hay son correlaciones estadísticas. Aquellas que nos resultan más útiles para manipular las cosas, tendemos a llamarlas "causas".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace falta suponer ni que sí ni que no, creo yo. Como en otras cosas, si el modelo nos permite relacionarnos con la realidad mejor que sin el modelo (o con otro alternativo) tenderemos a pensar que las cosas que hay en el modelo captan algo de la realidad, incluidas las relaciones causales. Pero como dices, sigue siendo cuestión de pragmatismo y de interpretación. Pragmatismo e interpretación, por otra parte nada descabellados, puesto que la inferencia estadística nos da cuenta de que esta interpretación es muy probable allá donde le hemos podido seguir la pista.

      Eliminar
  3. Bueno, es que no creo que "relaciones causales" (como algo distinto a relaciones que consisten en decir "cuando pasa A, pasa B", o "cuando pasa A, la probabilidad de que pase B aumenta", etc.) sea algo que realmente esté contenido en ningún modelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué "como algo distinto a..."?

      Lo que digo es que "causa" se puede definir formalmente en un modelo y entonces será esa la definición. Puede haber varias definiciones, pero podremos trabajar con ellas y servirán para ir acotando y examinando los problemas de ese concepto y entender que puede tener diferentes acepciones, incluso incompatibles entre sí. Será lo mejor que podamos hacer y, desde luego, serán definiciones mucho mejores que las metafísicas, que son las candidatas a ser ese "algo distinto".

      Eliminar
  4. IF _____ ELSE _____ , ESTRUCTURA DE CONTROL, relación causal interpretada por la unidad aritmético-lógica de un procesador, o entidad básica para la concatenación de la "realidad" en un cerebro humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta el contexto, dentro del modelo o teoría.

      Eliminar
    2. Podemos hablar de Forma Lógica. O también de la causalidad como una categoría Kantiana. Por la que el sujeto(s) construye la realidad intersubjetiva de la que es proletaria la Ciencia. En cualquier caso estoy trabajando en ello, cuando tenga algo elaborado, convocaré a los medios, para ofrecer los resultados de mi tesis. =)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…