Ir al contenido principal

Mis filósofo favoritos: Introducción


Hace tiempo que quería hacer este top, de modo que decidí no quedarme con las ganas y mostrarles cuáles son los que, en mi humilde opinión, son los "mejores" filósofos que un interesado en filosofía puede leer.

Desde luego, es solo mi opinión, la cual no representa a nadie más que a mi. Un punto importante es que al ser solo mi opinión, se limita a lo que conozco, que comparado con toda la tradición filosófica es casi nada. Muchos son amantes de la antigüedad y disfrutan leer los poemas de Parménides o los fragmentos que sobreviven hoy de los apotegmas de Heráclito; otros gozan el leer medievales como Agustín de Hipona, Tomás Moro, Franciso de Asís o Tomás de Aquino. En filosofía hay espacio para lo que se les ocurra: éticaestética y filosofía del artemetafísicaontologíacosmologíagnoseologíaepistemologíabioéticafilosofía políticafilosofía de las religiones... con las escuelas y doctrinas que más prefieras: materialismohedonismoepicureísmoplatonismo y neoplatonismoaristotelismoestoicismoatomismoescolásticoseclécticosracionalismoempirismoapriorismomarxismocomunismoexistencialismo, utilitarismoliberalismorealismoantirrealismoanarquismosocialismo... y un larguísimo etc.

Desde los pre-socráticos hasta personajes como Savater o Zizek existe un abismo de pensadores y pensamientos tan gigantesco que el ser consciente de esto, es sencillamente abrumador. La historia de las ideas, aunque usualmente se enseñe en esta la historia de la filosofía tradicional, también abarca (o pienso, debería abarcar) el pensamiento que se ha obtenido desde el arte, la literatura, la ciencia y, por qué no (ya que también hay sus aportes), desde la religión y la política.

De una vez, y para que no piensen que soy un ignorante por no mencionarlos en el top, les diré que no solo no menciono a una serie de "renombrados" filósofos, sino que además soy "anti-fan" de estos. Si el filósofo en el que estaba usted pensando es alguno de los siguientes, déjeme decirle que ese filósofo, si bien es necesario conocerlo (ya sea por cultura general o por interés en la filosofía tradicional... o porque no tiene nada bueno qué hacer con su vida), lo cierto es que considero que deberían quedar solo en el baúl de los recuerdos, y que citar hoy por hoy a estos pensadores, representa una forma de deshonestidad académica, una falta de claridad en asuntos y problemas actuales o un ejemplo de choradas desde las humanidades. Y con esas bonitas etiquetas me refiero a pensadores como: ParménidesZenón de EleaPlatónProtágorasPablo de TarsoAgustín de HiponaAnselmo de CanterburyTomás de AquinoRené Descartes (aunque es admirable su trabajo matemático), Nicolás MaquiaveloGeorge BerkeleyArthur ShopenhauerG. W. F. HegelFichteFriedrich SchellingSören KierkegaardFriedrich NietzscheSigmund FreudCarl JungJean Paul SartreMijaíl BakuninJoseph StalinPaul FeyerabendEdmund HusserlMartin HeideggerJean-Francois LyotardWilhelm DiltheyMax SchelerAyn RandMichel FoucaultTheodor AdornoMax HorkheimerJürgen HabermasJacques DerridaJacques LacanEnrique DusselBruno Latour, Larry Laudan, Alvin PlantingaVandana ShivaSlavoj Zizek, y otro larguísimo etc de disque pensadores que no hicieron otra cosa más que oscurecer asuntos variados, o que el citarlos hoy por hoy resultaría oscurantista.

También notará que no hablo de otro montón más de pensadores de los cuales sería injusto meterlos al mismo saco que los anteriores. Pensadores como HeráclitoLeucipoTales de Mileto, MoziEpicuroSéneca,  Roger BaconRobert GrossetestePetrus Hispanus, Baruch SpinozaG. W. LeibnizJohn LockeJean-Jacques RousseauDenis DiderotMontesquieuLudwig FeuerbachAuguste ComteBenjamin FranklinFriedrich EngelsRudolf CarnapAlfred Jules AyerCarl HempelJean PiagetGottlob Frege, Ludwig WittgensteinGilbert Ryle José Ortega y GassetThomas KuhnImre LakatosNoam ChomskyMassimo PigliucciRichard LewontinMichel OnfrayAlain de BottonMichael RuseSteven PinkerSam Harris, Paul Kurtz entre otros, debo reconocer que admiro gran parte de sus respectivas obras, con mesura y sin casarme con ninguna de sus doctrinas. Sin duda el pensamiento de estos autores es digno de análisis. Imprescindibles para una buena formación y cultura crítica y general (de los del párrafo anterior, bueno, aunque muchos dicen que también son imprescindibles, lo cierto es que con mirar lo que la Stanford Encyclopedia of Philosophy tiene que decir de ellos, bastaría). Pero tampoco significa que deban tomarse al pie de la letra todo lo que nos dicen, pues siempre se debe ser crítico con cada afirmación, sin importar quién la haga.  Gran parte de las afirmaciones de estos autores, resultaron ser erróneas, obsoletas, irracionales, falaces e incluso inmorales en algunos casos. De modo que cabe preguntarse: si no es necesario "casarse" con la doctrina o postura de algún autor para admirar su trabajo o aportación de forma crítica, entonces, ¿qué hace falta? ¿Qué condiciones son necesarias para decir que se puede admirar la obra de un pensador, aun sin estar parcial o totalmente de acuerdo con éste?

Lo cierto es que ningún pensador (por más genial que sea) puede verse como la máxima expresión del pensamiento ni se puede asegurar que sea un genio incuestionable con doctrinas y posturas intachables. Mi admiración por estos autores se debe a dos puntos importantes a destacar para calificar cualquier doctrina filosófica: la honestidad y la claridad. Buscar de forma honesta el responder las grandes cuestiones (aunque no encuentra la respuesta o acabe desviándose de este objetivo), y la claridad para expresar el pensamiento, y de este modo, poder ser objeto de análisis, discusión, crítica, refutación, corrección y mejoramiento, son a mi juicio las dos características esenciales para reconocer una buen pensador y una buena filosofía.

Los siguientes autores son los que escogí entre toda la enorme bola de pensadores, desde la antigüedad hasta nuestros días, por ser claros en sus puntos, sinceros en su búsqueda de resolución a problemas tanto de la filosofía como de la sociedad en general. Ninguno, sin embargo, puede escaparse de algunas críticas que nunca están de más.

Con todo esto aclarado, les presento a mis filósofos favoritos:

ÍNDICE

Introducción

Parte I: pensadores del mundo antiguo
*Demócrito
*Sócrates
*Aristóteles

Parte II: filósofos medievales
*Guillermo de Occam
*Nicolás de Cusa
*Giordano Bruno

Parte III: del Renacimiento a la Ilustración
*Francis Bacon
*David Hume
*Voltaire
*Barón D'Holbach
*Immanuel Kant

Parte IV: el siglo XIX
*John Stuart Mill
*Karl Marx

Parte V: del siglo XX a nuestros días
*Bertrand Russell
*Karl Popper
*Jesús Mosterín
*Mario Bunge

Por Daniel Galarza Santiago.

Comentarios

  1. Siempre se le olvida Charles S. Peirce a la gente. ¿En qué categoría lo pondrías?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El mito de la filosofía oriental (Andrés Carmona)

28/05/2016.
Roberto Augusto ha publicado recientemente un texto provocador criticando la historia de la filosofía estándar por considerarla eurocéntrica en tanto que meramente occidental y que ignora la filosofía oriental. Daniel Galarza ha respondido a su artículo, recibiendo otra respuesta del propio Roberto Augusto.

«La pobreza es un estado mental»: desigualdad y el mito de la meritocracia

«La injusticia siempre exige justificaciones y argucias; las causas justas mucho menos». (Robert Trivers: La insensatez de los necios)
 Por José María Agüera Lorente Oigo la escueta noticia a través de la radio: Ben Carson, el secretario de vivienda estadounidense, afirma que la pobreza es «un estado mental». Busco en internet qué hay tras lo que aparece en forma de titular en varios medios digitales. Así me entero de que el señor Carson, neurocirujano de oficio, fue el primer afroamericano en ser nombrado jefe de neurocirugía pediátrica en el Centro Infantil Johns Hopkins de Baltimore. Negro, es decir, hombre perteneciente a una minoría que, atendiendo a los datos estadísticos de toda índole, es el grupo de la ciudadanía que más sufre la pobreza en un país de por sí con un importante índice de desigualdad; para ponerlo en cifras, el índice de Gini, que cuantifica la desigualdad en los Estados, se situó en la república norteamericana en 0,48 puntos según informe de 2015, siendo en Es…

El pensamiento débil, el pensamiento oscuro, el pensamiento desordenado y el pensamiento crítico

Por Matías Suarez Holze

La finalidad del presente texto pretenderá ser la de analizar cuatro diferentes formas de pensar. Primero, pasaré a realizar un esbozo de las principales características de estas para contrastarlas entre sí, luego las llevaré a un análisis un poco más extenso.

1) El pensamiento débil se caracteriza por el desinterés y/o el repudio al rigor, la argumentación racional, los criterios estrictos de verdad, la evidencia empírica y la falta de búsqueda de la coherencia tanto interna como externa. Tiene la costumbre de dar afirmaciones a priori, sofística y dogmáticamente sin ningún tipo de respaldo. En el mejor de los casos subestima la racionalidad; en el peor la desprecia de forma explícita. La consecuencia de este tipo de pensamiento es el relativismo gnoseológico, o al menos, algo similar. Este modo de pensar es característico de algunos romanticismos y posmodernismos filosóficos.
2) El pensamiento oscuro se caracteriza por ser ininteligible. A diferencia del prime…